Vocación cisterciense: Monasterio de Santa María y San Vicente el Real de Segovia



La Abadía de Santa María y San Vicente el Real de Segovia está situada en la vertiente norte del valle del río Eresma. En la cornisa de la iglesia abacial hay una inscripción que brevemente explica los orígenes del monasterio. Dice: “Fue templo del dios Júpiter, siendo quemado por fuego del cielo en el año 140”. Se sobreentiende que cayó un rayo y lo quemó. Sobre las ruinas de este templo pagano se levantó la parroquia de San Vicente Mártir.


Por el año 919 aparece ya fundado un centro cenobítico femenino bajo la Regla de San Benito Abad. En el claustro, en la bajada de la escalera al coro bajo, puede verse la tumba de la Abadesa fundadora del monasterio Dª Juana de Cuéllar, con su cogulla negra. En el año 1156 bajo el reinado de Alfonso VII llamado “el Emperador” (que donó y enriqueció al monasterio con muchos bienes) el monasterio es incorporado a la Orden Cisterciense.


Las monjas Cistercienses de San Vicente el Real observan con fidelidad la Regla de San Benito centrada en la oración litúrgica, la Lectio Divina y el trabajo manual: servicio abnegado, humildad, pobreza voluntaria, obediencia, paz y alegría en el Espíritu Santo, silencio, ayuno, vigilias, etc., para seguir a Jesucristo por el camino del amor y la oblación de sí mismas. Las monjas viven del trabajo en la huerta y de la venta de flores y miel de sus panales.


El monasterio pertenece a la Orden Cisterciense de la Común Observancia y es parte de la Congregación de San Bernardo de Castilla. Comunidad ejemplar en su observancia, incluso conservan el hábito tradicional, necesitan urgentemente vocaciones. Las interesadas póngase en contacto con las Hermanas que las recibirán con los brazos abiertos.


- Monasterio de Santa María y San Vicente el Real
C/ San Vicente el Real, 44
40003 Segovia
Tel. 921 432 026


3 comentarios:

Rosa M. dijo...

Rezo para que el Señor os bendiga con alguna vocación. Yo ya soy mayor, viuda, pero siempre anhelé consagrarme a Dios en el claustro, no pudo ser. Mi oración por vosotras, y me gusta que llevéis el hábito de siempre.

Anónimo dijo...

Dos detalles. Para la querida comentarista Rosa M: no desesperes, hay Órdenes y Congregaciones que admiten viudas con avanzada edad. No obstante, puedes hacer un grandísimo papel en el lugar que Dios te tiene destinado actualmente, seguro que ya lo haces.
Lamento decir que, en una visita realizada a Segovia, no usaron de la tradicional amabilidad y proximidad cistercienses estas religiosas; más bien al contrario...que Dios les dé buenas vocaciones y que se sigan escuchando las alabanzas al Señor desde aquel multisecular emplazamiento.

Anónimo dijo...

Desde de Jaén felicitarlas por seguir tan observantes, es el único monasterio de España en el que todavía utilizan el hábito tradicional, en el resto u en pocos años ya han cambiado tres veces el mismo. Será no llevarlo el siguiente paso. Lo mismo que se cambia externamente se hace internamente por mucho que quieran defender otras hermanas que el hábito no hace a la monja. Desde hoy en adelante rezaré por ustedes y ójala tuvieran tantas vocaciones que pudieran iniciar una reformas y fundación de monasterios como el suyo en España. Ya está bien de monjas descafeinadas