268. Orden de Canónigos Regulares de la Santa Cruz



La Orden de Canónigos Regulares de la Santa Cruz fue restaurada por decreto de la Santa Sede el 29 de mayo de 1979, a iniciativa de un grupo de jóvenes perteneciente al movimiento Opus Sanctorum Angelorum. Esta Orden había sido fundada en 1131 por San Teotonio en Coimbra (Portugal), bajo la Regla de San Agustín, con dedicación a la liturgia solemne y al anuncio del Evangelio. En 1834 fue suprimida a través de las leyes desamortizadoras del gobierno liberal portugués.


La Orden se coloca bajo la protección de la Santa Cruz y la Inmaculada Concepción. Sus Canónigos se caracterizan por el espíritu de adoración eucarística, su formación ascética y espiritual, la celebración de la liturgia solemne y una vida profunda de oración. La celebración de la Santa Misa se hace “versus Deum” con la Forma Ordinaria del Rito Romano. La aceptación absoluta de la cruz, el amor siempre más íntimo al Señor en la Santísima Eucaristía y a su madre María, y la devoción a los Ángeles, son propios de su espiritualidad. Por el estudio de la filosofía y teología en lealtad al Magisterio y a la Tradición viva, los Canónigos ofrecen a la Iglesia sacerdotes bien formados y celosos por las almas, que se caracterizan por la obediencia al Santo Padre y a los obispos en comunión con él.


La Orden trabaja en el campo pastoral a través de Ejercicios Espirituales, retiros, dirección espiritual, etc. Se encuentra presente en Estados Unidos, México, Brasil, Alemania, Austria, Italia, Portugal, India y Filipinas. La Orden tiene una rama femenina, las Hermanas de la Santa Cruz, y una Tercera Orden de seglares que comparten su espíritu.
 
 
* Orden de Canónigos Regulares de la Santa Cruz (web)