CONFER: Les preocupan las vocaciones



XVIII Asamblea General de la CONFER (15,16,17 de noviembre de 2011)

CONFER = Conferencia Española de Religiosos

Inauguración. Extractos del discurso del P. Elías Royón, Presidente:

- Por su mediación, Sr. Nuncio, quisiéramos hacer llegar al Santo Padre los sentimientos de fidelidad y amor de los religiosos y religiosas españolas; el agradecimiento por sus palabras siempre iluminadoras y en las que sentimos su afecto y aprecio.

- Me complace recordar en este momento, que contribuir a la comunión eclesial, es uno de los objetivos que CONFER más acaricia, creemos en su necesidad y apostamos porque sea cada vez más posible. La vida religiosa es esencialmente un servicio en la Iglesia y para la Iglesia. Un servicio que los religiosos prestan en las Iglesias locales, desde su ser de consagrados y desde su actuar misionero, según los carismas que le son propios.


Los obispos entre los Religiosos

- Reconocemos y agradecemos cuando, con caridad y en fraternidad evangélicas, desde el servicio de la autoridad, se nos indican lagunas, se nos advierte de actuaciones a corregir; como confiamos, con igual gratitud, que nuestros pastores nos animen y acompañen a continuar encarando, desde nuestra propia peculiaridad que enriquece la comunión, las urgencias misioneras de las fronteras de la nueva evangelización.

- No puedo ocultaros, sin embargo, la preocupación que nos produce el constatar que algunas Congregaciones religiosas se vienen situando al margen de la CONFER como Institución y están ausentes de sus actividades. Nos alegraría que, con la colaboración de todos, esta situación fuera cambiando, como igualmente que se establecieran relaciones respetuosas y fraternas con otros grupos y movimientos eclesiales. De nuestra parte, debemos examinar y reflexionar qué obstáculos pueden impedirlas o dificultarlas.

- Queremos afrontar en esta Asamblea la situación actual de la escasez de vocaciones. Con ello continuamos profundizando en esa esperanza tan indispensable para vivir la novedad del Espíritu. “Nacer de nuevo para una esperanza viva”, comentamos el año pasado, convencidos de que tenemos que ser, como se ha dicho, “samaritanos de la esperanza,” en nuestro mundo y nuestra cultura, tan agrietada de desilusión.


- El futuro de la vida consagrada no se juega, como algunos pretenden, en el número de personas con que cuentan las Congregaciones. Su futuro y por tanto su esperanza, está fundado en la calidad de nuestras vidas en el seguimiento de Jesús; en el gozo y la radicalidad con que testimoniemos a Jesucristo en nuestro mundo.

- La falta de vocaciones religiosas no es un problema que afecte solo a las Congregaciones e Institutos Religiosos. Afecta a la comunidad cristiana. Y es toda la comunidad cristiana la que debe preocuparse de ello, como indicó recientemente el Papa: “si la vida consagrada es un bien para toda la Iglesia, algo que interesa a todos, también la pastoral que busca promover las vocaciones a la vida consagrada debe ser un compromiso sentido por todos: obispos, sacerdotes, consagrados y laicos”.

- ¿La vida religiosa en nuestro tiempo es "engendradora de vida"; atrae a los jóvenes, suscita el deseo de ser imitada, genera seducción y contagia entusiasmo? ¿Será que la vida consagrada ha dejado de ser fragancia de Cristo dentro de la misma Iglesia? ¿Sus modos de vivir y actuar, personal y comunitariamente, han dejado de tener esa "sobreabundancia de gratuidad" que contagia y atrae a los jóvenes más generosos?


- Es posible afirmar con objetividad que la crisis vocacional no es achacable a los defectos y debilidades de los religiosos, como a veces se escribe y se dice. Hay que reconocer que, la mayoría de sus causas, por su origen y naturaleza, escapan a nuestra capacidad de hacerlas cambiar o desaparecer.

- Observamos también con sinceridad que la sequía vocacional tiene sus excepciones. Sin olvidar que debe ser mayor la preocupación por la calidad que por el número de los candidatos.

- Los jóvenes de hoy están más interesados por el testimonio de las vidas que por las declaraciones de intenciones y exigen signos que transparenten la coherencia de vida; su propia necesidad de seguridad les lleva a considerar como imprescindible la experiencia de ser atraídos por la vida de otros.

- Un factor de esta visibilidad es sin duda la vida comunitaria. Tal vez sea hoy uno de los más atractivos para los jóvenes. A veces, casi el más significativo para los que disciernen o están en camino de búsqueda. A pesar del individualismo tan arraigado en nuestra sociedad, son precisamente actitudes comunitarias como la acogida, la fraternidad, la simplicidad, la hospitalidad, el perdón, la misericordia... las que atraen y contagian, las que cuando son transparentes provocan el deseo de compartirlas.

- Es necesario añadir todavía un elemento determinante de visibilidad en estas comunidades: la pobreza y simplicidad de vida. La pobreza personal y comunitaria es condición inequívoca de nuestra credibilidad y los jóvenes tienen una sensibilidad especial para percibirla.

- Unas vidas tristes, mediocres y grises no suscitan deseo de compartirlas.

- Algunos insinúan como si los jóvenes de hoy mostrasen más interés por el ser de los religiosos que por su hacer; como si se sintiesen más atraídos por el testimonio de sus votos y la vida en común que por su acción pastoral. Sin embargo, esta distinción no tiene lugar, cuando la misión se vive como una respuesta al envío del Señor a continuar su obra salvadora, que exige disponibilidad radical y servicio gratuito. En el ser religioso está inserto su quehacer misionero.

- La crisis actual de vocaciones eclesiales no puede ser en modo alguno, causa de desaliento y desesperanza, sino de preocupación confiada. Porque la vida religiosa está enraizada en los planes de Dios para su Iglesia; no es un fenómeno social o cultural de una época determinada, sino un don del Espíritu para la Iglesia de todos los tiempos; también para los tiempos presentes y futuros.
____________________
 
En la décimo octava (que ya son años de reuniones) Asamblea General de la CONFER los Religiosos y Religiosas de algunos, la mayoría pero no todos, Institutos Religiosos presentes en España se reúnen para tratar en esta ocasión de las vocaciones y la esperanza del futuro. Las palabras de su Presidente Elías Royón, Jesuita, muestran en nuestra opinión la verdad de la realidad de la vida consagrada española. Todo este discurso, todas las palabras, son muy bonitas, sí. Ahora que cristalice en la realidad todas sus intuiciones y directrices, ya que como dice el P. Royón: "Los jóvenes de hoy están más interesados por el testimonio de las vidas que por las declaraciones de intenciones y exigen signos que transparenten la coherencia de vida". Venga, que tras dieciocho años de reuniones ya es hora de poner en práctica lo que se habla, y la realidad es que sin vocaciones españolas- europeas (que en el Tercer Mundo todas las tienen) no hay futuro en sus Institutos Religiosos en este país. También les animamos a que sin miedos ni prejuicios se pregunten por qué, como dice el P. Royón, algunos Institutos, algunos no miembros de la CONFER, tienen una salud vocacional aceptable. Y si tienen algo que aprender de ellos que lo hagan, ¡que se les acaba el tiempo!

8 comentarios:

Anónimo dijo...

¿¿todas esas señoras elegantísimas
qué hacen en una reunión de RELIGIOSOS??
y esos Señores mayores vestidos a la juvenil ¿¿quiénes son??

Mientras no se vuelva alos HÁBITOS, CONVENTOS, CLAUSURA, ETC... todo irá barranca abajo, ahondando la destrucción de la VIDA RELIGIOSA.
¡¡BASTA DE RENOVACIÓN Y CAMBIO!!!
¡¡URGENTE RESTAURACIÓN Y REFORMA!!!

Anónimo dijo...

Muy cierto! Ninguno de ellos o ellas vestía su hábito religioso! No es de extrañarse que en España ya no existen vocaciones para la vida religiosa!!! La culpa es de ellos/ellas y de nadie más!!! Pónganse las pilas pues les tocará desalojar sus "cómodos conventos" y salir a buscar trabajo muy pronto!!!

Anónimo dijo...

"La crisis vocacional no es achacable a los defectos y debilidades de los religiosos". ¿Y esto es afirmable con objetividad?
Entonces, habrá que preguntarse cómo es que realiza luego la siguiente afirmación: "Unas vidas tristes, mediocres y grises no suscitan deseo de compartirlas".
¿Qué son, sino esa desidia y acomodo, ese abandono del carisma, lo que provoca esas vidas mediocres, tristes y grises? ¿Y quiénes son, sino los religiosos, los sujetos de esos actos?
Me parece que, en ocasiones, el texto del discurso da un poco excusas de mal pagador...Soso, poco incisivo.
Efectivamente, todo son religiosos "deshabitados" y otros que sí lo llevan, como las Hermanas de la Cruz, ausentes de la reunión están haciendo dos cosas: cumplir su deber, o sea seguir con fidelidad el carisma...y recibir vocaciones.

Anónimo dijo...

Así es "anónimo", las incoherencias del discurso y en general de todo ese tinglado son innumerables. También el texto dice: "Observamos también con sinceridad que la sequía vocacional tiene sus excepciones. Sin olvidar que debe ser mayor la preocupación por la calidad que por el número de los candidatos". Y ahí ya mete la puya de si los que tienen vocaciones no miran por la calidad sino por la cantidad. Esta gente son los únicos culpables de su ocaso. Sólo echan balones fuera. Qué triste su ceguera.

Anónimo dijo...

EL DISCURSO QUE AQUI SE DICE SOBRE LAS VOCACIONES ES SOSO NO ANIMA A NADA EL JOVEN DE HOY QUIERE ORIGEN DE TODAS LAS COMUNIDADES RELIGIOSAS.
ESTO ESTA AFECTANDO NO SOLO A ESPAÑA ME ARRIESGO A DECIR QUE VENEZUELA NO ESCAPA DE ESO, AQUI EN VENEZUELA LA MAYORIA DE LAS COMUNIDADES RELIGIOSAS SE HAN SECULARIZADO, CADA HNO TIENE MOVIL DE ULTIMA GENERACION, ORDENADORES LAPTOP EN SUS HABITACIONES, AUTOMIVILES PERSONALES, SEÑORAS QUE REALIZAN LA LIMPIEZA, COMIDA ETC DE LA CAMUNIDAD. LAS HNAS VAN A LA PELUQUERIA Y LOS HNOS IGUAL YA EL TRABAJO MANUAL SE ACABADO EN LAS COMUNIDADES YA LOS HNOS Y HNAS SON MAYORES Y NO MOTIVAN A LOS JOVENES PARA NADA.

Maseo dijo...

no hay mayor ciego que el que no quiere ver. por qué será que las congragaciones fieles a la tradición y al Magisterio de la Iglesia (Hermanitas de los Ancianos Desamparados, Hermanas de la Cruz, Misioneras de la Caridad...) no están en estas reuniones y son las que más vocaciones tienen??? menos reuniones de solterones y solteronas y más horas de rodillas delante del Santísimo, menos preocupación por los estilismos seglares y más testimonio de pobreza y consagración con sus respectivos hábitos

Anónimo dijo...

MUY POCOS con el Santo Hábito.. Una Lástima.

Anónimo dijo...

Acabo de estar presente en la Asamblea de la CIRM (abril 2012), organizmo que congrega a algunas congragciones religiosas de México. Cierto grupo de religiosos estaban más preocupados porque el "pronunciamiento" de la Asmablea quedara claro. Tal "pronunciamiento" no era más que un panfleto de mitin político ¡qué horror! Y durante una de las Eucaristías se les ocurrió que en vez de homilía, trabajaramos por grupos de discusión para afinar detalles del "Pronunciamiento" ¡Doble horror! ¿Acaso nadie les puede poner un hasta aquí? Ayuda por favor, necesitamos una revisión en México como la que se hace en Estados Unidos