Con la misma Regla, las mismas Constituciones... NO todos los monasterios son iguales


Laura me contaba en un correo electrónico que se siente llamada por el Señor a la forma de vida inspirada a San Francisco y Santa Clara de Asís. Quiere ser toda para Dios en la vida contemplativa y escondida del claustro. Ha leído las biografías y escritos de los Seráficos Padres, y se siente identificada con ese espíritu. Es un alma profundamente eucarística, una chica alegre y trabajadora. Le cuesta dejar el mundo y las relaciones buenas que en él se entablan, pero está decidida. Busca el monasterio de Clarisas más cercano a su localidad, escribe, recibe respuesta, llama por teléfono y las Hermanas la invitan a pasar unos días en el monasterio. A la par que un cierto temor, Laura está muy ilusionada. Cuando llega al monasterio las Hermanas la reciben con los brazos abiertos. Tras pasar unos días en el monasterio me relata que su experiencia no ha sido buena y que en su interior siente fuerte contradicción entre lo que ha vivido, y se le ofrece vivir, y lo que el Señor le pide vivir. En el monasterio en el que estuvo percibió usos y costumbres con las que ella no se identificaba. No había rejas en el locutorio, la comunidad asistía a Misa sentada en los primeros bancos de la iglesia separados por unos maceteros del resto de la bancada, no se guardaba bien el silencio fuera de los tiempos de recreación y trabajo, la casa era demasiado "confortable", el hábito era "raro" y algunas Hermanas iban sin velo en el interior del monasterio, salían del monasterio a realizar recados ridículos, etc. Las Hermanas en su opinión eran buenas mujeres, atentas, simpáticas... pero ella no buscaba sólo eso en una comunidad. Yo sabía de qué pie cojeaba ese monasterio, demasiado inclinado a un feminismo mal entendido y con una opción de vida que podemos decir se aparta de lo tradicional. Mucho icono bizantino por todos lados, sesiones de yoga y zen, instrumentos alternativos en los oficios religiosos, concepción "fronteriza" de la clausura, curas viejos pero "modernos" que las van a dar retiros, etc. Pero lo que más le dolió a Laura fue comprobar cómo en la consagración eucarística ninguna Hermana se arrodillaba (entre 40 y 90 años) y todas comulgaban directamente en el altar cogiendo la Hostia con sus manos de la patena. Al preguntar a la Madre Abadesa, que la dijo que la llamara por su nombre de pila, ésta le contestó que ellas habían tomado esa resolución como mujeres cristianas autónomas e independientes, bla, bla... Creo que fue bueno que tuviera esa experiencia, que la enriquece personal y espiritualmente. Le ofrecí un listado de monasterios de Clarisas a mi entender "normales y de buen espíritu", en la línea de lo que ella manifestaba el Señor le pedía. Ya lleva tres meses de postulantado, y antes de comenzar la Cuaresma (periodo en el que cesan las comunicaciones con el exterior) me escribió para contarme su dicha y pedirme oraciones por su fidelidad y perseverancia.

Cada monasterio, en este caso de Clarisas, es ciertamente libre para tomar las opciones que sus miembros crean oportunas. Sólo quiero decir que habrá mujeres que se sientan identificadas con el espíritu del primer monasterio al que acudió Laura, y otras que no. Buscad y visitad monasterios las llamadas por el Señor a la vida del claustro. Vedlos y experimentad la vida en ellos por vosotras mismas. Allí donde el Señor os llame lo sabréis. No desfallezcáis tras una primera, segunda o tercera mala experiencia. Buscad y encontraréis.

Os pongo una serie de fotografías de Clarisas de diversos monasterios españoles. Misma Regla, mismas Constituciones, pero la vida real y concreta en unos y otros se me antoja que poco tiene que ver. Omito los nombres para que nadie se ofenda, aunque las imágenes son públicas y están todas colgadas en Internet.















19 comentarios:

Anónimo dijo...

La verdad que los monasterios son bastante autónomos, por ello es muy recomendable una experiencia, si es posible.
la pena es que raramente en las ramas masculinas hay esa distinción para las distintas sensibilidades; si un joven se quiere consagras en la vida religiosa lo tiene complicado, porque la mayoría de conventos son como la primera opción que se indica en este artículo. y la vida religiosa sigue haciendo fata en la Iglesia. rezo por ellos.

Anónimo dijo...

Existe un componente que no se tiene mucho en cuenta, y por el cual parece que han disminuido también las vocaciones. En nombre de una pretendida "libertad" ya no hay directores espirituales que orienten y ayuden a discernir. Antes, el director solía estar penetrado de la sensibilidad del candidato y sabía a dónde orientarlo correctamente, qué monasterio o Congregación eran las más aptas y observantes.
Hoy, por un lado, faltan sacerdotes "letrados y santos" (en palabras de santa Teresa) que realicen esta tarea, comprometiéndose de veras...y, por otra parte, hay menos humildad para hacer caso en serio a un confesor o acompañante espiritual.

Anónimo dijo...

Tres meses de vida religiosa es nada!!, y estar feliz con las "formas" no garantiza la perseverará. De hecho, el Espíritu no se deja atrapar por ellas!! Si esta buena chica no está centrada en lo esencial volverá pronto a casa.

Anónimo dijo...

Felicito a las hermanas que se han liberado del velo. Están en sintonía con el Vaticano II que ha invitado a las religiosas a adaptar su hábito a la cultura y al tiempo en que viven. El velo pertenece a la cultura oriental y a su idiosincrasia machísta, en la la mujer sólo podía descubrirse la cabeza delante del marido. El velo es antihigieníco, trae caspa y otras enfermedades del cuero cabelludo, provoca la caída del cabello y que éste se quiebre y se pudra (en muchos casos deben ponérselo con la cabeza húmeda). Acelera la sordera porque las orejas no deben estar permanentemente tapadas. En fin, la santidad no está reñida con el sentido común y la higiene!! bravo hermanas, el Espíritu no tiene miedo al cambio!!!

Anónimo dijo...

Completamente de acuerdo con anónimo. El problema es que ahora no se forma a los sacerdotes para ser directores espirituales, ni tampoco para ser buenos confesores. De hecho, la mayoría sale del seminario sin saber qué acto es pecado mortal y cuál venial, porque se ha demonizado el casuismo y por tanto no saben responder a los fieles que les preguntan más que con generalidades.
En cuanto a la excusa que pone el último comentario para el velo, me parece una chorrada como un piano de grande. Además de que nadie se ha quitado el velo por razones de higiene, sino por secularización y mundanización.

Anónimo dijo...

A mi las que más miedo me dan son las que aparecen, con velo y todo, tumbadas en la alfombra. Me da la impresión de que sus formas de oración no son de tradición cristiana.

Anónimo dijo...

La tradiccion es fundamental en la iglesia para evitar los desordenes, pues regula cierto comportamiento y a la vez desarrolla la inspiración en quien se sigue.

Raúl dijo...

Así es, tengo constancia de que muchas hermanas de ciertos monasterios, como Soria, Cantalapiedra, Zamora, etc están totalmente calvas y sordas por usar el velo tradicional.Lo que no entiendo es que las jóvenes, aún estando avisadas de estos efectos secundarios del velo, sigan pidiendo el ingreso a estos monasterios. Por cierto, esta calvicie y sordera también afecta a otras como las Hermanas de la Cruz o las Hermanitas de los Ancianos Desamparados.

Por supuesto que es mucho mejor estar con una hermosa cabellera y una audición fantástica, a pesar de no tener vocaciones, ni previsión de tenerlas. Bueno, sordas y calvas se quedan pero por la edad avanzada que tienen, pero sigan así que es lo que el Espíritu sopla porque no tiene miedo al cambio!!! Al cambio de look me refiero.

Anónimo dijo...

Si un joven se quiere consagrar al Señor en la vida religiosa ¿cómo podemos distinguir, incluso dentro de una misma orden, dónde debe ingresar? a mí me parece que esta diferencia no se da en la órdenes masculinas.

panyel dijo...

Para anonimo y Raul: es absurdo lo que ustedes dicen refernte a que el velo o las tocas monjiles producen "efectos" secundarios,ni que fuera un tt medico..el pelo al igual que la sordera son ocasionadas por la edad o por alguna patologia fisica y no por cubrirse con un trozo de tela fina.
yo que e tratado mucho profesionalmente (sanidad) a las HH de la cruz,a las hermanitas de los ancianos desamparados,a carmelitas descalzas,dominicas,e hijas de la caridad ente otras siento deciros amigos que encontrado mas "calvas y sordas" a monjas del estilo de las ultimas que de las primeras nombradas...

Anónimo dijo...

Para el que preguntaba cómo ayudar a discernir en Órdenes o Congregaciones masculinas: resulta igual de costoso en varones que en mujeres. Si se desea observancia de la Regla y Constituciones, etc. quienes lo han guardado con mayor pureza y exactitud son las Familias Religiosas de vida contemplativa; la vida apostólica (mendicantes e Institutos más modernos)está más bien desnortada por no valorar y dar prioridad a la oración.
Se prefiere el "activismo", el desbordamiento en formación y "cursos de espiritualidad", sin captar que no podrán dar "vida" si no han recibido antes y que vale más, por lo general, una hora de oración ante el Sagrario que muchos cursos, cursillos y teorías de vida espiritual (con lo cual no estoy despreciando, ¡ni mucho menos! la formación, sino el modo de realizarla en detrimento de los valores espirituales).
El Carmelo masculino, por ejemplo, ha perdido todo el matiz orante e incluso monástico que debiera tener: precisamente esta dimensión contemplativa es la que quisieron acentuar S. Juan de la Cruz y Santa Teresa de Jesús en su Reforma.
Por lo que toca a cómo elegir y discernir, se debe valorar mucho, si se trata de un monasterio de varones, la delicadeza en la guarda de los códigos de comportamiento y de piedad, la exquisitez en el trato con el Señor y con los hermanos, la fidelidad al espíritu fundacional. Y volvemos a lo de antes: un director competente y prudente sabía todo esto y orientaba. En caso de no haberlo, hay que buscarlo y, en el difícil caso de no encontrarlo, el Espíritu Santo...

Anónimo dijo...

Pues yo soy una chica a la que le pasó exactamente lo mismo y me alegro de que haya encontrado finalmente su sitio. Desgraciadamente hoy en día se ha perdido el verdadero sentido de la vida contemplativa y la razón de ser de ésta en la mayoría de monasterios, pero siempre quedarán, aunque sean los menos, los que no se dejan arrastrar por las modas, los feminismos despiadados mal entendidos y las tendencias del momento. Sólo espero poder quedarme calva y sorda pronto porque será señal de que también he encontrado mi lugar, pues no me importa lo que sea que tenga que ofrecer a Cristo, pues Él ofreció mucho más por mí en la Cruz amándome incondicionalmente. Además ¿qué más me da ser calva cuando lo que precisamente busco es no vivir en la vanidad? De hecho, antes o después suele llegar el momento de tener que asumir que la edad nos lo quite por pura ley biológica. Y bueno, sigo creyendo que la santidad y el Cielo no nos llegan en la medida que tengamos más o menos pelo...

Her dijo...

Esta situación es un efecto negativo más del postconcilio. Antes del Concilio Vaticano II, la forma de entender la regla dentro de los monasterios de una misma Orden era siempre muy parecida, sino igual. Esta variedad de interpretaciones es propia de la falta de autoridad y del desnortamiento en que se ha instalado actualmente la vida religiosa.

Juande1970 dijo...

Creo que lo que realmente importa y es esencial es que cada vocación ha de encontrar su sitio , y esta chica ha encontrado el suyo , por eso doy gracias a Dios .
Dicho esto creo que la relajación se puede y se da en ambos lados ya que conozco monasterios con rejas velos tocas y resulta que dentro por la tarde la tele a todo gas con el programa de turno del corazón de la tarde y en verano piscina para darse sus baños , y otras que ni rejas , ni silencio , ni velo y casi sin oración , esto son casos que se dan , pero también están los monasterios centrados en Jesús , con una vida observante y dedicada totalmente a la vida contemplativa , hermanas que dedican y cuidan la liturgia , que viven su clausura con seriedad , que cultivan el silencio y se saben esposas de cristo .
Y esto lo he encontrado en conventos con toca y velo y conventos con el hábito reformado.
Todo esta en no perder o degradar el carisma recibido de los fundadores .

Anónimo dijo...

No hay nada más triste y menos atractivo que una monja tonta metida a moderna.

Anónimo dijo...

que importante es descubrir si me busco a mi mismo o a Dios , si lo que busco es practicar la virtud empezando por una genuina humildad o acomodar las cosas incluso las del espiritu , para que se adapten a mi gusto personal, es verdad que la esencia prima sobre la forma , pero si la esencia es autentica no habra repugnancia por la forma.
La primera vocacion es de ser autenticos cristianos este en un monasterio o este en la vida civil .Es triste que haya mas mundo en algunos monasterios que en el mismo mundo,que engaño mas terrible.
Animo Laura si buscas a Jesus lo encontraras, limpisimo huesped exige limpisima morada.

Anónimo dijo...

Querida Laura:
Soy Frnciscano (OFM) y he trabajado con Clarisas. Dentra de la Orden de Santa CLara (OSC) hay dos reglas. Una la de SAnta Clara y otra la del papa Urbano. ASí como sus constituciones. Las Clarisas son una rama contemplativa, que sigue el carisma de Francisco y Clara. Para las Clarisas la Clausura no es sinónimo de "Rejas". Me explico. ENcontrarás monasterios con rejas y otros sin rejas, pero lo que sí se debe vivir es la vida de clausura y contemplativa.

Desde mi gusto, prefiero las hermanas con habito, soncillo y velo. No me gusta el que es cerrado completo. Eso de la sordera y calvicie, pues mira, es la primera ves que lo leo y nunca he escuchado a una clarisas con esta queja y mira que he traajado años con ellas.

No quiero entrar en dimes y diretes entre quienes son mas santas y quienes no, eso le corresponde a DIos y si es del Espiritu Santo el que una comunidad "muera" pues a DIos sea la GLORIA y a esas hermanas las gracias por ser fieles hasta el fin.

Debes preguntarte las motivaciones profundas para abrazar la vida Franciscana lejos de la idealizaión. DIos te acompañe

Unknown dijo...

Querida Laura, quizas puedas encontrar lo que buscas en otras ordenes, como las Carmelitas. Si estas interesada te puedo ayudar. mdiezfer@live.com

Anónimo dijo...

Laura. Buscas habito, reglas, rejas, claustros, leyes, tradición????? O buscas a Jesús, Tu Amado Señor??? San Pedro lo encontró trabajando, San Francisco lo descubre en la naturaleza y la Dama Pobreza. Madre Teresa abandono la seguridad del convento. Busca a Jesus y se dará lo demás.