Mejor te quedas en tu casa...

"Venid a mí los que estáis afligidos y agobiados, que yo os aliviaré. Cargad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí que soy manso y humilde de corazón, y así encontraréis alivio. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera". (Mt 11,28-30)

Algunos escriben al blog preguntando cuál es el motivo de que no aparezcan en él las clásicas Órdenes y Congregaciones religiosas. ¿Por qué no figuran los Jesuitas, los Dominicos, los Hermanos Menores, etc.? Lo mismo para las más famosas congregaciones religiosas femeninas. La respuesta es sencilla: no necesitan de ningún tipo de publicidad. Son más que suficientemente conocidas. Por otro lado, a nadie se le escapa que la manera de vivir la vida religiosa de éstas Órdenes y Congregaciones no simpatiza con la visión de la vida consagrada que tiene este blog. ¿A qué visión nos referimos? Pues al estilo de vida religiosa católica tradicional. La que la Santa Madre Iglesia desea y espera que lleven sus hijos consagrados.

Recientemente, un amable lector me envió sus impresiones sobre determinada Orden religiosa a la que aspiraba. Había leído las obras de la Santa Fundadora, los libros sobre la espiritualidad particular de la Orden, las hagiografías de sus hijos más insignes, etc. Hasta tuvo acceso a las Constituciones vigentes de dicho Instituto. Quedó entonces prendado de esta forma de consagración, y resuelto a entregarse en cuerpo y alma a la causa de Dios y de la Iglesia, tomó contacto con los religiosos a los que ingenuamente quería asemejarse. ¿Pero qué se encontró al tocar a las puertas del convento? Pues bien, después de saludar amablemente a la señora encargada de la portería (así es, la figura del Hermano portero ha desaparecido), esperó en un locutorio o sala de visitas a que un señor vestido con pantalón de pinzas, zapatillas de deporte y camisa de cuadros se le presentase como X. He dicho X, porque este señor no consiente que se le llame Padre ni Fray X, por eso de ser todos iguales y tratarse de una formalidad anticuada. A continuación, un buen rato de charla… en la que no salen a relucir temas espirituales en absoluto. El señor X solamente está interesado en si el joven ha tenido las suficientes “experiencias en la vida” y si tiene algún tipo de actividad de compromiso social. Finalmente, invita al joven a pasar quince días en un convento especial de acogida para muchachos con posible vocación.

Llega al hermoso convento del siglo XVII, que lo suyo ha sufrido tras la Desamortización y la Guerra Civil. Es recibido por un Hermano anciano cuyo aspecto algo destartalado impresiona al joven. Hace calor, y el Hermano le invita a tomar un vaso de agua en una salita donde el anciano estaba viendo en el televisor un programa de esos del corazón que dan por las tardes. El convento es enorme. Tiene capacidad para cincuenta frailes. La comunidad actual es de cinco. Le suben a la celda que va a ocupar. Consta de un cuarto dormitorio y un baño privado. Todo recién reformado y muy confortable. Se ve que manejan dinero. El Hermano anciano le enseña el oratorio de la comunidad. El mobiliario litúrgico es moderno y feo. No hay bancas ni reclinatorios. Su puesto lo ocupan unos grandes butacones. Hay un altar de madera y un sagrario del mismo material. En una esquina, la talla de la Virgen, y a sus pies un jarrón con flores de plástico.

A continuación es llevado ante el Prior. Entran en su celda. El olor a tabaco es insoportable. Más allá de la puerta del dormitorio se ve una cama sin hacer, y varias prendas tiradas por el suelo. A la hora de Vísperas se dirige al oratorio. Son molestas las voces que van dando los frailes camino del rezo. Todos entran al oratorio y, sin hacer genuflexión, se sientan en sus butacas. Ninguno se ha puesto el hábito (sólo verá puesto el hábito al Hermano anciano cuando pasa el cepillo durante las ofrendas de la Misa). Todos llevan zapatillas de andar por casa. Las Vísperas se rezan sentados. En quince minutos han terminado. Ni un sólo salmo cantado. A continuación sigue una de las dos horas preceptivas de oración mental que disponen sus Constituciones. Suena el teléfono. Uno se levanta. Ya no regresará. Otro se queda dormido. Otro se marcha también. Al final terminan la hora de oración el joven (que obviamente no está acostumbrado a un período de oración tan largo) y dos frailes más que, cruzados de brazos y piernas, parecen ensimismados. El joven se siente algo decaído, insatisfecho, decepcionado. Caminando por el claustro superior encuentra la puerta del antiguo coro alto. Allí un gran crucifijo preside desde la barandilla que da a la nave principal de la iglesia conventual. Al fondo del coro, bastantes imágenes de Santos de la Orden acumulando polvo. Entre ellas una de la Fundadora. Parécele al joven triste. Está sucia, así que dice limpiarla, y junto a ella se queda absorto en sus pensamientos. La felicidad que debiera experimentar se ha tornado en confusión.

Pasado el tiempo baja al refectorio para la cena. El Prior bendice y se sientan. No están todos los Hermanos. Van llegando a cuenta gotas. La comida es hablada. En la cocina una señora calienta las bandejas que son depositadas en un carrito. Cada uno se sirve de ahí. Al joven le extraña que no se haya leído ni siquiera un pasaje del Evangelio o del santo del día. Los frailes se dedican a contar “batallitas” de tiempos antiguos y cotilleos de la diócesis. Terminada la cena el Prior y otros comienzan a fumar. Es el momento de los licores. El panorama es deprimente. El joven se percata de que el pequeño cuadro de una de las paredes, tiene la imagen de Juan Pablo II. Es triste que ninguno se hubiera percatado o puesto manos a la obra para poner la imagen de Benedicto XVI. Levantados se dirigen a una de las dos recreaciones preceptivas de las Constituciones. ¿Otra vez a hablar después de una comida hablada de cuarenta y cinco minutos? Esto no tiene mucho sentido. Pero no. Resulta que la recreación consiste en subir a la sala donde está un enorme televisor, regalo de un benefactor, le dicen. Allí, cada uno en su butaca, fija sus ojos en la pantalla de la televisión. Otros leen los périódicos. ¿Y a qué hora son las Completas?, pregunta el joven. Respuesta: cada uno las hace individualmente. El joven está consternado. Le han atosigado con numerosos libros sobre el espíritu de oración, la necesidad de constituir comunidades orantes… hasta le dijeron que la Orden sin la oración no era nada. Pero la realidad es distinta. No se predica con el ejemplo sino de boquilla. Pero lo que más le duele es el ninguneo que le han hecho a la Virgen. La Virgen que tanta importancia tiene en la Orden, siendo una de sus señas de identidad. No hay ningún acto especial hacia ella. Ninguna muestra de amor externa. Eso queda relegado a la iniciativa personal, le dicen. Además, ellos ya han rezado el Angelus al terminar Vísperas.

A la mañana siguiente comienza el día con el rezo de Laudes. Todo rápido y atolondrado. Después la primera hora de oración. Lo mismo de ayer. Comienza el goteo de salida. Que si tocan el timbre, que si uno tiene Misa en la iglesia, que si otro baja a preparar la mesa del desayuno… El ambiente no es nada edificante. La mañana la pasa solo. Menos mal que tiene acceso a la biblioteca. Allí se recrea con la lectura de los clásicos de la espiritualidad de la Orden. También lee las crónicas antiguas de los conventos, los pensamientos de innumerables Siervos de Dios de la Orden, el vademécum para novicios, los consejos para la guarda de la vida regular, los oficios propios para el culto de la Virgen María… todo es letra muerta. Nada de lo que allí lee tiene puesta práctica alguna en esa casa. Catorce días más le confirman en que: “para vivir así, mejor me quedo en mi casa”.

Catorce largos días en los que comprueba que algunos frailes pasan más tiempo delante del ordenador que en el oratorio. Sentados viendo la televisión que compartiendo auténticamente en comunidad. Tampoco trabajan en las labores de la casa, ya que tienen gente de servicio para todo. Salen y entran constantemente del convento, pues dicen que las tareas apostólicas son numerosas. Cosa rara ya que en los ideales de la fundación de la Orden está la exigencia de vivir una vida más ordenada, regular y contemplativa. Es chocante comprobar cómo a los seglares que acuden al convento para oír charlas, se les machaca constantemente hablando de la oración y la contemplación, trayendo de la ceca a la meca textos de maestros de vida espiritual de la Orden. ¿Por qué exigen a los demás lo que ellos no cumplen? Ni un solo detalle, ni un solo esfuerzo, ni tiempo alguno invertido en preparar y dignificar las acciones litúrgicas. Reina la ley del mínimo esfuerzo. Del mínimo gasto para la sacristía, y sus objetos y ornamentos. Nada. Parece que prima el gasto en ordenadores, aires acondicionados y ventiladores. También hay que tener en cuenta que una portera, una cocinera y una señora de la limpieza deben suponer un gasto importante. Por ello no debe ser posible comprar casullas y deben utilizarse las desgastadas aquellas que se compraron en los años setenta. Por que ésas son. Al cerrar la iglesia conventual por la tarde, el Hermano anciano recoje las monedas de los limosneros y de las cajas de velas eléctricas.

En fin, esta experiencia supuso un palo fuerte para ese joven ilusionado. Aún así, en su ingenuidad, creía posible lo que el Provincial tantas veces le había dicho: “Puedes vivir tu fidelidad a título personal, sin depender de los demás, ni fijarte en lo que hacen o dejan de hacer”. Vamos, que este personaje lo estaba poco más que invitando a hacer una vida de ermitaño. A ser el “bicho raro”, el “carca del convento”. Resulta que aspirar a una vida religiosa efectivamente pobre, sencilla, orante, mariana y fiel a la Iglesia, constituía más que una señal de vocación, un problema. El joven resultaba ya molesto manifestando estos deseos, incluso aún cuando se basaba en los propios escritos de la tradición de la Orden y en el Magisterio sobre la vida consagrada. Bien claro se lo hicieron ver cuándo le aclararon que eso de la Adoración Eucarística hacía años que no se realizaba ni en los oratorios internos de las comunidades, ni en sus iglesias conventuales. Salvo casos de frailes ancianos a los que habían permitido seguir con esa práctica “preconciliar”. O esa pérfida insinuación que le hicieron de que en la mayoría de los casos, los que querían vestir el hábito religioso, eran homosexuales encubiertos. Esto es, si declarabas que deseabas vestirlo, estabas a la vez saliendo del armario. Esta jabalina se lanza con mucha destreza para hacer daño.
Algunos meses más siguió con la decisión de ingresar a esa Orden. Finalmente se dio cuenta de que viviría una mentira si así lo hacía. Si entraba a la vida religiosa era para servir a Dios y a la Iglesia en fraternidad auténtica. Un solo corazón, una sola mente, una sola alma, unos idénticos ideales. Vivir en un convento donde, al margen de las legítimas diferencias personales, se respiraba un distanciamiento tan grande entre los frailes, y respecto a la Iglesia, no era bueno ni deseable. Si entraba en la vida religiosa era para ser santo. Ésta era su meta. La mediocridad no figuraba en su proyecto de vida. Nada de lo que había leído en los libros tenía viso alguno de realidad, ni intención alguna de llevarse a cabo. Parecían los frailes abatidos, resentidos, puesto que hablaban de manera hiriente contra el pasado de la Orden y el presente de la Iglesia, secos espiritualmente. Por descontado que también conoció santos religiosos, que sufrían mucho por la situación y expresaban al joven sus temores, ya que habían visto con sus propios ojos el extravío y el dolor de aquellos que habían intentado permanecer fieles, simplemente fieles, a lo que habían recibido por tradición. Fieles a la Fundadora, que se eleva como paradigma del que nada contracorriente y desea ser santa en un ambiente que lucha por impedírselo. Fieles a la Iglesia Católica y al Papa.

Felizmente desistió de su idea, y gracias a Dios, en el blog encontró una comunidad donde realizarse. Bendito sea Dios.

Esta experiencia por supuesto es parcial y no es universalizable. Sin embargo, tampoco es nada extraordinaria. La desilusión que muchos jóvenes generosos sufren al acercarse a la realidad de la vida religiosa es el pan nuestro de cada día en la Iglesia. Animo a los que han padecido a estos religiosos “tope modernos y progresistas”, a contarnos sus experiencias en los comentarios de esta entrada. Yo he omitido a qué Orden nos estábamos refiriendo, aunque pistas hay para descubrirla. Y los que pertenecéis a ella, no os quejéis de la sequía vocacional, ya que no ofrecéis más que mediocridad. No sois ni fríos ni calientes. Dad testimonio, enmendaos de vuestros errores y aprended humildemente de los que han permanecido fieles. No tenéis derecho a desparramar cuatrocientos años de herencia. A Dios gracias, hay Provincias que se han mantenido firmes… y así de bien les va. No es tarde.

45 comentarios:

Anónimo dijo...

HOLA SOY DE SANTIAGO DE CHILE Y ME ENCANTO TU PUBLICACION PERO DI EL NOMBRE DE LA COMUNIDAD!!! JAJA DESPUES DE TODO NO ES UNA MENTIRAA O POR ULTIMO MANDAMELA SECRETAMENTE EN UN MAIL FICHO_CALLAS@HOTMAIL.COM
AMI TAMBIEN ME PASO ALGO SIMILIAR ALOMEJOR MAS ADELANTE CONTARE AA Y SI TIENES ALGO DE LA CARTUJA DE ARGENTINA ME ENTANTARIA K LO PUBLICARAS YA K ESA ORDEN ME TIENE MUY CAUTIVADO. SALUDOS K ESTES MUY BIEN

Fray Luis dijo...

Paz y Bien!!!
A decir verdad, lo que he leido y espero que muchos lo hagan también, es verdad pura. Hoy en día los que nos hemos consagrado a Dios, buscamos entregarnos por entero a su Reino, es una pena que haya comunidades religiosas que han perdido el norte de cual es su forma de vivir.
Los jóvenes que hoy se plantean una forma de vida consagrada, no quieren vivir aburguesados, sin nada que hacer, queremos estar plenamente entregados por entero a servir a Cristo en nuestros Hermanos los Pobres, viviendo una vida coherente, una vida de oración rica, una vida fraterna gozoza.
Doy gracias a Dios por este blog, se que son muchos los jóvenes que lo miran, lo leen, y se cuestionan una forma de vida más radical.

Anónimo dijo...

Me agradò Mucho este comentario, pues no hay que tapar el sol con un dedo, esto es real. Hoy dia soy religioso, pero tambien como ese Joven Busque y toque puertas en numerosos conventos u ordenes Religiosas, en unos me exigian cuotas de dinero mensuales y la verdad soy pobre, trabajaba y estudiaba en la universidad pero si ingresaba a la congregacion pues ya no tenia otro medio de entradas economicas, entonces como pretendian ellos que podia yo costearme mi ingreso a su orden? ese fue un caso, luego en otra orden encontre lujos, comidas lujosas, superiores autoritarios, religiosos vistiendo ropas de marcas reconocidas, homosexualismo, en fin hasta expresiones como estas "Si quieres ser como nosotros tendras que comer primero Sardina para llegar un dia a comer Mariscos" es decir si un dia queria tener todo lo que ellos tenian(Ropa, chequera,coche,casas, poder etc..) tenia que humillarme, ser un postulante, pasar por las etapa de formacion, y despues de largos años de inferioridad llegaria con el tiempo a ser un religioso sacerdote con votos solemnes y asi alcanzaria la fama el poder que ellos tenian... que tal? Hoy me alegro de esta pagina, por que veo tantas comunidades nacientes, que quieren algo distinto, algo totalmente diferente a lo que son y tienen estas ordenes religiosas, hay que admirar a estas comunidades nuevas pues en estos tiempos les toca trabajar con las uñas para conseguir el pan de cada dia, quieren vivir como los fundadores de estas ordenes y como sus primeros hermanos, la auntentica pobreza y la auntentica vida en comunidad.. Pero que pasa, son criticados y muchas veces menospreciados por el mismo clero Diocesano, que sienten que les son una sombra para ellos o que les cuestionan sus vidas.. Gracias por esta pagina web, soy un fiel admirador de ella, a diario la estoy observando.. y gracias por este comentario. "El que tenga ojos que vea y el que tenga oidos que oiga" existe un sabio refran, "Al que le caiga el guante, que se lo chante" Un gran abrazo y una vez mas gracias.

lucy dijo...

Gracias por tu blog a mi también me ha sido de mucha utilidad. Definitivamente me identifico con la experiencia de este joven, yo tambien quería dar mi vida a Dios, pero uno se topa con cada congregación que desmotiva.
Te pediría que tambien ingresaras a las Religiosas de la Cruz del Sagrado Corazón de Jesús (estas si son monjas de verdad, con adoración eucarística perpetua de día y de noche; cuando uno está en sus conventos y especialmente cuando se hace la adoración nocturna se siente tan fuerte y viva la presencia de Dios que casi mira uno a los ángeles en adoración ¡en verdad, no miento!)son de la espiritualidad de la cruz y su fundadora:Concepción Cabrera de Armida, mística mexicana. Gracias por tu blog y que Dios te siga bendiciendo.

Valvanera dijo...

Hace tiempo que leo su blog, no sé si he comentado. Esta entrada me parece muy importante y me ha impactado su contenido. A Dios gracias el joven encontró su orden religiosa, hubiera sido una desdicha que su semilla de santidd no fructificara en un entorno adecuado.

Es cierto que escasean las vocaciones pero no debe importar el número si hay mediocridad sino la calidad de las mismas y la perseverancia en la oración.

Un saludo y enhorabuena por su blog.

Leandro dijo...

La historia que narras me ha traído a la memoria mi experiencia pasada: Con diecisiete años ingresé en una orden, con la única ilusión de dar mi vida por Cristo, en alabanza, silencio , pobreza, obedencia, adoración... Aún recuerdo las palabras del Padre Maestro: "si quieres quedarte aquí tienes que pasar por el colador" es decir aceptar la mediocridad y el relajamiento de sus vidas, ser como ellos. Sufrí mucho, le había prometido a Dios entregarle hasta mi último pensamiento... darle toda mi vida, en esa orden... pero orando, y pensando con frialdad, por la salvación de mi alma decidí abandonar ese monasterio. Ingresé en el seminario, recibí el don del orden sacerdotal y me encuentro feliz, intentando ser siempre fiel a Cristo. Han pasado ya 16 años desde que abandoné el monasterio.
Conservo en mi corazón un amor muy grande por la vida religiosa verdadera. Por eso soy un gran lector de su blog. Le estoy muy agradecido y sobre todo de ver como el Espíritu Santo sigue suscitando a hombres y a mujeres a con diferentes carismas a vivir en ofrenda de Jesucristo.
Que la Virgen María bendiga este blog y a sus lectores, esperando que surgan nuevas vocaciones capaces de renovar la existencia del hombre. Muchas gracias.

Javier dijo...

Leandro, me ha conmovido tu testimonio. Al leer "le había prometido a Dios entregarle hasta mi último pensamiento... darle toda mi vida", me imagino el dolor del alma que debió producirte la situación de tu monasterio. El que no fuera aquel el lugar que Dios exige que sea para santificarse. Gracias a Él, no saliste rebotado y ahora le sirves a Él y a su Iglesia en el sacerdocio. Es hermoso. Gracias.

Anónimo dijo...

¡LA PAZ DE CRISTO!

YO SOY UNO DE ESOS NUEVO HERMANOS QUE CONFORMAN UN NUEVA COMUNIDAD MONASTICA DE VIDA SIMPLE Y SENCILLA, BAJO EL AMPARO DE UN MONJE ERMITAÑO QUE ME FORMA NUESTRA COMUNIDAD SE DENOMINA "FRATERNIDAD MONASTICA SAN ELIAS" Y AL MISMO TIEMPO QUE HE VISTO LOS COMENTARIOS COMO RELIGIOSO DE UN COMUNIDAD PARA NADA CONOCIDA COMO LAS GRANDES ORDENES NOS MIRAN ESTOS MISMOS HERMANOS, CON RECELO Y DE MUY POCA MONTA POR EL MOMENTO VIVIMOS EN NUESTRAS CASAS PERSONALES Y TENEMOS UN PEQUEÑO LUGAR PAR MAS ADELANTE HABITAR AHI HA SIDO UNA DONACION MAS BIEN DICHO UN COMODATO, TENEMOS LOS PERMISOS DEL SEÑOR ARZOBISPO, PARA VIVIR ESTA VIDA CONTEMPLATIVA MONASTICA Y SEMI EREMITICA.

ALABO LAS NEVAS COMUNIDADES RELIGIOSAS QUE SI ESTA SSON APOSTOLICAS VAYAN POR EL CAMINO DE LA IGLESIA EN LA GUIA DEL CONCILIO VATICANO II Y PARA LAS COMUNIDADES DE AMERICA EN LO QUE DICEN LOS ENCUENTROS EPISCOPALES DE APARECIDA, MEDELLIN, PUEBLA ETC,

NECESITAMOS UNA IGLESIA QUE TODOS VERDADERAMENTE NOS SINTAMOS HERMANOS SIN HACER EXEPCIONES ENTRE CLERIGOS, RELIGIOSOS Y LAICOS, TODOS SOMOS HERMANOS POR CRISTO, Y TODOS MAS O MENOS PECADORES

UN ABRAZO Y QUE ESTE BLOG SIGA COLOCANDO VERDADERAMENTE LA REALIDAD DE COMUNIDADES QUE A VECES DEJAN MUCHO QUE DESEAR "LA VERDAD OS HARA LIBRE"

HNO JUAN FERNANDO DE LA CRUZ
MONJE

Anónimo dijo...

Buenas: esta entrada me atrapó por completo me senti muy identificado pero en un montón de detalles....actualmente me mantengo como laico viviendo en mi casa aún pero sigo buscando ese hermoso lugar en donde pueda vivir mi unión íntima con Jesús, dando especial tinte a la adoración al Santísimo, llamado dentro del llamado y sirviendo tmb en tareas apostólicas siendo Eucaristía viva....me llamo Damian y soy de Argentina si tienen algun lugar para recomendar en este hermoso país se los agradecería...muchas gracias por este blog un abrazo

Dami!

ASJ!

Anónimo dijo...

El Blog es una maravilla. Soy religiosa y vivo en una comunidad así de light. Es espantoso. Bendito sea Dios que el jóven enontró su lugar.

Anónimo dijo...

REALMENTE MUY BUENA PAGINA, DEBERIAS DE MANDARSELA A TODAS LAS PAGINA WEB DE LAS "GRANDES ORDENES" PARA QUE SE VEAN EN UN ESPEJO,CAMBIEN Y VUELVAN A SUS FUENTES,QUE DIRIAN LOS FUNDADORES SI VOLVERIAN A LA VIDA Y VER EN LO QUE SE HAN CONVERTIDO SUS CONVENTOS,DIOS QUIERA QUE RECAPACITEN.
SALUDOS DIOS TE BENDIGA.
SEBASTIAN
LIMA PERU

Mario Rovetto dijo...

Muy bueno el post.
Hay hermosas comunidades nuevas, fuertes, santas, nacientes y hay excelentes brotes verdes entre los ciejos troncos...los conozco y el espíritu sopla donde quiere; incluso en viejos conventos y en órdenes "modernizadas al consumo".
Pero el Espíritu sigue soplando creando nuevas fraternidades y santificando viejas órdenes.

Un abrazo en Cristo.
Le ruego de cualquier nueva comunidad me avise para postearla en mi blog http;//hesiquia.wordpress.com

Luis dijo...

Ave Maria!
Herman@s

¡Estos comentarios me han dejado con la boca abierta, yo siempre pensé que yo era el inadaptado en el convento! “Bueno, eso es lo que me hacían creer”; pero, estos comentarios me han hecho recapacitar de que yo no esta mal; sino la Orden, por un extrema relajación…

Muchas Gracias por este sitio Web!!!

Anónimo dijo...

la verdad, es que es posible que existan comunidades como esta y otras peores... pero debemos orar mucho, para que el Espiritu Santo siga inspirando a nuevos santos con una vision "diferente" de la vida religiosa. digo diferente, porque parece ser que ahora lo normal sea "ser ligth" y lo diferente es seguir a N.S. Jesucristo de modo mas radical...ES UNA PENA.
Si bien yo ya me encuentro en una Orden Religiosa que se mantiene observante, he conversado con algun amigo, y me ha dicho que en Chile es muy dificil fundar un instituto "como Dios manda", porque para la conferencia episcopal, estas cosas no son mas que caprichos... y si alguno se le llega a ocurrir formar algo, así tradicional, es tachado de "momio", "anticuado", tonto, caprichoso,mistico falso (o loco entusiasta) etc... y ni se le ocurra decir que le gustaría llevar hábito, porque el escandalo sería del tamaño de un buque.
yo creo que en Chile, hay muchos hombres y mujeres dispuestos a dejar todo por Cristo, consagrandose como religiosos o sacerdotes al modo tradicional, viviendo austeramente y siendo fieles a lo que la iglesia nos pide... a mi mucho me gustaría que Cristo reine en los corazones y predicar su evangelio en los lugares mas dificiles, donde las sectas se estan llevando a los fieles cristianos amparados, y porque no decirlo, auspiciados por esta burguesia de algunos religiosos.
yo creo que es necesario hacer algo.

saludos desde Chile,
cristian o.

Dan dijo...

Que interesante esta hisotria!

Me recordo mucho a la mia, aunque no fue en la vida religiosa sino en el clero secular.

La vida del semimario fue larga y dura, muchisima mediocridad, excusas para todo, explicacion psicologica para aquellos que manifiestan su atraccion a la tradicion. Pero falsamente creia que aguantando se salia de la cosa. Pensaba que una vez sacerdote haria aquello que estaba bien y ya no me importaria nada mas.

Con todo fui ordenado sacerdote. Mis primeros años logre mantener mi identidad, usar sotana, mantener muchisimo cuidado en la liturgia, y la doctrina. Pero lentamente fui cediendo, me fue preocupando mas lo que decian de mi (se pueden imaginar), fui debil y casi perdi la fe.

Despues de 5 años deje el sacerdocio y cambie de vida. Años han pasado desde entonces, ya soy mucho mayor. Luego encontre la tradicion que tanto pense que no existia o que era imposible. Descubri la Misa tridentina, la espiritualidad de siempre.

Como digo, ya soy mayor, pero la vocacion no se extingue, no se muere si es verdadera. Hoy trato de vivir mi consagracion solitariamente y vivir lo mejor que puedo mi consagracion personal. A los casi 50 años ya no hay muchas opciones.

Por eso digo a los jovenes, busca! no te quedes en un instituto si acaso "algo no te cierra". Como el joven de la historia. Dios habla a traves de signos, y hay que escucharlos cuando es el tiempo!

En Cristo y Maria Inmaculada.

Mario Rovetto dijo...

Hola Amigos:
Les mando este Sermón, de un Abad nuevo, en una orden antigua. Es para apoyar la tesis de que lo nuevo se está manifestando y que el espíritu está soplando en todas partes.

Esta en: http://hesiquia.wordpress.com/2009/06/23/el-sermon-del-nuevo-abad

saludos en Cristo!

gerardo y marta dijo...

Es muy triste que se viva en Comunidades Religiosas de esa forma, es cierto. Sin embargo, me parece que más triste aún y peor, es la situación de los "santos religiosos, que sufrían mucho por la situación". Clemente VIII decía: "Pruébenme que un Religioso ha vivido fielmente su Regla, y no necesito Milagros para Canonizarlo". La infidelidad de miles de religiosos y de millones de laicos, no es más poderosa que aquella Palabra de Dios a S. Pablo: "Mi Gracia te basta". Por eso no me parece que sea "feliz" la decisión de irse. Como tampoco los otros religiosos dejarse invadir por el “temor”. Yo no convierto a las almas, esos "santos religiosos que teóricamente sufren al ver a sus hermanos", no convierten a esos hermanos. Es Dios quien lo hace. Pero Dios Quiere que colaboremos en esa tarea, como S. Pablo que decía "Completo en mi carne lo que falta a las Tribulaciones de Cristo, en favor de Su cuerpo, que es la Iglesia". Parece que nos alegramos de que el joven se haya vuelto para la casa. Siguiendo el razonamiento, entonces debemos alegrarnos de que miles de hermanos abandonen la Fe Católica, porque ya son muchos miles más de bautizados los que no la viven según deberían. Cuando S. Vicente de Paúl debió vivir en casa de unos calvinistas porque no tenía lugar en su nueva Parroquia, nunca se sentó a la mesa a reprenderlos de error y herejía. Vivió fielmente su Sacerdocio, hasta el punto que su ejemplo alcanzó para aquella gente la Conversión e incluso, unos de los niños de la familia fue luego Sacerdote. El mundo vive un momento de decisión crítico. Nosotros decimos que creemos y que somos fieles. Bueno, la respuesta entonces, de nuestro Amor a Dios, y a los hermanos, incluidos los “infieles”, no es salir corriendo.

Un abrazo en Jesús y María.

Mario Rovetto dijo...

Excelente Gerardo y Marta.
Pienso de igual modo.
La propia fidelidad es toda una obra y sirve a los demás. Sacarnos la propia viga, solo eso.

Anónimo dijo...

desde afuera es muy fácil opinar... me siento muy identificado con la experiencia del joven, tambien viví como seminarista en una congregación que tiene muy poco de vida religiosa y ha sido una experiencia decepcionante. Admiro a los que siguen en esas "comunidades" acomodándose, haciendo carrera y buscando en que comunidad se genera más dinero para tener el mejor auto etc.
hoy por hoy estoy pasando el trago amargo para retomar mi ideal de vida religiosa y feliz de saber que existen comunidades como estas pues solo una comunidad que sigue a Jesucristo hace posible su presencia en el mundo de hoy.

"Al cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios".

Anónimo dijo...

Si yo estuviera en su lugar me habría ido a otra comunidad donde se viviera fielmente ese carisma. Y eso es lo que me temo que voy a tener que hacer si mi vocación es cierta. Creo que Dios me llama a una orden tradicional pero me desgarra ver que mientras las comunidades de España me echan para atrás, las de otros países si me atraen y confirman. Estoy hecho un lío pero ya me veo emigrante para poder entrar en una comunidad que viva lo que yo llamo las tres C: Católica Doctrina, Católicos Sacramentos y Católica Vivencia. Pero ante todo y por encima de todo, "hágase Tú voluntad en la tierra como en el cielo".

Pedro dijo...

Gracias por este magnifico blog,a todos nos ayuda.Fui durante 13 años,religioso en una congregación religiosa de reciente fundación.No sé si era por la falta de formación de los hermanos,pero la vida comunitaria brillaba por su ausencia,cada cual iba por su camino,ademas las comunidades eran muy reducidas,alguna veces eramos solo 2 hermanos,fijaos si no se esta unidos.Yo pasé por la experiencia mas traumatica de mi vida,y ello derivó en mi salida de la congregación.Mi superior tenía problemas de alcoholismo,y en la comunidad eramos el y yo.Pasé por un verdadero calvario.Hace 6 años me marché de la congregación,pero sigo sintiendo la llamada de Dios.

Anónimo dijo...

+JMJ

Hola,
Yo no se quienes son ni porque me tope con este sitio, pero le doy gracias a Dios por haber visto lo que hay aqui. Estoy sumamente impresionada. A mi me paso lo mismo que este joven, la orden a la cual yo iba a ingresar de Monja paso por mas a menos los mismos cambios que donde el iba a entrar. Siento que hasta era la misma orden. Yo estaba a tres semanas de entrar como Monja, pero Jesus dijo- NO, alli no. Todavia estoy en el mundo mas de tres años despues buscando donde me esta llamando el Señor. Gracias por tener este sitio de internet. Que Dios los bendiga y pido sus oraciones para encontrar mi "lugar".

Su hermana en Cristo,
A.Sedano

Anónimo dijo...

Me encanta esta página, desde hace tiempo soy lector asiduo de ella.

Estoy de acuerdo con lo que dice el artículo, desafortunadamente, también pude constatar que lo dicho es cierto.

Estuve poco tiempo en una comunidad "de las grandes" cuyo fundador llevó una vida ejemplar de entrega y esto me llevó a pensar que el estilo de vida sería asi.

Aquella comunidad, como muchas de ahora, se enfoca a los que sufren de pobreza material, y aunque se supone que se debe anunciar la buena nueva, esto no sucede con frecuencia, atiende lo material más que lo espiritual, lo que da la impresion de que ahi se forman "misioneros sacerdotes", más que "sacerdotes misioneros".

Sali por conviccion propia luego de ver que únicamente se enfocan a atender lo material, con proyectos ambiciosos y exitosos.

Debo decir que a pesar del poco tiempo de estar ahi, fue una experiencia que ha cambiado mi vida y donde pude constatar que deseo entregarme más a Dios.

Al compartir estas ideas con otros jovenes en situaciones similares, puedo ver que hacen falta comunidades que atiendan otro tipo de necesidades. Ya hay muchas comunidades para los pobres.

La realidad nos muestra que hay necesidades tan apremiantes en este tiempo: la atencion de la juventud, la atención psicológica, la atención de gente con problemas de homosexualidad, etc.

Me ha sido dificil encontrar una comunidad cuyo apostolado se enfoque a estas necesidades, ojalá pueda encontrarla aqui.


Bendiciones para todos

Anónimo dijo...

Al leer estas líneas recordé como pude haber perdido el fervor por lo que pensé que era mi vocación. Me topé con dos paredes y sigue en mi el fantasma de no saber si Dios me disuadió o simplemente me ahogé en mis prejuicios.

Me gustaría comentar mi historia y conocer su punto de vista y así terminar con un capítulo que simplemente no he podido cerrar.

joergmx@hotmail.com

gerardo maria castro panizza dijo...

Gracias por esta entrada. Todos tenemos que estar muy atentos a esto hoy más que nunca.

Es claro que buena parte de la iglesia católica es letra muerta.

Ahora.. también hay que estar atento a no quedarse en las formas. He leído que en el texto se le da importancia excesiva a algunas formalidades no cumplidas; según mi óptica, con todo respeto. Recordemos siempre que el Espíritu sopla donde quiere.

Gracias nuevamente.

Marta dijo...

Dios mio, que han hecho con la obra de Dios? Q horror! Así está la Orden Carmelita, q muxo q se quejan de que son los olvidados pero ellos mismos son los que se han olvidado del Señor, de Su Obra, de María.. Pero tengo que decir una cosa, el joven tenía que haber hecho o dicho algo. No puedo creer q viera eso y se fuera tal cual. Yo no podría hacer eso, me mataria saber q Jesús agoniza x la tibieza, el abandono y el desamor d esos Frailes. Me parece un egoismo atroz x parte de ellos pero tambien por parte de él. Poco amor a Jesús tiene si vió eso y no hizo nada. Triste.

Anónimo dijo...

Somos humanos y somos débiles. las comunidades deben ser motivantes para ayudar a la perseverancia y no tentaciones para la caída. Es mejor no ingresar en esta clase de congregaciones secularizadas y éste es consejo de los grandes maestros de vida espiritual. Y en efecto,parece que se trata de los carmelitas descalzos aunque eso da igual. Todos andan parecido y no me extraña...

Anónimo dijo...

ANONIMO...
CONOZCO TAMBIEN DE ESTAS EXPERIENCIAS VIVIDAS QUE LASTIMA LO QUE NOSOTROS LOS HOMBRES HEMOS HECHO CON LA OBRA DE DIOS POR FAVOR ENVIEN INFORMACION DE UNA COMUNIDAD CON CARISMA SENCILLO QUE ESTE RADICADA EN COLOMBAI.
Y NO SEAMOS SEGUIDORES DE HOMBRES SINO DE CRISTO.

Anónimo dijo...

Hola yo conozco muchas gente que se mete a los conventos o comunidades y salen por cosas como estas lo mas grave es que salen con cosas peores con lastimaduras mas fuertes de lo que ya tenian un ambiente en el que no hay la mas minima caridad. Despues ocupan ayuda psicologica yo vivi esto con una hermana mia y eso me duele mucho... Yo siento un llamdo a la vida religiosa pero a veces esto me da miedo yo visite un convento de vida contemplativa y para que les cuento se comenzaron a salir las monjas de alli ademas que todas tenian cara de sufriento yo no comprendo esto a veces prefiero quedarme en mi casa y llevar una vida de monja en ella..."El que vive en el mundo debe parecerse al monje"

Anónimo dijo...

Hola, soy un joven con inquietuds vocacionales fuertes y creo en la vida religiosa como forma de entrega y santificación y a pesar de no haber escrito esta historia, si me pasó casi exactamente lo mismo, gracias a este blog he ido conociendo congregaciones y religiosos que sí desean entregarse y vivir su consagración como debe ser. Gracias por esta publicacion, me he identificado mucho con ella. Un abrazo desde Puerto Rico.

Pepe dijo...

Estimados amigos en Cristo, no sé de que os sorprendéis. A lo largo de la Historia, cuanta más oscuridad había, las luces de la santidad mas brillaban. Desde el minuto cero siempre han habido problemas de esta índole, porque el hombre es débil.

Un ejemplo claro es como el Cristo de San Damian exhortó al Poverello (San Francisco de Asís) que reconstruyera a su Iglesia. Eso para mí es significativo, porque eso de que cualquier tiempo pasado fue mejor, es una falacia. El hombre para lo bueno y lo malo siempre ha sido igual. Inclinado hacia el mal, pero con las gracias y ayudas del Cielo para obrar el bien. Y la Iglesia, como barca de San Pedro, impertérrita ante marejadas y oleadas.

Desgraciadamante, el enemigo siempre ha estado al quite para confudir a los laicos(recordemos tantas relajaciones monásticas)fomentando la Apostasía, sectas, el protestantismo, la blasfemia, burla,etc etc etc (el humo negro, recordando las palabras de Pablo VI).

Las refundaciones de las Ordenes que a lo largo de los siglos se han producido ( incluyendo las nuevas Ordenes Consagradas y Laicas) han sido la respuesta del Espíritu Santo, que nos ha ido exhortando a través de los siglos y sus diferentes circunstancias, al camino de Santidad tanto para los bautizados, como para nuestros hermanos aun no llamados.

Santa Brígida al igual que otro Santos con revelaciones, critica duramente a los seglares que obran mal y crean escándalo. Estos hermanos(los Consagrados) tienen privilegios pero una gran responsabilidad, por lo que debemos rezar por ellos y pedir misericordia a Dios.

Y nombro a Santa Brígida, porque en sus oraciones de 12 años donde se honra la Pasión de Cristo, en la sexta oración sobre la Crucifixión, cito textualmente: " como expiación de todas las heridas contra los votos y normas dentro de las Órdenes. Y ella es una Santa del siglo XIII... nihil novi sub sole, no creéis?

Recemos siempre por todos los Consagrados, especialmente los Sacerdotes.

Ya que como dice el dicho, atribuido a un Cardenal ante los deseos de Napoleón de destruir al Vaticano y por ende, a la Iglesia, "ni nosotros mismos, a lo largo de los siglos, ni nosotros mismos hemos podido destruir la Iglesia". Desconozco la veracidad de esta popular frase, pero desde luego ilustra muy bien todos los errores del Clero, pero la Iglesia siempre es SANTA.

Y por último, y siento haberme extendido tanto, de los religiosos digamos relajados y alejados (dejemoslo así) hay muchos fervientes y santos. Su carrera ministerial, es de fondo,porque es de toda una vida. Por eso, recemos por ellos!

De un laico.
Por cierto, Bendito Blog el de las Divinas Vocaciones Religiosas, gran labor :)

Beduino dijo...

En España, son magníficos y santísimos los monasterios de clausura de las carmelitas descalzas de la Madre Maravillas, canonizada hace unos años. Hacen la misma vida que los conventos de Santa Teresa y además están integradas en la Orden.
Para varones, aunque no los conozco profundamente, tienen muy buena pinta los de la Fraternidad de Cristo Sacerdote y Santa María Reina. Son monjes y viven en Toledo y tienen una liturgia cuidada y tradicional. Cantan las horas en el coro de su histórica iglesia. Se acaban de ordenar los primeros.

Anónimo dijo...

Sobre este tema yo tengo una amiga que le pasó un caso parecido. Ella quería ser monja carmelita descalza y esa era toda su ilusión desde muy joven. Le costó entrar mucho en el monaterio y cuando por fín lo logró se encontró una comunidad divida en dos bandos: la actual priora que llevaba años mandando y haciendo lo que quería y otra religiosa -que resultó ser su hermana carnal, que tenía sus propias seguidoras, contrarias al estilo de la priora. En la comunidad había rencillas, envidias y hasta tuvieron que ingresar a alguna hermana en el psiquiátrico. La priora -según testimonio de las hermanas- andaba más preocupada de dar de comer al gato que a las monjas... En fin, que mi amiga puso los ojos en Cristo, puso amor donde no hay amor, se convenció que ese era el lugar para ser Santa, aceptó amar a cada una como era, y no se escandalizó de los fallos de los otros. Escribió: "la santidad consiste en soportarse uno así mismo y aceptar a los demás como son"... En fin, que hizo de la necesidad virtud y hoy es una SANTA, ¿su nombre? Ya lo habrás adivinado: Santa Teresita del Niño Jesús. Os invito a leer Historia de una alma, manuscrito C. Una joya de caridad fraterna.

Lector asombrado dijo...

Jesuitas, franciscanos, carmelitas... esas grandes órdenes tienen todas las bendiciones y aprobaciones de la Iglesia. ¿No será que es usted el que no simpatiza con el estilo de vida religiosas que quiere la Iglesia?

Anónimo dijo...

Si es por encontrar malos religiosos dentro y fuera de los Monasterios,los hubo siempre,porque, tanto la bondad como la maldad son inherentes a la naturaleza humana.Destaquemos también que esos lugares dieron a la humanidad los más grandes Santos Místicos y Doctores de la Iglesia. La cuestión no es irse,es quedarse para cambiar las cosas como lo hizo Santa Teresa de Avila,San Juan de la Cruz, San Francisco de sales, Santa Teresita,Teresa de Calcuta,y no puedo nombrarlos a todos por razones obvias. Es bueno expresarse,también es maravilloso tratar de hacer la diferencia, siempre con los carismas que nos conceda Dios Nuestro Señor,Al Cual pido vocaciones siempre.Soy laica quisiera ser religiosa de clausura pero soy bastante mayor. Jesús y la Inmaculada,dispondrán.Grandes bendiciones para todos.

Anónimo dijo...

Escribo este mensaje esperando que alguien pueda leerlo (considerando que el último fue enviado hace un año)y pueda darme su opinión desde la fe y desde su experiencia. Pienso que se puede vivir la profundidad de la vida religiosa en el mundo.No sé si existe alguna congregación en Chile, de votos perpetuos o simples, en donde las religiosas vivan en comunidad,practicando la oración y todo lo referente a su estado, pero que salgan a trabajar fuera de sus comunidades, compartiendo el diario vivir de todas las personas, siendo ellas, una más,ya sea como profesoras o apoyando en alguna labor de servicio, pero usando el hábito como signo visible de la presencia de Dios en el mundo, participando en parroquias,saliendo de compras al supermercado, visitando a sus familias cuando sea necesario,tomando el metro o el colectivo, viviendo con sus propios sueldos y de esta manera estar disponibles para todos aquellos que no conocen a Dios, que no van a Misa y que si las ven se acercan para contar sus historias, para pedir la bendición, como si fuera Jesús quien va pasando por sus vidas. Estar para aquellos que necesitan de Él, pero no tienen la oportunidad de encontrarlo o no saben cómo hacerlo o no tienen tiempo. Una vida religiosa que muestre que quienes seguimos al Señor somos personas normales, así como Jesús se hizo parte de todos, para decirnos que podemos llegar a Dios tal como Él lo hizo, que el Reino es para todos, que Dios es parte de la vida del ser humano.Está en todo.
¿Existe esa forma de ser religiosa? porque es en esa forma en la que creo.

Pablo dijo...

Me paso lo mismo en un convento en santiago de chile. Fue en el 2010 y ahora con 38 años se me hace muy dificil entrar a alguno. Soy viejo me dicen. Alguien me podra ayudar?
Segosan@me.com

Anónimo dijo...

Casualidad me topé con este artículo y estoy totalmente deacuerdo. Soy mujer y aún no encontré mi sitio por lo mismo. Tengo dos carreras y demás pero lo más importante sobre mi vida espiritual e inquietud no les interesa, solo si trabajo, buena salud. Me encuentro con mucho relativismo, centradas en no perder su comodidad o miedos, rencillas, incluso pena por si siendo tan jóven. que ya no lo soy quiero ser monja. Ahora veo institutos nuevos donde se vive una vida de oración, trabajo y fraternidad verdadera entre ellas y los que se acercan pero se llenan.de jovencitas y veo la diferencia de edad. Ya voy perdiendo la confianza.
Gracias porque al leeros he visto que no soy rara.

Anónimo dijo...

Yo estuve en una comunidad religiosa durante 8 años. la verdad ahora solo ven titulos y se olvidan de la oracion, de la vida mariana y el habito.
Bueno creo que la oracion es basico y le habito porque sino solo son profesionales., la falta de caridad y lo peor todos parecen catedraticos. la vida de reglas solo lo viven en la formacion y noviciado de ahi nada. Ni hablar de los obispos y superiores. mejor silencio y orar por ellos

carmelita dijo...

hola, es una realidad innegable, pero mucho cuenta el estado personal de cada persona para seguir o dejar la comunidad mediocre asi que considero totalmente libre cualquiera de las opciones, oremos mucho estemos donde estemos y creo que debemos seguir la inspiracion que dios nos da luego de meditar y orar con el corazon, y mucho, pude leer todos los comentarios y todos tienen mucha razon, solo oremos hermanos por nuestra propia conversion.aqui en peru cabe decir que el carmelo teresiano lamentablemente esta en crisis, el carisma es bello pero aqui en peru lamentablemente estan caminando mal y lo digo porque me da pena las actuales vocaciones, que salen fisica y espiritualemte mal. oremos por ellos y espero que nuestro papa tome cartas en el asunto.

Anónimo dijo...

CUANDO NO HAY VOCACION Y CONVERSION NO HAY CONGREGACION QUE VALGA Y SASTIFAGA, A VECES NOS CREEMOS CONVERTIDOS QUIZAS NO BUSQUEN A CRISTO SINO UNA ZONA DE CONFORT, CUANDO SE ENFRENTEN CON UNA ENFERMEDAD TERMINAL Y HUMILLANTE PODRAN ENTENDER EL SACRIFICIO DE LA CRUZ Y EL CARTEL HUMILLANTE INRI, UN REY UN DIOS CRUCIFICADO, QUIZAS TENGAMOS QUE HACER UN CAMBIO IR A LA CONGREGACION Y AL AFRICA DE NUESTROS HOGARES, AHI ESTA CRISTO, QUE QUIERE QUE LO SIGAS Y SIRVAS SIN VACILAR, TENES QUE SER PROFETA EN TU CASA, NO DEJARLOS, BUSCAR UN TRABAJO Y EVANGELIZAR CON TU FORMA DE TRABAJAR, ALLI TAMBIEN TE HUMILLARAN Y RECUERDA A CRISTO.ESA ES LA CONGREGACION QUE DEBEN SEGUIR, IMITAR A CRISTO ASEMEJARSE A EL SER SANTOS EN EL LUGAR QUE ESTAN NO IMPORTA EL HABITO NI LA TUNICA, SINO SU INTERIOR, AL FIN NOS ENCONTRAMOS CARA A CARA CON NUESTRO DIOS, EL ES QUIEN JUZGA, NO USTEDES.

Anónimo dijo...

Hola, apenas leo tu pregunta y no se si aun tienes dudas.
Mas me llamo la atencion algunas caracteristicas que son propias (o al menos asi me parece) de las religiosas del instituto del verbo encarnado. Fueron fundadas en Argentina, asi que creo hay tambien en Chile

John Castro Macias dijo...

Lei este comentario, hace mucho tiempo atras, pero recien me atrevo a expresar mi criterio. Pues si sospecho que Orden sea. Tambien para agregar a este caso del joven el particular. Soy de Ecuador, aqui una Orden X (prefiero no decir cual) Quise entrar a sus puertas, pero no me permitieron (primero porque no podia por mi "discapacidad visual", no ver de una vista y la otra 50% menos con miopia y hace poco que volvi a intentar que ya por la edad (tengo 34) Ahi a veces no comprendo la Iglesia necesita vocaciones y se selecciona en este aspecto lo fisico cuando de todos es bien sabido que el tipo de elegimiento ha funcionado mal se han equivocado por los casos que todos sabemos que ha sufrido la Iglesia en los Ultimos años. Decepcionante en verdad que esto pase.

Si tengo una propuesta actualmente de un Instituto nativo que esta naciendo aca en mi Patria ya tiene por gracia de Dios aprobacion Diocesana, asi que si Dios permite estoy viendo para ingresar. Pero es penoso que una Orden religiosa, no todas no puedo decir todas que se tomen esos conceptos poco humanos y caritativos.

Anónimo dijo...

Hno Jonh soy una mujer con inquietud desde muy joven y me ha pasado lo mismo que a ti por la misma causas y se me va el tiempo, y eso que me comentan me ven con una gran fortaleza GaD que me la ha dado y demás pero les puede el salir de la rutina y confort como he leído en otro comentario.

Muchos Santos de hoy con esta "política" y si no se les hubiesen abierto puertas quizá no lo serían hoy y un gran ejm para nosotros hoy en día.
O vas casi como antiguamente con una especie de"la dote" o nada que hacer aunque valgas porque es el Señor el que llama y capacita.

Ejm, Madre Genoveba discapacitada, Stas del Carmelos enfermizas, Hno Rafael,ejm que nos dió nuestro Santo padre Juan Pablo II etcetc

Soy española, preparada universitaria y con expeiencia laboral fuertes y postivas donde pude ver a Xto sufriente, abandonado, desamparado o perdido, lo digo porque es lo primero que preguntan, cosa que me asombra,y la vida espiritual y mi relación y amistad con Jesús queda en otro plano? Pareciera solo una ONG?
Luego están los aacerdotes (hay que orar mucho por ellos) que te desaniman a un estilo u otro porque son menos activos y te recalcan el hacer y terminan estresados y te das cuenta que no se quedan con lo que les cuentas y no pueden ayudar porque tienen que estar en mil cosas a la vez, benditos sean pero no pueden y a mi me han hecho daño en cierto sentido, si no tienen tiempo de orar, aunque se quemen por Jesús,no tienen.tiempo.para esto.de las vocaciones puesto que dicen que qué más da, se sirve igual en el mundo y así se intenta pero si la llamada sigue a quién.hacmos caso a Dios o al hombre, y si no es pues bendita sea una pequeña experiencia, y luego los q te mirar sin conocerte y al saber que tienes algo de salud pero que puedes en vez de preguntar, ayudar a discernir, ver dónde podría ser se han llegado a reir. Cuando estaba bien casi me agobiaban pero lo dicho comentado por todos, lo que veía me era más una empresa,puro activismo, nada de equilibrio ong, o ancianas guardándose sus comodidades, o por miedos. Se de personas que con patologías mentales han entrado, solo miran lo físico, y la salud espiritual y mental? O sea si eres un burro de carga, fueete a simple vista porque la fortaleza es otra cosa si pueden aunque a la larga traen más problemas peeo dar una oportunidad y Si Sios llama eso se ve y ya, Dios no ve ni.piensa como nosotros. Así nos va, todo vale según conveniencia. Esa que iglesia es, qué queremos....,
Esa es mi experiencia, espero aún la promesa que Dios me hizo,"misericordia quiero y no sacrificios".
Si hay alguien que me pueda orientar ya que me quedé sin director de momento por asuntos de trabajo.
Esperemos querido Jonh poder así dar gloria al Señor, solo amarle y servirle en los pobres como El nos enseñó, dónde El quiera y como El quiera.

Hay mucha necesidad de e angelización y acompañar no solo.a niños y ancianos que son los más visibles, sino a toda persona, jóvenes, jóvenes adultos,mujeres,discapacitados con ansia de Dios....

Abrz en Xto.

John Castro Macias dijo...

Yo entre a esta pagina hace unos meses y lo que pense no se dio lastimosamente no entre no se que paso en la comunidad que iba a entrar los Franciscanos Reparadores Eucaristicos, nunca tuve contestacion de la Comunidad una fecha de entrada que habia pedido etc. Tal vez no era mi camino y ya dudo que entre alguna parte ya tengo 35 años recien cumplidos, discapacitado visual. Las Ordenes antiguas ven eso como un "peso", y las nuevas aqui hay pocas en Ecuador y las pocas que hay no siento que encasillo, creo que mejor (en eso estoy) buscar trabajo y dedicarme a Dios en la medida de mi tiempo libre. Lastimosamente lo digo con pena. Pero bueno al menos hice lo que pude intente hasta cuando pude. Al menos de corazon intente