163. Ermitaños de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo



Los Ermitaños de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo fueron fundados por el P. Fabián María Rosette en la diócesis de San Ángelo (Texas, EEUU) en 1991. En 1993 la Comunidad fue recibida de pleno derecho en la Orden del Carmen de la Antigua Observancia (o Carmelitas Calzados). Los Ermitaños profesan la Santa Regla dada a los primeros Ermitaños del Monte Carmelo por San Alberto, Patriarca de Jerusalén. Su vida retirada consiste en habitar cada uno en su celda, meditando día y noche la Palabra de Dios.


Es una vida de soledad, silencio, penitencia y reparación para la salvación del mundo y la santificación de los sacerdotes. La oración ocupa el lugar principal en la vida de los Ermitaños: oración litúrgica (Oficio Divino) y oración personal. Éste es su carisma en la Iglesia. No tienen ninguna forma de apostolado externo. Las únicas personas que pueden entrar en el Eremitorio son aquellas que están interesadas en la vocación eremítica carmelitana.


Tras la oración, el trabajo manual santifica y fortalece el espíritu, al mismo tiempo que da sustento a la comunidad. Los Ermitaños trabajan con sus manos y se identifican así con todos aquellos que tienen que trabajar para ganar el pan de cada día.


No puede existir el Carmelo sin María. Los primeros Carmelitas la llamaban Madre, Hermana y Señora del lugar. María es la guía y el modelo que enseña el camino de la humildad y de la entrega total a Dios. Ella es la Madre que lleva a Jesús. El Ermitaño vive como María la vida oculta de Nazaret, meditando alejado del mundo el gran tesoro que tiene en Jesús y adorando a Jesús Sacramentado en la soledad y el silencio del desierto.

* Ermitaños de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo (web)

***

La Orden del Carmen fue en primer lugar una concentración de ermitaños que se unieron para vivir juntos bajo el signo de la Santísima Virgen María. Aspiraban a la imitación de Cristo buscando la conversión total del corazón. Para ello renunciaban al mundo y se recluían en la santa soledad de los eremitorios, desiertos de oración y penitencia, para el encuentro del Amado.

Hoy en día, esta primitiva inspiración divina sigue latente en muchos corazones entregados al Señor en su Jardín del Carmelo. Tanto la Orden del Carmen de la Antigua Observancia (Carmelitas Calzados), como la Orden del Carmen Descalzo, han conservado a duras penas en algunos lugares la figura de los Eremitorios o Desiertos (para los Descalzos), donde los frailes se dedican a la contemplación, la oración y el trabajo, bajo un régimen de vida semi-eremítico. Pero la vida nueva en este género de vida surge en las nuevas fundaciones carmelitanas:

6 comentarios:

Miguel Antonio dijo...

¡Qué maravilla! Da gusto enterarse de estas cosas, sobre todo si uno es un enamorado de la Virgen del Monte Carmelo, de Santa Teresa de Jesús y de San Juan de la Cruz. Aunque soy laico, no dejo de indignarme con la situación actual del Carmelo en España, que es decadente e infiel al carisma de los Reformadores. Estas nuevas congregaciones de espiritualidad carmelita les dan con un palmo en las narices, porque ponen de manifiesto la fidelidad al carisma y lo que es importante en la vida consagrada. Ojalá despierten y vuelvan a dar esa impronta evangélica y auténtica a la obra que renovó nuestra querida Teresa.

Anónimo dijo...

En Costa Rica, Centro América, existimos los Ermitaños Carmelitas Teresianos de la Divina Misericordia. Somos monjes ermitaños de clausura, que vivimos en el silencio y la soledad, buscando solo a Dios y sirviendo con nuestra entrega y oración a la Iglesia y a la humanidad. Estamos aprobados por la Jerarquía de la Santa Madre Iglesia desde 2002. Pueden comunicarse con nosotros en este correo: padredengo1@yahoo.com

Anónimo dijo...

En La Serena (Chile) hemos comenzado la experiencia de vida religiosa carmelita contemplativa para varones. Dejo email donde comunicarse si alguien está interesado: steinsed@msn.com

Anónimo dijo...

¡ALABADO SEA JESUCRISTO, POR SIEMPRE SEA ALABADO!

¡Qué felicidad saber que nuestra espiritualidad tan rica y hermosa sigue movida por la gracia divina y acompañada por Nuestra Madre Santísima! Es la primera vez que observo la gran variedad de nuevas fundaciones de ermitaños carmelitas.

Nosotros también somos una nueva fundación de ermitaños y ermitañas. Estamos en la diócesis de Zacatecas (México) desde el año 2000, acogidos por el Señor obispo. Desde 2009 tenemos aprobadas a las ermitañas.

Vivimos la espiritualidad del Carmelo Descalzo, observando la Regla primitiva en todo su rigor y la Instrucción para los desiertos. Nos llamamos ERMITAÑOS CARMELITAS DE SAN ELÍAS Y SAN JUAN BAUTISTA.

Si te interesa hacer experiencia con nosotros comunícate al correo:

santodesiertodcvzac@hotmail.com

Hno. Marcelino González I.

Anónimo dijo...

En Chiclana de la Frontera hay un fraile Carmelita de la Antigua Observancia que desea retornar a la inspiración originaria del Carmelo. Se trata de Fray Juan de Jesús María Alamillos Medina. Dirección: El Monte Carmelo. Camino del Canario, nº 3. Batería Colorada (El Pinar). 11130 Chiclana de la Frontera. Cádiz- España. Allí ya tiene convento y todo.

Rodolfo de Jesús Chávez Mercado dijo...

Hola a todos, saludos y un fuerte abrazo.
Soy Fray Rodolfo de Jesús O.Carm, un placer encontrar este blog y alegrarme con su presencia. Dios los bendiga y espero visitarlos a menudo.
La Virgen del Monte Carmelo nos acompañe siempre en el Camino.