Dominicos en Irlanda y su "éxito" vocacional



Dominicos irlandeses en formación inicial
con el P. Provincial

Los Frailes Dominicos de la Provincia de Irlanda tomaron hace un par de años una decisión vital: renovarse o morir. Ante el envejecimiento progresivo de sus frailes y la ausencia de vocaciones, decidieron dar un nuevo rumbo a sus vidas, que consistía en acoger y recuperar todo lo realmente bueno de la tradición dominicana pero con los pies en el ahora y el presente real. Se centraron en recuperar la vida de oración (Misa conventual, Liturgia de las Horas en coro, oración mental en comunidad, rezo del Rosario, liturgia cuidada), la vida comunitaria (recreaciones, paseos comunitarios, trabajo manual en los conventos, formación conjunta, “vida” común dentro de las casas) y el estudio teológico, dentro de un renovado marco de sencillez y austeridad. También tomaron la resolución de volver a vestir el hábito dominico, ya que lo habían abandonado en la creencia de que en una sociedad secularizada este signo identitario ya no tenía sentido y podía ser contraproducente. Aunque reconocen que puede que algunos se hayan visto disuadidos de iniciar un proceso vocacional con ellos por este tema del hábito y la observancia regular, la verdad es que el hábito, en tanto que primer identificador visible de los frailes, ha supuesto la condición de posibilidad para que varios jóvenes se hayan interesado por la Orden. Así lo reconoce el encargado de la pastoral vocacional Fray Gerard Dunne: “Hace unos años tomamos la decisión consciente de llevar el hábito porque no teníamos vocaciones y andábamos por mal camino. Si no nos presentamos a nosotros mismos de una manera lo más posible auténtica, ¿quién iba a unirse a nosotros?”.


A parte de esta presencia visible, Fray Gerard ha recorrido toda Irlanda al encuentro de los jóvenes que manifestaban señales serias de vocación religiosa, porque como admite, ya no pueden quedarse esperando a que éstos llamen a las puertas de sus conventos, sino que tienen que salir a su encuentro. Acogida e interés por parte de los frailes hacia los jóvenes con inquietudes es otro de los puntos fuertes en el resurgir de la Orden en Irlanda.

El caso de la Orden de Predicadores en Irlanda constituye un hecho excepcional en un país de 4 millones y medio de habitantes, con una población católica del 87% en retroceso debido a los terribles escándalos de abusos sexuales en el seno de la Iglesia irlandesa, y que afecta a varios Institutos Religiosos. Mientras otras comunidades religiosas van cerrando casas, los Dominicos crecen en Irlanda, y su modelo ya está influenciando a otras Órdenes religiosas, no sin las reticencias de muchos que no terminan de ver en qué consiste la “novedad de los Dominicos”, a la que consideran una vuelta al pasado.


Bendición de los escapularios
durante la profesión simple

La realidad actual es que los Dominicos tienen en Irlanda 19 jóvenes en período de formación inicial (antes de la profesión solemne), los últimos, dos novicios que tomaron el hábito en septiembre, mientras otros cuatro hicieron su profesión simple en el mismo mes.


Novicios de la Provincia de San José
con sus formadores

De igual modo, los Dominicos de la Provincia de San José de EEUU tomaron también la resolución de purificar sus vidas y volver a lo esencial de su forma de vida, recuperando todo aquello que le es consustancial e identitario a su carisma. Basta decir que han recibido 18 novicios este año.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Habrá que esperar unos años para ver en que para la cosa, es pronto para sacar conclusiones. Espero no retomaron también lo de la inquisición, a pesar de que esto pueda ser atractivo para algunos jóvenes "radicales" y "celosos".

Anónimo dijo...

Pues mira, ya hemos esperado unos cuantos años para ver en que para la cosa en los dominicos de España. Y ya hemos esperado unos cuantos años, ¿te parecen bien 50 años? 50 años de desastre...

Anónimo dijo...

En burgos, cuna de los dominicos los últimos parecen compañeros de piso más que frailes. Espero que descubran por qué no tienen vocaciones. http://www.archiburgos.es/2015/06/21/los-dominicos-nos-vamos-pero-no-decimos-adios/