Sobre el futuro de la vida religiosa...



Religiosas del Instituto Mater Dei

El Anuario Pontificio recoge los números relativos a los Institutos Religiosos de Derecho Pontificio. En él comprobamos cómo, años tras año, los miembros de los Institutos más conocidos se reducen en número. Franciscanos, Jesuitas, Dominicos, Carmelitas, Compañía de María, etc., pierden efectivos aunque algunos, aún así, aumentan el número de casas con el consiguiente perjuicio para la auténtica vida fraterna en comunidad. Casas religiosas con dos o cuatro religiosos están hoy a la orden del día. En Europa la crisis vocacional es alarmante. La media de los religiosos/as europeos supera los sesenta años y en algunos Institutos rebasa los setenta. Como motivo de la crisis de vocaciones suelen erigir el secularismo y la disminución de los hijos en la familia. ¡Qué paradoja! Se lamentan del secularismo aquellos que después del Concilio se desposaron con las modas del siglo convirtiendo su vida religiosa en algo prácticamente imperceptible, insertándola en el estilo de vida del mundo (secular). Y se quejan de la disminución de hijos en la familia, como si Dios tuviera en mente llamar a sí a aquellos que exclusivamente tienen un nutrido grupo de hermanos naturales. Cuando Dios llama, llama. Al hijo único como al quinto de una familia numerosa. Y, ¿no deberán plantearse en cambio si la vida religiosa que llevan es atractiva para los jóvenes del momento actual? ¿No deberán plantearse si el carisma que les fue entregado mediante los Fundadores lo han tirado al viento? ¿No deberán examinarse sobre qué clase de política de pastoral vocacional han ejercido durante las últimas décadas? Algunos Institutos tímidamente se autoexaminan de estas cuestiones y más. Otros se niegan a bajarse del burro y continúan postulando esa malformación de vida religiosa, según ellos la auténtica conforme al espíritu del Concilio.

La falta de efectivos activos (ya que otros tantos se encuentran retirados en las enfermerías provinciales) obliga a los Institutos a la reestructuración de las presencias y de las Provincias religiosas:

- Actualmente varios Institutos se hayan inmersos, si no lo han hecho ya, en la unificación de Provincias. Tal es el caso de los Hermanos Menores Capuchinos o de los Carmelitas Descalzos que tienen en proceso la unificación única en España para 2014.

- Unificar Provincias implica reestructurar las presencias y ello supone cerrar casas religiosas y conventos. En estos quehaceres tienen invertidos sus fuerzas y energías. Y aquí surgen los temores de las Provincias vascas y catalanas que temen perder su “identidad e idiosincrasia particulares”, sumergidos en el todo de una Provincia única. Da la casualidad de que estas Provincias son las que menor número de ingresos tienen, o simplemente hace años que nadie pide la entrada al noviciado. Es común también que los pocos jóvenes vascos y catalanes pidan el ingreso en otras Provincias de España, aunque para detener este éxodo se han puesto en marcha políticas de rechazo: ingresarás en aquella Provincia que te corresponda. Y esto es una injusticia, ya que queda patente que el estilo de vida difiere bastante entre unas Provincias y otras. En algunas, por ejemplo, toleran que el religioso que lo desee vista el hábito religioso, pero en otras se practica una lapidación psicológica que obliga al religioso a vivir un infierno o a tomar la decisión de autoconstruirse un gueto donde él pueda vivir más o menos felizmente. De nuevo se asesta una puñalada mortal a la vida de comunidad y a ese “estilo de fraternidad” que todos los Institutos abanderan como característica de sus comunidades. Una farsa.

Religiosos de una de las tres ramas de Hermanos Menores

- La avanzada edad de los religiosos tampoco es que sea un imán de atracción para los jóvenes. Compartir la vida con un grupo de hombres y mujeres ancianos e impedidos, resulta difícil de casar con la vitalidad, la energía y el radicalismo que caracterizan a aquellos que, inflamados por el celo de la Casa de Dios, están dispuestos a comerse el mundo. Pasan por el postulantado, el noviciado y el juniorado que suelen ser interprovinciales. Allí comparten vida y proyectos con otros más o menos de su misma edad y similares inquietudes. Lo dificultoso es cuando se realizan los traslados y se destinan estos religiosos a los conventos de vida apostólica. Llegar a una comunidad donde la mayoría de las veces las cosas no son como te enseñaron durante el tiempo de formación es una dura prueba. Allí se dan cuenta que la primacía la tienen las actividades externas frente a la vida de comunidad (aunque los documentos de la curia general y provincial digan exactamente lo contrario). La vida comunitaria se reduce al rezo de Laudes y Vísperas, y a las comidas. El resto del tiempo cada uno va a lo suyo. En esta etapa de integración a las comunidades muchos salen desilusionados, insatisfechos e infelices de los Institutos Religiosos.


Religiosas católicas

En los últimos años, sin embargo, se da un fenómeno esperanzador. Los que solicitan el ingreso en los Institutos Religiosos ya no son aquellos ignorantes de tiempos pasados. Los nuevos aspirantes conocen las fuentes documentales carismáticas e históricas de los Institutos a los que se sienten llamados. Conocen las biografías de sus Santos y Santas, a los que veneran y quieren imitar salvaguardando la diferencia de contexto histórico. Incluso puede que conozcan sus Constituciones ya que algunas están publicadas en Internet. También saben del caos y la mundanización, la pérdida del primitivo fervor, la vida aburguesada y el espíritu de sospecha y maldad que hoy en día han hecho morada en muchos Institutos. Aún así, sopesando pros y contras, y dando la primacía absoluta al llamado divino, deciden ingresar. Y esta gente tan resuelta y decidida son esperanza para sus Institutos, a pesar de que en ellos suelen poner “muy nerviosos” a los que ya estaban, por lo que intentarán obstaculizar su proceso de integración.

En otro sentido, el nuevo espectro de vida consagrada que se ha abierto en la Iglesia desde el Concilio Vaticano II ofrece posibilidades nuevas e ilusionantes para aquellos que sientan en su interior la invitación de Jesús a seguirle en pobreza, castidad y obediencia, al servicio de la Iglesia en comunión con los hermanos. Muchos son los nuevos Institutos surgidos en los últimos tiempos. Sin lugar a duda, una respuesta del Espíritu para la decadencia general de la vida consagrada. Y la Iglesia sanciona estas nuevas formas de vida, muchas de ellas reformulaciones. A nadie se le escapa que la gran cantidad de nuevas formas de vida franciscana son resultado de una inconformidad con la línea predominante de los Hermanos Menores. Lo que sucede es que muchos de estos Institutos son prácticamente desconocidos dado su reducido tamaño y la escasez de sus presencias. Hoy en día ya no es tan fácil como antaño crecer de forma exponencial en pocos años, y también ha desaparecido la figura de aquellos benefactores que antes favorecían a los Institutos con grandes donaciones que permitían multiplicar las posibilidades de expansión.


Frailes Capuchinos Recoletos

Nuevas espiritualidades tampoco parecen que presenten en un primer lugar. Las diversas espiritualidades son patrimonio de la Iglesia Universal y constituyen diversidad de caminos para el objetivo común del seguimiento de Cristo según el Evangelio. Unos se sienten interpelados por la espiritualidad franciscana, otros por la carmelitana, otros por la ignaciana, etc., pero no quieren ser ni franciscanos, ni carmelitas, ni jesuitas… Los nuevos Institutos pueden tener dentro de su originalidad algunos rasgos de estas tradiciones espirituales de la Iglesia. Esto no es nada nuevo. Pensemos en la gran cantidad de Institutos afiliados oficialmente a las Órdenes más significativas. Aquí radica otro atractivo de los nuevos Institutos. Puedes ser un simple fraile viviendo en verdadera comunidad, en auténtica pobreza, en obediencia a la Iglesia, respetando y fomentando el culto litúrgico conforme a las normas establecidas, en sencillez y simplicidad franciscanas sin ser miembro de los Hermanos Menores. Franciscanos de la Renovación, Hermanos Menores Renovados, Franciscanos de la Inmaculada… permiten a los jóvenes vivir hoy según el espíritu de San Francisco. Lo mismo para quienes deseen vivir según el espíritu militante ignaciano en obediencia absoluta al Papa… o para quienes deseen servir a Cristo en los enfermos pobres, o en la educación de la niñez y juventud según los principios cristianos… El monopolio carismático de las multiseculares Órdenes ha desaparecido. Me viene a la mente varios Institutos Religiosos de espiritualidad franciscana y de otro tipo fundados por hijos espirituales de San Pío de Pietrelcina que en sus últimos años de vida, coincidentes con el post- Concilio, ya mostró su disconformidad con las novedades ridículas a las que se entregaban los Capuchinos. También es paradigmático el ejemplo de fidelidad de aquellos Institutos que tuvieron en vida a sus Fundadores tras el Concilio. Por ejemplo la Madre Teresa de Calcuta y otros muchos no tan conocidos.

Estamos en un tiempo crucial respecto a la vida religiosa. En los próximos años se producirá la hecatombe en muchos Institutos cuando la mayoría del grueso actual fallezca por ley de vida. Poco a poco los nuevos Institutos se expanden, lentamente pero sin retroceso. Queda por ver si una vez limpiado el plantel de las antiguas Órdenes y Congregaciones, las nuevas generaciones encauzarán sus Institutos por las veredas de la fidelidad a la Iglesia y a los Fundadores. O si por el contario, quedarán como lugar privilegiado para aquellos que aspiran a una vida religiosa más fácil (con dinero, vacaciones, visitas las que quieras a la familia, sin la exigencia de tiempos serios de oración, sin normas, con viajes, con servicio doméstico, en rebeldía al Magisterio y con la cantinela hipócrita de los pobres y la justicia social…). Estas Órdenes y Congregaciones se sienten orgullosas de tener vocaciones en países en vías de desarrollo y en los subdesarrollados: vocaciones las tienen los Lasalianos en África, los Jesuitas y los Carmelitas Descalzos en la India (casi todos diría yo), los Dominicos en Filipinas, etc. Pero no creo que esto sea motivo de esperanza para Europa. También las Provincias Polacas y de Europa del Este- aunque cada vez y alarmantemente menos- tienen vocaciones. Tomen ejemplo de ellas y situación distinta sería la que viviésemos. Seguramente si volviésemos a tener una guerra o algún desastre asolase España, los noviciados volverían a reventar como en la década de los cuarenta y cincuenta. Pero de aquellos lodos, estos fangos.


Hijas de Santa María del Corazón de Jesús

Seguir a Jesucristo en la vida religiosa no es fácil: no es fácil renunciar a la compañía regular de tu familia, no es fácil dejar a los amigos y amigas, no es fácil renunciar a tu dinero y a las propiedades, no es fácil renunciar a la posibilidad del amor de pareja, no es fácil renunciar a la voluntad propia, etc. Pero para hacer la vida religiosa más atractiva la solución no es asimilarla a la del mundo. Jesús en su vida terrena exigió un seguimiento radical de su persona: la renuncia a los bienes, dejar padre y madre, hermanos, campos y casas, tomar la cruz, etc. Los propios exegetas modernos ponen de manifiesto la radicalidad del seguimiento de Cristo y la dura exigencia que Él ponía a sus seguidores. La clave del éxito de la vida religiosa, aunque sea y será cada vez más reducida, es la autenticidad y la fidelidad. En un primer mundo tan lleno y desbordado de consumismo, de hedonismo, de confrontación, de inseguridades y de falsa moral, la vida religiosa no puede ser una prolongación más ética de la vida del mundo. Tiene que ser una ruptura con ese espíritu mundano para que su luz brille en las tinieblas. ¿Dónde están los consagrados? No se les ve por la calle, de ellos solamente hablan sus casas y conventos. En esta sociedad donde importa tanto la imagen y el signo, la imagen de la vida religiosa se ha desvanecido en líneas generales. Y no nos referimos exclusivamente a la cuestión del hábito religioso que es tan sólo un indicador. La Iglesia necesita religiosos que lo sean y también que lo parezcan, que amen y estén en comunión con la Iglesia real y no con esa creación eclesial fantasiosa que muchos tienen en mente, que se distingan por una vida pobre y fraterna efectiva y no de boquilla, religiosos amantes y defensores del culto litúrgico, también preocupados por las realidades temporales pero que se den cuenta que a día de hoy ya existen profesionales mejor cualificados que ellos para llevar a cabo actividades sociales, religiosos que no se escondan sino que se muestren en la plaza pública agradecidos con la invitación que Cristo les hizo. Y especialmente religiosos orantes.

17 comentarios:

Rodrigo dijo...

Exelente exposición de la crisis vocacional, seria bueno preguntarles a estos religiosos y religiosas.
1ro hace cuanto que no se ponen su habito completo, porque no se puede considerar el alsacoello ni las ridiculas mini tocas que enseñan casi todo el cabello un habito.

2do si se dan cuenta que son puros mayores de edad sin- postulantes.

3ro si han visto los nuevos institutos religiosos de vida tradicional con gente joven y postulantes.

Seria muy interesante escuchar sus respuestas.

Anónimo dijo...

Los que más hablan de pobres y justicia son los que más dinero tienen. En la regla de San Francisco se explicita que los Hermanos no poseean casas ni anden metidos en asunto de dineros, pero los Franciscanos no lo respetan. El convento de Iesu Communio de La Aguilera se lo VENDIERON a las monjas. ¿No son tan desprendidos ellos? Dentro de poco las órdenes van a ser inmobiliarias. Las Reparadoras de Madrid, tan modernas ellas y des-habitadas- han vendido su casa al la administarción por 37 MILLONES de euros. Eso da para ayudar a muchos pobres... a ver si lo hacen

Anónimo dijo...

ESAS RELIGIOSAS VESTIDAS DE SEGLARES DAN LA IMPRESIÒN DE QUE VAN A UNA BODA.......QUE HORROR.

Anónimo dijo...

Anómino, pero no se por qué te extrañas, si la Iglesia es una verdadera inmobiliaria, tiene miles de propiedades en el mundo, maneja un banco el cual tiene bastante mala reputación, muchas congregaciones religiosas usufructan de propiedades, tienen vehículos lujosísimos; existen congregaciones que tienen imprentan y que por detrás imprimen libros de dudosa reputación para obtener más recursos, te podría enumerar muchas cosas más, mira al Papa como ostenta con sus ropajes, no se, bueno, es uno de los grandes pecados de la Iglesia a través de los siglos, su paego inmoderado al dinero y al lujo.
Cristián C.

Anónimo dijo...

HERMANOS LA VERDAD ES QUE ES UN HORROR VER ESAS RELIGIOSAS VESTIDAS COMO DE FIESTA. PERO NO HAGAMOS JUICIOS, PUES NO DEBEMOS OLVIDAR QUE EL PAPA ADEMAS DE SER EL VICARIO DE CRISTO, ES UN JEFE DE ESTADO.
SEGURO ESTOY QUE SU INDUMENTARIA NO DEPENDE DE ÈL SINO DE SUS AUXILIARES.
EL PAPA NO DISPONE DE UNA MONEDA PARA NADA, Y EN SU APARTAMENTO INTIMO EN EL VATICANO VIVE MODESTAMENTE.
Y LO QUE HAGAN ALGUNOS INSTITUTOS POR DETRAS, YA TENDRAN QUE RENDIR CUENTAS A DIOS.
LA MAYORIA DE LOS RELIGIOSOS SON FIELES Y BUENOS, QUE EXISTAN ALGUNOS QUE ESTAN "RELAJADITOS" NO INDICA QUE TODOS LO SEAN.
Y BIEN ES VERDAD QUE TIENEN GRANDES PROPIEDADES LAS ORDENES, PERO HAY QUE PENSAR QUE ESAS PROPIEDADES TIENEN QUE SER AMPLIAS PUES NO SE PUEDE TENER A TODA ESA GENTE APIÑADA, SI NO CÒMO SERIA EL LIO..........UN AUTENTICO ESPANTO.
SON SERES HUMANOS. ADEMÀS ESOS DE ESOS BIENES NO PUEDEN DISPONER MUCHAS VECES PUES SON DE LA ORDEN.
PAZ Y BIEN.

Anónimo dijo...

Esas monjas parecen Damas de Honor en una boda.. Dios mio que fea imagen, no por lo fisico, sino por el que ni siquiera tienen una cruz.. un pequeño velo.. nada que lasdistinga de religiosas

QUisiera pediros seraficos, que me comentes que opina el papa acerca de los habitos.. bendicioones!

Anónimo dijo...

HERMANO SERAFICO: Con todo respeto le pregunto:esa fotografia de las religiosas vestidas como Madrinas de Boda, la tomaron en un bar de copas. Porque es HORRIBLE. Deberia quitarla para que las jovenes no vean semejante cosa tan lejos del verdadero sentido religioso. Causa ESCANDALO.

Anónimo dijo...

a ver... dos cosas:
yo creo que el tema de la crisis vocacional pasa, por un desprestigio al interior de las ordenes y congregaciones , respecto de lo que se suele llamar "observancia" de la regla o Constitución. Parece que el seguirlas es cosa del pasado, de la gente retrograda que "se ciñe a la ley, como los fariseos"... entiendo que la regla o constitucion es una traduccion fiel del evangelio que marca el vivir como un consagrado en un instituto con un carisma dado a este por el Espiritu en el fundador. entonces es simple : si no cumples lo que prometes, todo se va al tacho y nadie quiere seguir algo que no tiene nada que ver con lo que , se supone, es la vida consagrada.
lo segundo: dejemonos de cosas con respecto a los habitos: que es bueno usarlos,por supuesto que sí, y eso ya está claro... por favor no caigamos en discusiones como la que se dio con respecto al modelo de habito del oratorio mariano. poco faltó para que organizar un concurso de moda para mejorarles su sencillo sayal gris.
paz y salud
atte, cristian o.

Anónimo dijo...

Hola, me llamo Cesar y quería hacer mi humilde aporte en relacion a este tema. Hace un año hice mi experiencia de aspirantado en una congregacion de mi pais (los Discipulos de Jesus de San Juan Bautista)que hace 25 años fue fundada y que son muy fervorosos ellos, realmente soy testigo de que cuando se hacen las cosas bien en relacion a la fidelidad, a la observancia, a la entrega total a la vida religiosa, la vida religiosa irradia la presencia viva y actuante del Espiritu Santo y esto es lo que vivi ese mes que hice el aspirantado: monjes jovenes por todos lados, eramos 20 aspirantes que no dejabamos de sorprendernos por lo que esos hermanos irradiaban: su celo por el habito (lo aman y es parte de su vida consagrada), su celo por la oracion (viven gran parte de su jornada entregados a la oracion, sus casas tienen adoracion perpetua), su celo por la liturgia (cuidan hasta el ultimo detalle para la Gloria de Dios), su celo y cuidado por la vida comunitaria como pilar fundamental de su consagracion y su celo por el apostolado que lo hacen en conjunto con las religiosas de la congregacion. Realmente ahi vi los pilares de la vida religiosa plena que se nota, que se ve, que se irradia: esos rostros felices, todo el tiempo sonrientes, pero no una sonrisa fictisia sino una sonrisa que es fruto de su entrega plena al Señor que se da por completo en estas almas.
Doy gracias a Dios que sigue vigorisando la Iglesia con estos nuevos institutos que viven radicalmente los consejos evangelicos, y tambien doy gracias a Dios que nos pone ante nuestros ojos estas realidades de crisis vocacionales y religiosas para que con confianza y fidelidad oremos al Dueño de la Mies para que siga haciendo y renovando su obra entre nosotros.
Dios los bendiga y esa paja en el ojo ageno en ferviente oracion
César

Anónimo dijo...

Coincido con el comentario de que paecen Damas de Honor de una boda.. jaja me hizo gracia! pero a la vez es triste y cierto.
Que dice el Papa al respecto?
No puede ordenarles que vuelva a usar el habito? que cosa!

Anónimo dijo...

Apreciados Hermanos: ¿Quién les va a ordenar vestir el habíto a estas Religiosas? Si la más elegante es la Madre General......! ¿Quién le da ordenes a las Religiosas? Ellas como buenas representantes del genero femenino no las manda nadie.
Y si alguien de la Jerarquia les impone algo, se las arreglan de mil maneras para terminar haciendo lo que desean.

Anónimo dijo...

Muy elegante s los frailes menores..

En especial el de campera Purpura, que anda de congregacion en congregacion..

Anónimo dijo...

Hola, soy un religioso en formación y me parece muy acertado el análisis que hacen de la vida religiosa. Pertenezco a un instituto con una tradición de siglos, muy rica, pero a la vez que pide cambios, nuevos aires. Muchos días me pregunto cómo hacer para vivir en una forma más radical mi vida religiosa y cómo dar fruto en la vocación a la que Jesús me llamó. Es verdad las cosas que dicen sobre el dinero, y sobre muchas tantas cosas, yo ingresé con la ilusión de vivir una vida cosagrada radical y algunas veces el ambiente no ayuda, pero este es el gran desafío que tenemos los jóvenes religiosos: redescubrir para nuestros institutos lo esencial de nuestros carismas y vivir una radicalidad evangélica siguiendo a Jesús y amandolo; mostrandonos en este mundo descreído e iluminando con la autenticidad de nuestra vida. No es nada fácil, hay que mover "gigantes", en mi instituto la mayoría son sesentones y setentones que nos quieren saber nada de cambio, pero estoy convencido de que Dios nos trajo aquí, a los pocos jóvenes, para revitalizar nuestra orden. Espero no caer presa del desaliento y el desánimo. La vida consagrada es maravillosa si se vive con radicalidad y fidelidad, sino se vive así lo mejor que podemos hacer es irnos. Un abrazo, recen por nosotros!

Anónimo dijo...

No somos nadie para juzagar a los religiosos..solo Dios puede hacerlo...es mejor que nosotros nos miremos en un espejo y cambiemos estas actitudes de criticas..seria mejor orar y dar el ejemploooo!!!

Anónimo dijo...

HOLA!!! Estoy de acuerdo con lo que dice la persona anterior... no nos fijemos en "los otros", sino en nosotros mismos. la VIDA RELIGIOSA, es lo mas bonito y precioso a la vez que existe. Nuestro Señor nos ha creado con una inteligencia y una voluntad, por las que somos libres de guiar nuestros actos hacia la eternidad. no juzguemos a los demás, será el Padre Eterno quien nos juzgue a cada uno de nosotros en el momento del Juicio Particular.
si encontramos defectos en los demas, preocupémosnos por corregirlos mediante la oracion y la caridad... QUE EL SEÑOR LOS BENDIGA...

Anónimo dijo...

Me encanta su blog,tengo 20 años y actualmente estoy en proceso de disernimiento y leer estos articulos ha despertado un llamado mas fuerte en mi persona, sobre todo, por que me gustaria muchisimo llevar una vida consagrada donde me cueste trabajo dejarlo TODO por Dios y no donde solo viva una vida comoda, Dios ilumine a alas comunidades relajadas para que se reformen ^^

Anónimo dijo...

Fui un religioso de un instituto que desaparecio en costa rica fuimos muy criticados por usar habito fuimos criticados por esas ordenes que hoy estan alarmados por falta de vocaciones el habito no hace al religioso pero si lo distingue y le da respeto lastima que mi congregacion desaparecio por los obispos egistas de mi pais