402. Hermanas de Bethania, Consoladoras de la Virgen Dolorosa


Madre Dolores de María Zea Fernández (1883-1983)
Madre María de la Cruz Pinto Tobías (1883-1972)

Las Hermanas de Bethania, Consoladoras de la Virgen Dolorosa, son un Instituto Religioso de Derecho Pontificio fundado por las Madres Dolores de María Zea Fernández y María de la Cruz Pinto Tobías el 20 de enero de 1928 en la ciudad de Tecla (El Salvador).


Las Hermanas de Bethania viven en fraternidad sólo para Dios, en la intimidad con Cristo en la oración y por el apostolado activo sirviendo a la Iglesia en su misión de fe al mundo, a través de la evangelización, la catequesis, la educación y las obras de misericordia.

Su carisma está inspirado en la casa de Bethania, donde Jesús acudía a descansar, teniendo en Marta y María el modelo de seguimiento de Cristo. Consagradas enteramente a Él, como las hermanas de Lázaro hacen del Señor  el centro y la razón de sus vidas, conviviendo en su Nombre como hermanas, dejándose cautivar por su Palabra, entregadas a la oración contemplativa como María y al servicio de la Iglesia como Marta en su misión de fe al mundo.


Su espiritualidad es cristocéntrica y mariana. Cristo es el centro de sus vidas, realidad particularmente expresada en la adoración de su amorosa Presencia Eucarística y en la participación consciente, piadosa y activa en el Santo Sacrificio Eucarístico de su Cuerpo y Sangre. Esta espiritualidad cristocéntrica las lleva a una vida trinitaria, a fin de vivir la caridad del Padre, la gracia de Nuestro Señor Jesucristo y la comunión del Espíritu Santo.


Toda la vida de María fue un continuo acto de fe, esperanza y amor; dueña y señora de sí misma, confiaba totalmente en la Palabra de Dios encarnada en su Hijo. La Virgen Dolorosa es Madre y Maestra del Instituto. Como Madre nos engendró en el Calvario: “Mujer, he ahí a tu hijo”; y como Maestra enseña con su vida ofrecida y su fe a ser toda para Dios y a aceptar su Voluntad incluso en las situaciones más dolorosas. Las Hermanas de Bethania quieren ser consuelo para el Corazón doloroso de la Virgen María, acompañándola desde la maternidad espiritual en todas las situaciones injustas y de sufrimiento de nuestro mundo y que Jesucristo redimió con su sacrificio en la Cruz.


Las Hermanas regentan colegios, colaboran en la pastoral parroquial y catequesis, hogares para niños huérfanos y en necesidad, residencias de ancianos, residencias de estudiantes, clínicas, comedores y dispensarios, casas de retiro y misiones ad gentes.  El Instituto está presente en Guatemala, El Salvador, Colombia, Bolivia, Venezuela, México y EEUU.


Email (México): buenamadre@hotmail.com

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Felicidades por conservar su habito original, muy bonito y muy edificante.

Rafael dijo...

Soy Rafael Timaná Yares, A las Hermanas de Bethania las conocí en Venezuela!.. Trabajé con ellas en APEP, con Hna Luz Marina, Sor Socorro y Hna. Miriam Botero.. ¿Qué será de ellas?.. Dios las Bendiga son excelentes religiosas!

Anónimo dijo...

La Vocación es un regalo, y por ello el amor de Dios será para nosotros algo natural y permanetne.
"La Hermana de Bethania es la presencia de Jesús Misiericordios juanto al heramnos que sufre". Dios bendiga a cada una de las Hermanas por su entrega incondicional al servicio de Dios..