Benedicto XVI a las Religiosas durante la JMJ Madrid 2011



La Hermana Belén saluda al Santo Padre

Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, 19 de agosto de 2011

Saludo de la Hermana Belén, Sierva de María, Ministra de los Enfermos, al Santo Padre:

Querido Santo Padre:

Me llamo Belén y soy Sierva de María, dedicada a la atención de los enfermos en sus domicilios. En nombre de todas las Religiosas aquí presentes, de vida contemplativa y activa, le damos la más cordial y gozosa bienvenida. ¡Gracias Santo Padre por este encuentro con nosotras, muchas gracias!

Sabemos, Santidad, lo mucho que estima a la vida consagrada como expresión visible de la santidad de la Iglesia. La Iglesia es santa por estar unida a Cristo y porque en su seno florece la santidad como en un maravilloso jardín de diferentes flores. Cuantas estamos aquí queremos ser santas y, aunque sabemos que el camino no es fácil, confiamos en la gracia de Cristo, en la comunión de la Iglesia y en el Magisterio de Su Santidad, que nos estimula constantemente a ello. También nosotras queremos ofrecer a la Iglesia y al Vicario de Cristo nuestra oración, nuestros sacrificios y nuestra total entrega a Cristo, a quien nos hemos consagrado como esposas.

Sabemos, Santidad, que la cruz que Dios ha puesto sobre sus hombros es muy pesada. Queremos decirle que no la lleva solo, cuente con nosotras, que, en el silencio del claustro o en la actividad con que servimos a la Iglesia, le ayudamos con nuestra sencillez y pobreza, y con la fuerza que recibimos de Cristo. Pedimos al Señor que le bendiga y sostenga, le consuele y fortalezca y le llene de la alegría y la paz del Santo Espíritu para guiar a su Iglesia. ¡Gracias, Santo Padre y cuente siempre con nosotras!

********************

Discurso que el Papa Benedicto XVI dirigió a las jóvenes Religiosas, de Institutos activos y contemplativos, en el Patio de los Reyes del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial:


Queridas jóvenes Religiosas:

Dentro de la Jornada Mundial de la Juventud que estamos celebrando en Madrid, es un gozo grande poder encontrarme con vosotras, que habéis consagrado vuestra juventud al Señor, y os doy las gracias por el amable saludo que me habéis dirigido. Agradezco al Señor Cardenal Arzobispo de Madrid que haya previsto este encuentro en un marco tan evocador como es el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial. Si su célebre Biblioteca custodia importantes ediciones de la Sagrada Escritura y de Reglas monásticas de varias familias religiosas, vuestra vida de fidelidad a la llamada recibida es también una preciosa manera de guardar la Palabra del Señor que resuena en vuestras formas de espiritualidad.

Queridas Hermanas, cada carisma es una palabra evangélica que el Espíritu Santo recuerda a su Iglesia (cf. Jn 14, 26). No en vano, la vida consagrada «nace de la escucha de la Palabra de Dios y acoge el Evangelio como su norma de vida. En este sentido, el vivir siguiendo a Cristo casto, pobre y obediente, se convierte en "exégesis" viva de la Palabra de Dios... De ella ha brotado cada carisma y de ella quiere ser expresión cada Regla, dando origen a itinerarios de vida cristiana marcados por la radicalidad evangélica» (Exh. apostólica Verbum Domini, 83).

La radicalidad evangélica es estar "arraigados y edificados en Cristo, y firmes en la fe" (cf. Col, 2,7), que en la vida consagrada significa ir a la raíz del amor a Jesucristo con un corazón indiviso, sin anteponer nada a ese amor (cf. San Benito, Regla, IV, 21), con una pertenencia esponsal como la han vivido los Santos, al estilo de Rosa de Lima y Rafael Arnáiz, jóvenes patronos de esta Jornada Mundial de la Juventud. El encuentro personal con Cristo que nutre vuestra consagración debe testimoniarse con toda su fuerza transformadora en vuestras vidas; y cobra una especial relevancia hoy, cuando «se constata una especie de "eclipse de Dios", una cierta amnesia, más aún, un verdadero rechazo del cristianismo y una negación del tesoro de la fe recibida, con el riesgo de perder aquello que más profundamente nos caracteriza» (Mensaje para la XXVI Jornada Mundial de la Juventud 2011, 1). Frente al relativismo y la mediocridad, surge la necesidad de esta radicalidad que testimonia la consagración como una pertenencia a Dios sumamente amado.


El Santo Padre con la Madre Priora
del Carmelo Descalzo de El Escorial

Dicha radicalidad evangélica de la vida consagrada se expresa en la comunión filial con la Iglesia, hogar de los hijos de Dios que Cristo ha edificado. La comunión con los Pastores, que en nombre del Señor proponen el depósito de la fe recibido a través de los Apóstoles, del Magisterio de la Iglesia y de la tradición cristiana. La comunión con vuestra familia religiosa, custodiando su genuino patrimonio espiritual con gratitud, y apreciando también los otros carismas. La comunión con otros miembros de la Iglesia como los laicos, llamados a testimoniar desde su vocación específica el mismo Evangelio del Señor.

Finalmente, la radicalidad evangélica se expresa en la misión que Dios ha querido confiaros. Desde la vida contemplativa que acoge en sus claustros la Palabra de Dios en silencio elocuente y adora su belleza en la soledad por Él habitada, hasta los diversos caminos de vida apostólica, en cuyos surcos germina la semilla evangélica en la educación de niños y jóvenes, el cuidado de los enfermos y ancianos, el acompañamiento de las familias, el compromiso a favor de la vida, el testimonio de la verdad, el anuncio de la paz y la caridad, la labor misionera y la nueva evangelización, y tantos otros campos del apostolado eclesial.


De izquierda a derecha, Religiosas de: Hijas de Santa María del
Corazón de Jesús, Compañía del Salvador,
Hijas de Nuestra Señora, Hermanas de la Cruz.
Detrás, Misioneras de la Caridad y Oblatas de Cristo Sacerdote.

Queridas Hermanas, éste es el testimonio de la santidad a la que Dios os llama, siguiendo muy de cerca y sin condiciones a Jesucristo en la consagración, la comunión y la misión. La Iglesia necesita de vuestra fidelidad joven arraigada y edificada en Cristo. Gracias por vuestro "sí" generoso, total y perpetuo a la llamada del Amado. Que la Virgen María sostenga y acompañe vuestra juventud consagrada, con el vivo deseo de que interpele, aliente e ilumine a todos los jóvenes.

Con estos sentimientos, pido a Dios que recompense copiosamente la generosa contribución de la vida consagrada a esta Jornada Mundial de la Juventud, y en su nombre os bendigo de todo corazón. Muchas gracias.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Estaba esperando ver a las Hermanas, es especial a las de Iesu Communio ! VIVA CRISTO Y VIVAN LAS VOCACIONES!

Anónimo dijo...

Que belleza! Gracias por compartir este encuentro de cielo del Santo padre con la vida consagrada en sus múltiples expresiones.
Sor Leticia, ECJ.

Anónimo dijo...

Ansiaba este articulo. Sabia que lo pondría. Dios se lo premie. Gracias.

Anónimo dijo...

Insisto , al Papa le falto mano dura, a las religiosas, ellas son quines general el secularismo y atenta contra la liturgia.

Católicotreintañero dijo...

¿Se podría obtener en algún sitio la lista de ordenes y congregaciones que han participado en este encuentro?
Y otra cosa precisamente estas religiosas del encuentro son las menos secularizadas y no creo que atenten contra la liturgia.

Anónimo dijo...

tanto escandalo que se hizo por lo del habito y al final todo mundo feliz y contento
bendito sea Dios

Anónimo dijo...

yo por lo que vi personalmente ayi hubo carmelitas descalzas, jeronimas, dominicas ,salesas,oblatas de cristo sacerdote, hermanas de la cruz,hijas de nuestra señora, hijas de santa maria del corazon de jesus, misioneras de la caridad, compañia del salvador

Anónimo dijo...

Añado a las Clarisas, Concepcionistas, Siervas de María (la hermana que leyó el mensaje en nombre de todas las religiosas) y el Instituto Servidoras del Señor y de la Virgen de Matará, congregación argentina muy floreciente.
Son las que distinguí, aunque debe haber habido muchos institutos más. Bendito sea Dios!

Anónimo dijo...

Las únicas monjas que vi sin velo eran postulantes de algunos de los institutos presentes... Las de "avanzada" ¿no fueron a recibir al Santo padre, y a escuchar su palabra?
Saludos y gracias por este sitio!Carlos

Siervo dijo...

Creo que para escuchar la palabra del Santo Padre no hacía falta estar presente allí, o algunos se piensan que las necesidades de la caridad deberían de esperar?. Porque comenzar a querer levantar malos entendidos como: "las de avanzada" no estaban..., herman@ más caridad, que no es impuro lo que entra en el hombre si no lo que sale de él., si vamos a empezar a buscarle la 5 pata al gato, podemos preguntarnos donde han sido recibidos los Hermanos religiosos. La celebración de la catedral solo era para Seminaristas y religiosos que aspiran al Sacerdocio, pero los que no lo son por opción y vocación de Dios, como Maristas, Los Hermanos de las escuelas Cristianas, los del Sagrado corazón, Obreros de María etc etc, que pasa, para unos si y para otros no?

Anónimo dijo...

Que hermoso fue este encuentro y toda la visita del Santo Padre y esa gran multitud de jóvenes comprometidos de los cinco continentes... Quiera Dios que España se renueve en su fe, y surjan muchas, buenas y santas vocaciones a todos los estados de vida, especialmente a la vida consagrada en sus múltiples carismas.
En Jesús,
Maria Inés

Anónimo dijo...

también estaban las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, las Hermanitas de los Pobres. No me canso de darle las gracias Seráficos por su blog, Dios se lo pague

Anónimo dijo...

excepto por la ligereza de las tocas reformadas y las anarquicas "iesu comunio", todo maravilloso

Anónimo dijo...

por que son anarquicas? porque no son tridentinas y no llevan un habito primitivo.... pues dejame decirte que pese a que en la Iglesia todas la congagaciones son necesarias y es buenoq ue hayan religiosas que vivan de este modo, tu comentario, si es que eres católico, solo hace daño, porque supone decir a la IGlesia que se ha equivocado al eregir esta nueva congregación... y por último, si de veras amas a la Iglesia, decirte que tiene una misma consagracion que las Carmelitas, Oblatas o capuchinas.. ya que han recibido un carisma precioso, que ha sido dado por Dios, y no buscado como muchos dicen... y que sin duda es necesario, ya que muchos jóvenes viven y mueren sin conocer a Cisto, en una profunda oscuridad y tisteza, y al encontrarse con consagadas que en su juventud han hayado la "Perla Preciosa" que es Jesucrito, han podido encontar el sentido a su vida y más aun.. DIOS MISMO....
asi que piensa las cosas que se pueden deci, porque la Iglesia NUNCA se equivoca, los hombres si, y este proyecto presioso no es de hombres ino de Dios.