La desamortización silenciosa



En la España del s. XIX, los gobiernos liberales asestaron una puñalada mortal a la vida consagrada con las famosas desamortizaciones de los bienes eclesiásticos de Órdenes y Congregaciones religiosas. Las desamortizaciones de Mendizábal de 1836 y de Madoz de 1855, pusieron a la venta pública los bienes monásticos y conventuales de la práctica totalidad de las Órdenes. Los religiosos, y en menor medida las religiosas, fueron expulsados de sus monasterios y conventos, y éstos fueron puestos a la venta junto con sus terrenos. Se quiso paliar así la deuda pública del Estado y crear una inexistente burguesía de clase media que comprara dichos terrenos. La verdad es que la nobleza y los acaudalados de siempre se hicieron con las tierras y edificios, quedando cientos de centenarios monasterios y conventos en la más absoluta ruina material y espiritual. Miles de obras de arte, libros, siglos de tradición… todo desapareció en un par de años. Los monjes y frailes expulsados sobrevivieron a duras penas, unos marchando a sus casas religiosas del extranjero, otros integrados en el clero secular, muchos Hermanos legos en la más absoluta indigencia.

Un obispo español me comentaba hace poco que en la Conferencia Episcopal Española están preocupados por lo que han venido llamando la “desamortización silenciosa” de nuestros días. Ahora no es el Estado quien despoja a los Institutos Religiosos de sus propiedades, sino que son ellos mismos quienes se desprenden de ellas por la tan mentada falta de vocaciones. La crisis vocacional, que afecta a unos/as más que a otros/as, ha generado un incesante goteo de cierre de conventos y casas religiosas en España. Y ahora les toca por igual tanto a hombres como a mujeres. Es cierto que la crisis vocacional hace inviable mantener tantas presencias (como se gusta llamar ahora a las casas religiosas). Y por lo tanto, deben cerrarse para aglutinar a sus miembros en comunidades numéricamente significativas que hagan la vida comunitaria plausible.


En un convento o casa religiosa con un número inferior a seis miembros es dudoso que se pueda vivir la vida en comunidad de un modo aceptable. Ésta es la teoría, pues siguen existiendo algunos conventos de frailes y casas de religiosos/as donde superan la veintena de miembros, y la vida de comunidad (la comunión de vida que no la vida en común) sigue brillando por su ausencia. Los motivos que se podrían aducir que son causa de esta decadencia los dejo a vuestra consideración.

Cerrar una casa religiosa no es plato de buen gusto para ningún Instituto. Lo primero que debemos tener en cuenta es que estas casas no fueron levantadas con el “sudor y trabajo” de sus moradores pasados ni presentes, sino que son fruto de las donaciones de los poderosos de su tiempo y de la humilde contribución de la gente piadosa de a pie. Todos estos monasterios, conventos y casas, siempre tuvieron un fundador o fundadora acaudalado que corría con los gastos gruesos de la construcción. Herencias y patronatos también posibilitaron la construcción de numerosas casas religiosas.

No obstante, la propiedad de dichos edificios son de los respectivos Institutos Religiosos que pueden, y de hecho lo hacen, hacer lo que les plazca con ellos en la mayoría de los casos. Un síntoma de esta soberbia propietaria es el de la venta de las huertas y jardines de los conventos. En el caso de los frailes de las Órdenes Mendicantes esto se convirtió en tónica general. Vendieron las parcelas de huerta y jardín de sus conventos urbanos por precios elevadísimos para construir en dichos terrenos edificios de viviendas, parcelas de garaje, etc. Algunos incluso los cedieron a los aduladores ayuntamientos para espacios públicos de disfrute ciudadano. Estas huertas y jardines, no muy grandes, tenían su razón de ser, pues eran el espacio tradicional de las recreaciones comunitarias (inexistentes hoy), el lugar de esparcimiento y ocio de los religiosos (hoy se esparcen por otros sitios y comparten el ocio del mundo), y el lugar también para el trabajo manual en el cultivo de la tierra. Cuando una comunidad de frailes abandona el trabajo manual es síntoma de aburguesamiento y holgazanería. Su vivir de la Providencia se convierte en vivir a costa de los feligreses y de sus engrosadas rentas bancarias. El resultado de todo esto son conventos encajados entre edificios urbanos, que tarde o temprano serán puestos también a la venta, tal como sucede ahora.


Cuando se cierra una casa religiosa propiedad de un Instituto Religioso, pues algunas casas son de propiedad diocesana y están cedidas, se pueden dar varias posibilidades:

1º) La venta del edificio conventual: Se pone a la venta el edificio y terreno adyacente (si es que lo conserva todavía). La iglesia suele cederse a la Diócesis pero no siempre es así. Si el edificio está catalogado como Bien de Interés Cultural y Artístico se hace imposible su demolición. Lo puede comprar el ente público (que lo transformará en biblioteca, centro cultural, viviendas de protección oficial…) o el privado (que lo suele convertir en hoteles de lujo, spas, resorts, y tonterías del estilo). Parece que gusta mucho eso de transformar los conventos en hoteles, una actividad respetable, pero que en conocimiento del Instituto que vende da qué pensar… Un convento levantado a base de donaciones reconvertido en una empresa privada que busca el lucro, con iglesias transformadas en restaurantes, celdas en suites, claustros en piscinas… horroroso.


Y lo que se paga por dichos edificios son verdaderas millonadas que suelen rondar normalmente entre los 3 y 7 millones de euros. Un amable lector me envía unos datos ilustrativos sobre un Instituto Religioso “tipo”, pues la mayoría están cortados por el mismo patrón. Se trata de las Hermanas de María Reparadora (conocidas como las Reparadoras) que en el pasado supieron siempre bien acercarse a las clases adineradas que construían sus conventos, y que ahora han dado un giro copernicano y son parte de esas monjas super guays y actualizadas, sin hábito, que viven en pisos y que sobre todo han hecho esa “opción preferencial por los pobres y la justicia social”. Algunos datos: ya en 1974 vendieron su convento de Chamartín (Madrid) por 300 millones de pesetas para hacer en él viviendas; en 2005 venden a las Carmelitas Descalzas de Medina de Rioseco su convento de Valladolid por 5,2 millones de euros; y en 2008 venden a Patrimonio del Estado su convento de la calle Torija de Madrid como ampliación del Senado por 36 millones de euros. Sí, habéis leído bien, 36 millones de euros que se embolsan las amigas de los pobres y las causas sociales. Esperemos que con ese dineral hayan hecho algo bueno.

Y como ellas, otros tantos y tantas que han vendido colegios, casas, clínicas, residencias… por millones de euros. Por lo que creo que a este tipo de Institutos no se les debe dar un solo euro para nada. Y más aún sabiendo que en la trastera siguen teniendo en reserva otros tantos edificios para vender en los próximos años.

2º) La cesión a la Diócesis: Algunos Institutos Religiosos suelen ceder sus casas cerradas a la Diócesis correspondiente para que el obispo disponga lo conveniente. Esto suele pasar en algunas ocasiones. Se entrega la propiedad a la Diócesis o se cede temporalmente, a veces de manera gratuita, a veces cobrando un alquiler. En la Conferencia Episcopal Española se comenta que la mayoría de las veces, los Institutos Religiosos se limitan a informar a los obispos del cierre y punto final. Ni siquiera tienen la decencia de considerar a la Diócesis como una compradora a la que se le puede dar el edificio por un coste más bajo que el tasado oficialmente. Y lo venden entonces al mejor postor, eludiendo el bien que podría suponer para la Iglesia que lo rescataría, aunque pagando un precio menor. Los obispos han elevado quejas respecto a esto a la Santa Sede, que da la callada por respuesta. Recordemos que para ventas eclesiásticas superiores a los 600.000 euros se requiere el placet de la Santa Sede. Y así, por este coladero de la insolidaridad eclesial, la Iglesia pierde posibilidades de evangelización, los entes profanos (y a veces declaradamente anticristianos) se hacen con los edificios religiosos, y los religiosos/as se convierten en los mejores clientes de los bancos. Cuando los religiosos ceden sus casas cerradas a las Diócesis, éstas suelen encontrarles nuevos usos al servicio de la Iglesia (como buscar nuevas comunidades que quieran hacerse cargo de ellos). Un ejemplo de cesión desprendida lo constituye el gesto de las Clarisas Capuchinas que cerraron en 2010 su convento de Huesca y lo regalaron a la Diócesis para ubicar en él el Seminario Mayor y la Casa de la Iglesia.

3º) La entrega a otro Instituto Religioso o nueva comunidad: En un gesto de desprendimiento y solidaridad eclesial, algunos Institutos Religiosos o comunidades monásticas que cierran casas, entregan éstas a otros Institutos Religiosos o nuevas comunidades religiosas a cambio de nada o de un pequeño alquiler. La propiedad del edificio sigue siendo del Instituto saliente y se concede al entrante su disfrute mientras se haga cargo de la conservación. Ésta es la mejor opción y la más evangélica, aunque también la menos corriente. También implica un trabajo de búsqueda de alguna comunidad que quiera hacerse cargo de la casa, y a veces, tras esta búsqueda puede no encontrarse ninguna. También puede pasar, y casos los hay, que Institutos “progresistas” no quieren por nada del mundo entregarlas a los denominados “conservadores”. Un ejemplo de esta buena práctica lo tenemos en las Agustinas Descalzas de La Ollería que entregaron en 2010 su convento a las Servidoras del Señor y de la Virgen de Matará, joven comunidad con muchas vocaciones. Es cierto que así no se gana dinero, sino gloria para Dios y bien para la Iglesia.


Después de lo dicho, os exhorto a pensar a qué comunidades religiosas dais vuestros donativos. Los religiosos y religiosas tienen dinero, y mucho. Si no, no podrían pagar cocineros, personal de limpieza, porteros, pedir préstamos millonarios a los bancos para construir esperpénticas parroquias y “universidades místicas”, pasarse la vida viajando de congreso de formación en congreso de formación, con teléfono móvil todos sus miembros, seguros médicos privados, pagar la enseñanza universitaria (la "titulitis crónica")… plagas éstas que se hacen presentes en la práctica totalidad de los conventos y casas religiosas de vida activa. Éstos son los pobres, los que se llenan la boca hablando de la pobreza y de la justicia social, y que sin trabajar viven como los mayores burgueses de este país. Cada casa religiosa que venden los hace más ricos, mientras piden a los pobres fieles que acuden a sus iglesias una limosna para los pobres y sus misiones. Que se lo paguen ellos, que con 1 millón de euros (lo más bajo que se puede encontrar por la venta de una casa religiosa) les da de sobra para vivir.

Un religioso pobre es aquél que vive pobremente, de manera austera, a título individual y comunitario. O que por lo menos lo intenta. Y haberlos los hay. Y lo digo sin ambages: las Hermanas de la Cruz, las Misioneras de la Caridad de la Madre Teresa, los Esclavos de María y de los Pobres… son Institutos en los que tienes la certeza de que aquello que des será para bien de los necesitados o para sostener la vida austera y sencilla de sus miembros. ¿Qué quienes son los que tienen dinero, los que especulan con las casas religiosas que van a cerrar, los incapaces de cederlas a nuevas comunidades, los que gastan alegremente, los que piden insistentemente a los fieles más y más? Pues muy fácil: los de toda la vida, los de siempre, los súper modernos y avanzados cuya media de edad congregacional son los 60 años y más arriba, los dueños del espíritu del Concilio, lo que no están en este blog ni estarán.


Creo que ante la inevitable realidad del cierre de conventos y casas religiosas, sus dueños (que heredaron los edificios) deben hacer todo lo humanamente posible para que dichas casas sigan teniendo la función para la que fueron levantadas: casas de oración, fraternidad evangélica y apostolado. Aunque esto conlleve no ingresar un solo euro. Excepciones siempre las hay, pero no nos engañemos, pocos de los que venden se encuentran en verdadera necesidad de hacerlo. Deben buscarse comunidades religiosas (nuevas inclusive) que los quieran habitar, y que muchas veces lo necesitan verdaderamente. Vender un convento para que sea un hotel o cualquier otra cosa, debe ser la última opción y no la primera como sucede en la realidad. La solidaridad intraeclesial brilla por su ausencia, y su lugar lo ocupan meros intereses mundanos. La comunión con los obispos y la Iglesia local no puede reducirse a informar meramente a los Pastores diocesanos del cierre de las casas. Por no hablar de que una mayor fidelidad a la Iglesia y a los diversos carismas y tradiciones particulares podría paliar la crisis vocacional que los ha llevado a convertirse hoy en día en Institutos-Inmobiliarias.

39 comentarios:

Pepe dijo...

Deben buscarse comunidades religiosas (nuevas inclusive) que los quieran habitar,

tienes algún artículo sobre que requisitos hacen falta para constituir una nueva comunidad?

Seráficos dijo...

No, no tengo ningún artículo que verse sobre eso.

Anónimo dijo...

Las Siervas de María si que no venden los conventos que han cerrado, los han cedido en usufructo a las respectivas diócesis.

Anónimo dijo...

PAZ Y BIEN ...GRACIAS POR LA INFORMACION HNO.EN VALENCIA HAY EJENPLOS ,LAS DOMINICAS DE VIDA CONTENPLATIVA CEDEN GRATUITAMENTE, EL MONASTERIO DEL CORPUS CRISTI DE CARCAGENTE ,PARA LOS COLABORADORES DE LA VERDAD ,LOS QUE ERAN ESCOLAPIOS Y LOS FRANCISCANOS OFM VENDEN HA UNA FUNDACION BENEFICA REGIDA POR TERCIARIOS FRANCISCANOS EL CONVENTO DE BENIGANIM CASI EN RUINAS ,PARA ENFERMOS POBRES CONVALESCIENTES Y CASA DE RETIRO, QUE INTENTAN RESTAURAR CON LIMOSNAS .

Anónimo dijo...

Pero cuánta razón tienes. Conozco una orden masculina que tiene una hipoteca de 900.000 mil euros sobre uno de sus conventos porque se pusieron a construir habitaciones todas con baño incluido, calefacción, aire acondicionado... lo reformaron todo. ¿Y esto es la pobreza que dicen profesar? ¿Cuántas familias normales españolas tenemos todo eso en nuestras pequeñas casas? Y lo peor de todo es que no tienen vocaciones que ocupen esas confortables suites. Y andan pidiendo dinero para pagar la hipoteca. No tienen verguenza.

Anónimo dijo...

Los Franciscanos de Valencia vendieron en 2006 su convento de San Lorenzo, donde estaba la curia provincial, frente al parlamento valenciano. Se lo vendieron al empresario Paco Roig por 6,7 millones de euros. El convento ahora es la sede del bar y cervecería de “Los 100 montaditos”. Los Franciscanos se fueron al convento de las Clarisas del barrio de Rusaffa, también en Valencia, que cerraban, y como buenos hermanos pobres de San Francisco se repartieron los millones por el intercambio. Paz y bien a ellos.

Este empresario también compró el convento de San José, junto al puente del mismo nombre en Valencia, para reformarlo y venderlo a la administración.

Anónimo dijo...

Ese convento de San José de Valencia era de Carmelitas Descalzas, que no le llegan ni a la suela del zapato a su fundadora Santa Teresa. Éstas vendieron en 2003 parte del terreno conventual para hacer pisos, y en 2006 vendieron a Paco Roig todo el convento por 20 millones de euros. Pues bien, las “pobres monjas” se dedicaron a sacar todas las obras de arte del recinto, destruyendo parte del patrimonio (azulejos antiguos que se quisieron llevar y rompieron). La fiscalía tuvo que actuar de oficio. Estas monjas se fueron a otro convento que tienen en Serra. Por lo tanto, en los últimos años especularon con el convento de Valencia (tenían también parte arrendado al ayuntamiento que tenía allí un colegio público), vendiéndolo poco a poco por partes, y por su avaricia han destruido cerámicas de los siglos XVII y XVIII. El convento será un hotel de lujo.

Valga este ejemplo para ver la absoluta indecencia de las monjas que se dicen pobres. Hasta las de clausura andan en estas lides mundanas. Y por supuesto, son carmelitas descalzas de la línea progresista. Aquí podéis ver el convento con el que se fusionaron: http://perso.wanadoo.es/carmeloserra/principal.htm

Éstas sí que son las “millonarias de Cristo”.

Dijeron que el dinero se repartiría así:

El 20% se destinará a terminar de pagar el convento de Serra, cuyas obras de construcción concluyeron en el año 2000.

El 80% restante (16 millones de euros) irá a parar a obras de caridad en la ciudad de Valencia y en África. Se repartirán entre Cáritas, un orfanato de Valencia, otro en Costa de Marfil, y una casa de atención de las Carmelitas Descalzas para personas con Sida ubicada en Camerún.

¿Alguien se lo cree?

Anónimo dijo...

Empezando por quien ha escrito el artículo y siguiendo por las demás personas que se me hace no tienen ni idea de lo que están hablando, que cada uno haga con sus conventos lo que se les ocurra, para nada tienen que ver o estar metidos Obispos de por medio, ya que al ser cada un@ Congregaciónes de Derecho Pontificio a nadie debe de dar o rendir cuenta, ustedes se han puesto a pensar que significa tener un convento del siglo XV-XVI etc, cuantos millones hay que tener para tapar grietas, reparar tejados etc etc. Que pena que haya gente con tan poca mentalidad y que quieran vivir en pleno siglo XII-XIII

Anónimo dijo...

Alguien me puede decir si la Iglesia es pobre? Hay que ver la ostentacion del Vaticano y el modo de vestirse de obispos y cardenales para entender que, quines viven la pobreza son los menos, y la cabeza maxima no da, precisamente, el ejemplo. En mi pais me quedo con el testimonio de las Hermanitas y Hermanitos de Jesus que trabajan para sustentarse y ser Luz de la Vida en medio de la gente, el resto de pobreza nada

Anónimo dijo...

Pero ¿a ninguno se nos ha ocurrido lo primero ofrecer oraciones y sacrificios por est@s religios@s? pues ya sabemos eso que nos dice el Señor en Sant 1,19: “que toda persona sea … lenta para hablar y lenta a la ira, pues la ira del hombre no produce la justicia que Dios quiere”. Herman@s, por denunciar este mal, tengamos cuidado de no caer en lo que Santa Maravillas llamaba “soberbia colectiva”. No somos mejores que nadie.

Anónimo dijo...

Que algunos conventos cierran por grietas y mal estado es cierto, pero que la mayoría no cierran por eso sino por falta de vocaciones. Em Pamplona vivían hasta el año pasado 25 religiosas Peregrinas de la Eucaristía en un piso del seminario, hasta que se fueron de Tudela las clarisas capuchinas, y ahora las peregrinas viven allí dando mucho fruto a nuestra ciudad

Maseo dijo...

querido Seraficos: qué bien describes la situación de tantas congregaciones e institutos religiosos. es lógico que se deshagan de los edificios y conventos, pero por qué tienen que tomar esta decisión? no hay vocaciones, es la respuesta que todos sabemos. y por qué no hay vocaciones? es que Dios ya no enamora? es quizá que hoy el Evangelio no tiene la fuerza suficiente para que algunas personas dejen todo por seguirle? NO. el nivel de aburguesamiento de las congregaciones de siempre no es un aliciente para nadie, bueno para aquellos que quieran vivir bien sin tener que matarse a trabajar sí. Señor que no nos contagiemos del espiritu mundano y del ansia de tener.

Anónimo dijo...

Buen escrito. Apuntar que hay Congregaciones que como "Las Hermanitas de los Ancianos Desamparados", muy sacrificadas y entregadas, han cedido varios asilos, en España, a las religiosas de "Marta y María". Sin embargo hay otras que no han querido ni siquiera vender a Congregaciones similares porque les ofrecían menos que una cadena de hoteles.
En cuanto a regalar a los obispados estaría bien siempre y cuando exista alguna claúsula restrictiva. Lo digo porque las "Siervitas de María" donaron su céntrica casa en Santa Cruz de Tenerife... y el obispado la vendió en un par de años.
Y, a pesar de todo, sí creo que la Iglesia es pobre porque pobres y perseguidos son la mayoría de los católicos y porque conozco bastantes Institutos religiosos que viven muy pobremente y muchos curas diocesanos que mueren con lo puesto.

Anónimo dijo...

Amigos míos, que Dios nos ayude a nosotros a ser fieles a su voluntad, que nos convierta con sus palabras y que nuestro corazón no palpite sino por El, con El y para El.
Seamos fieles en lo poco, miremos con visión de eternidad.
¡Que en nuestra oscuridad, Cristo encienda la llama de su amor!

Anónimo dijo...

Observaciones diversas. Sobre la "titulitis": hoy no vale aquello de que alguien bueno, pero corto e iletrado, puede ser un Cura de Ars. El Cura de Ars es verdad que intelectualmente no valía...pero era santo. Lo que no se puede es aducir esto para que los poco formados no intenten superarse. Los retos del XXI conminan a que un religioso esté formado.
Que tengan algún personal que les ayude no está mal si esto les vale para estar más centrados en su vocación.
Las Carmelitas Descalzas de Caravaca de la Cruz (Murcia) son "de la M. Maravillas" y también tuvieron un bollo tremendo al vender el convento, Fundación de la Santa e irse a un sitio, un secarral de la provincia donde ahora no les ayudan ni las ratas.

Anónimo dijo...

"¿quienes son los que tienen dinero, los que especulan con las casas religiosas que van a cerrar...? Los que no están en este blog ni estarán"

Me ha encantado la rotundidad de la frase. He de decir que el trabajo de este blog es admirable al igual que todos los carismas de vida religiosa que se presentan aquí.

Sin embargo, hay uno de los que aquí aparece que me chirría un poco y que igual habría que ir quitando en función de cómo se desarrollen los acontecimientos. Se trata de Iesu Communio que además de estar presente en Lerma y La Aguilera mantiene en propiedad antiguos conventos de clarisas como el de Briviesca o el de Nofuentes cuyas monjas también se adhirieron al nuevo instituto. Aquí dejo el enlace a una noticia que habla sobre la posible venta del convento de Briviesca para hacer un hotel o algo parecido ¿En realidad es la última opción que las queda a estas religiosas que desbordan sus propias casas??

Noticia Diario de Burgos

Anónimo dijo...

Situación actual de las propiedades de Iesu Communio

Ex-convento de Clarisas de Briviesca

Ex-convento de Clarisas de Nofuentes

Anónimo dijo...

Estimado Seráfico:
Suelo seguir con gusto su Blog pero al leer su último post me he dado cuenta de que al final usted está desposeido de todas las virtudes que suele alabar de algunos institutos religiosos. Hoy se ha dedicado a ver "la paja del ojo ajeno y a descuidar la viga que tiene en el suyo propio". Una cosa es la corrección fraterna, hecha siempre desde la conciencia del propio pecado y otra es la acusación, la ira y el dejar en evidencia. Espero que usted no sea medido así por nuestro Buen Dios. Lástima que usted se cree más perfecto que muchos otros... ¿Cómo vive usted? ¿Dónde? ¿Qué parte de sus ingresos da a los pobres? ¿Qué ropa viste? ¿Qué come? ¿Cuántas horas reza? Piense por un momento... usted no es más perfecto que aquellos a quienes se dedica a criticar con tanta saña. Rezaré por usted y por la comunión eclesial contra la que usted atenta tan vulgarmente.

Seráficos dijo...

Lo mismo te digo. Si al final caes en lo mismo que denuncias... te felicito por tu ortografía.

Anónimo dijo...

Muy estimado Seráfico. Ha dado Ud. plenamente en el clavo.Lógicamente, a veces " la verdad amarga" es lo se ha dicho siempre.
Pero no lo ha dicho Ud. todo. Esas congregaciones que tan ejemplarmente han cedido sus bienes,sus conventos ,si se "escarba" un poco, se podría ver que sólo es una tapadera para quedar bien. La auténtica caridad cristiana,el auténtico desprendimiento, lamentablemente, se da en muy pocas ocasiones en nuestra vida religiosa ,que quizás por ese motivo esté siendo tan duramente castigada.
Sñr.Seráfico, gracias. Sólo désde la verdad se podrá construir algo nuevo y santo.

Anónimo dijo...

Simplemente me hago eco del último comentario de este Herman@ que ha escrito, es más facil ver la paja del ojo ajeno que querer mirar la viga inmenza que podemos llegar a tener. Yo tambien me hago las mismas preguntas, recordemos que todos somos parte esta Iglesia Santa Católica y en algunos casos Pecadora, haciendo referencia a José Hernández en uno de sus tantos poémas narrativos en boca del Gaucho Martín Fierro: Los hermanos sean unidos, porque ésa es la ley primera. Tengan unión verdadera en cualquier tiempo que sea- "Porque si entre ellos pelean". Los devoran los de ajuera.
Que el Señor os de su Paz

Anónimo dijo...

Ahora resulta que cualquier denuncia no es buena porque es ver la paja en el ojo ajeno. Pobre Juan Bautista, pobres profetas del AT, pobres santos reformadores.. se equivocaron pues tenían que haber callado

Anónimo dijo...

Ciertamente en muchos casos estos bienes de los religios@: conventos, jardines, huertas,objetos de arte etc.que conforman estos lugares, son en realidad bienes aportados por las gentes de los pueblos a través de donaciones , herencias,durante muchos años.
Con frecuencia vemos que se dan o se ceden a congregaciones religiosas que sólo tienen el reconocimiento de Asociación de Fieles,o de derecho diocesano alcanzado en algún pais del llamado tercer mundo. Personas muy jóvenes y lógicamente con muy poca experiencia.
Parece se está haciendo todo esto muy a la ligera por parte de la jerarquía de la Iglesia.
Me parecería bien que éstas congregaciones que vienen lo hicieran para reforzar las ya existentes aquí, pero no para "desplazarlas" que es lo que parece está ocurriendo.
Nos están entrando una gran cantidad de personas (religiosas)? algunas "con poca experiencia" que están siendo instaladas en lugares en las que prácticamente han tenído que salir las dueñas/os.

Si quieren fundar aquí deberían abrirse ellas los caminos, hacerse sus propias casas y establecerse.Creo que no vendrían tantas.

Anónimo dijo...

Carísimo amigo Seráicos:

No hagáis caso a críticas tan inmaduras y pueriles de vuestros detractores. Provienen de aquellos eclesiásticos o religiosos "burgueses" que disfrutan de los bienes inmuebles que la gentre piadosa les ha regalado en donaciones, ofrendas, etc.

Habéis hecho un desfripción muy veraz de la crisis religiosa en España y en todo el mundo y por ende la escasez de vocaciones para la vida religiosa.

Os animo a seguir adelante en vuestra santa labor por el bien de la vida religiosa tradicional.

Un seguidor habitual.

Anónimo dijo...

¿Acaso las antiguas órdenes religiosas no fueron en un principio pías uniones, comunidades sujetas al obispo, etc., antes de alcanzar el derecho pontificio? ¿No estaban compuestas exclusivamente por jóvenes? ¿No ocuparon, en muchos casos, conventos y edificios preexistentes? ¿No será que nos corroe la envidia y por eso nos morimos poquito a poquito y no hay nadie que nos remedie...?

Anónimo dijo...

Estimado amigo, no lo hubiera dicho mejor, pero parece que muchos sólo aprecian lo "pontificio" cuando todos empezaron más o menos en la misma pobreza y necesidad. En fin, nos encomendamos a la Misericordia de Jesús para que la vida consagrada sea significativa en nuestro tiempo. Gracias a todos por participar.

Francisco dijo...

Mi primer y único comentario en un blog: más que escandalosa es la situación que en este artículo se retrata y que se queda bien corta en cuanto a información se refiere.

Doy gracias a Dios porque la mayoría de los laicos no sean conocedores de esta realidad que tanta urgencia tiene de subsanación. Y me deja más perplejo si cabe la defensa que hacen algunos en comentarios anteriores. ¿Estamos perdiendo el norte?

Un ejemplo de ello (por cierto, ejemplo carente de toda espiritualidad)es una acepción de la RAE del término "religioso": FIEL Y EXACTO EN EL CUMPLIMIENTO DEL DEBER. No quiero entrar a comentar los aspectos verdaderamente importantes que subyacen por bien de la Iglesia.

Este tema de las propiedades es la punta del iceberg. Tienen razón: estos religiosos suelen ser personas buenas. ¿No son buenas las ONG's, movimientos que velan por derechos del hombre, asociaciones laicas por la vida, y un sin fin de ect más? LA IGLESIA NO FUE FUNDADA PARA QUE SEAMOS BUENOS, ES PARA QUE SEAMOS SANTOS Y LOS RELIGIOSOS, DENTRO DE ELLA, ESTADO DE PERFECCIÓN.

Me duele mucho el comentario: "Si quieren fundar aquí deberían abrirse ellas los caminos, hacerse sus propias casas y establecerse", en referencia a los nuevos institutos de vida consagrada. ¿NO TIENE LA IGLESIA ESPAÑOLA, SANTA Y PECADORA, SUFICIENTES COnVENTOS, CASAS PARROQUIALES, ERMITAS, MONASTERIOS,... QUE ESTÁN CAYÉNDOSE POR NO VIVIR NADIE EN ELLOS? La pobreza, en mi humilde entender, es totalmente lo contrario de lo que se expone en el anterior comentario. Baste el ejemplo de auténtica pobreza de la cesión que ha hecho la última Cartuja cerrada en España.

Estos asuntos, quizá, sean de las cosas que más me escandalizan, porque, sí, estoy escandalizado. Recemos por ellos, para que ellos puedan rezar por nosotros.

Anónimo dijo...

Ciertamente debemos reconocer que éstas congregaciones nuevas que nos llegan son una forma más de inmigración, que muy ocasionalmente, algúnas, pueden llegar a identificarse con nuestra cultura ,costumbres.... etc.,pero la mayoría (hablo por experiencia)terminan marchándose porque no les ha sido posible la fusión con Europa. Hay "algo" que nos impide aceptarnos mutuamente.
Así que, pienso que todo puede ser una pérdida de tiempo.

Mi más sincera enhorabuena a Seráficos por el trabajo impecable llevado a cabo.

Anónimo dijo...

Serafico, creo que tu blog es realmente interesante en terminos que se encuentra mucha informacion que no la encuentras recopilada en ninguna parte; sin embargo, debo decir que, la seccion de comentarios es realmente decepcionante, he leido muchos comentarios bastante objetivos, pero otros francamente desoladores y llenos de rencor; se que, basicamente, este es un blog que va una una linea tradicionalista de la Iglesia, sin embargo, comentarios que son de personas que se adhieren a esta corriente siento que no muestran a Cristo, descubro mas bien en ellos rencor y resentimiento, a veces hasta rasgos de una miseria espiritual tremenda. La soberbia, la falta de humildad y de tolerancia han llevado siempre al ser humano a la destruccion, y muchos comentaristas de este blog, lamentablemente apuntan por ese lado. Gracias po permitir expresar mi opinion.
Cristian C. (Santiago de Chile)

Anónimo dijo...

Me parece que aunque en "Divinas Vocaciones" tienen su lugar los tradicionalistas en comunión con Roma (modo extraordinario) fundamentalmente es, a mi parecer, un blog para la vida religiosa tradicional...

Anónimo dijo...

Los "Ermitaños Eucarísticos del Padre Celestial" en Murcia se han hecho llamar "Hermanos de la Luz" como los antiguos moradores de aquel santo enclave...y se han apropiado de él. Lo que antiguamente era para disfrute espiritual de los murcianos, que todo aquel que quisiera oxigenarse en su cuerpo y en su alma, iba y encontraba acogida...ahora es "propiedad" de aquellos individuos (me da igual su procedencia, aunque ciertamente no son españoles)y de las "Monjas Guadalupanas" con las que cada vez está la gente de Murcia más descontenta (llevan pantalones debajo del hábito y, ante el Santísimo, estiran las piernas y las cruzan como el que está en el sofá de su casa). Este hecho es sangrante, por cuanto dicha Comunidad de frailes o lo que sean, no son Iglesia ni la construyen, atrincherándose en aquel bello y multisecular eremitorio.

Anónimo dijo...

A veces observando lo que está ocurriendo con la vida religiosa en España me invade la tristeza y la desolación.
Seráfico con mucha naturalidad nos ha puesto magistralmente sobre el tapete toda ésta lamentable realidad.
Personalmente veo con mucha claridad que el Señor está permitiendo todo y nos está invitando a un recomenzar désde cero.
Pero ocurre que estamos alarmados por la falta de vocaciones e intentamos "RELLENAR" nuestros conventos y monasterios como sea. No sabemos ya de dónde traer gente, y de darles todo. Creo no es esa la solución.
No es cuestión de número.Es cuestión de autenticidad, debemos volver A LAS FUENTES. Seremos muchos menos pero mejores. No está agotado el carisma de nuestras órdenes religiosas.

Hay que aceptar "la purga" como una gracia de Dios. El grano de trigo debe morir...
Volvamos a los Carismas de nuestros fundadores.
Dejemos nuestros viejos conventos obsoletos,si es necesario, y construyamos con nuevos cimientos nuestra reencarnación despojada de tántas adherencias parasitarias.
Seamos la viva imagen de nuestros fundadores.Insisto la solución no es el Nº., es la calidad.
Dejemos los afanes de este mundo, incluso,la vanidad de ver nuestros conventos llenos.

Anónimo dijo...

Unos datos en España sobre los monasterios contemplativos:

Año 2003: 949 monasterios de los 3.000 que había en la Iglesia (911 de monjas y 38 de monjes), con 14.100 religiosos (13.000 monjas y 1.100 monjes).

Año 2006: 905 monasterios (866 de monjas y 39 de monjes) con 11.500 religiosos.

En tres años se cerraron 44 monasterios. A día de hoy no he encontrado nuevos datos.

juan maria dijo...

ES una gran tristeza ver como se apagan lamparas en cendidas en medio de tanta oscuridad , oremos todos juntos para dar luz a quienes les toca esta responsavilidad
hermano juan de M

Anónimo dijo...

Maseo: tiene razón. Vivo al lado de un colegio de religiosas que andan más seclares que las y los seglares. Hace unos días me quedé sin habla al ver una hermana enseñandome los pendientes que se acababa de poner, y encima pregunta: "¿Que te parece, te gustan?"

Señor Seraficos: a usted, absolutamente todo mi apoyo pues estoy de acuerdo con todo.

Anónimo dijo...

En mi parroquia, la desamortización de una comunidad lleva a vivir, a no más de una decena de hermanos, en dos edificios que, siendo gente normal, albergarían a más de un centenar de personas.

Anónimo dijo...

Cordial saludo
Con respecto al comentario que hacen arriba sobre los "Ermitaños Eucarísticos del Padre Celestial"; en realidad los frailes y monjas que viven en Murcia no pertenecen a dicho instituto cuyo nombre es "Guadalupanos Eucarísticos del Padre Celestial". Los Ermitaños únicamente están en Colombia y se está fundando una casa en Argentina. Dios les bendiga mucho y espero se den la oportunidad de conocer mejor a los religiosos guadalupanos.

Anónimo dijo...

pongo en conocimiento un caso grave, la fundacion numero doce de Santa Teresa, nuestra gran Santa. Por capricho de una priora que quiere playa y de su amiga cartagenera, echan el cierre venden una fundacion de la Santa, incluso la iglesia, no se como se las arreglaro, expolian todas las obras de arte y se meten a negociantas y empresarias las dos, ahora estan al borde de la playa y de la extincion del convento en una suerte de bunker de cemento horrendo, y han dejado una fundacion de la santa una, iglesia etc, en manos privadas esperando la ruina pues la empresa que compro el edificio esta en quiebra, todo se hizo con muchisimas irregularidades, con presiones de la priora, y locuras diversas sobre la comunidad, y toda clase de escandalos por parte de la susodicha.. una pena y una verguenza estas monjas que se aburren en el convento y se meten a negociantas y empresarias

Anónimo dijo...

Un servidor daría una idea a todas estas congregaciones que no saben que hacer con tanto dinero. La idea sería que entregaran TODO lo que les sobre a CARITAS . Seguro que esta organización sabría como distribuirlo con justicia entre los pobres y necesitados.