148. Oasis de la Paz


La Comunidad Mariana Oasis de la Paz, es un Instituto Religioso de Derecho Diocesano fundado por el Sacerdote Pasionista P. Gianni Sgreva en 1985 (Italia). La comunidad es mixta, formada por hombres y mujeres célibes que se consagran a la oración de alabanza e intercesión por la paz del mundo, según el mensaje de Medjugorje.

Según relata el P. Gianni, fue la Santísima Virgen, por medio de la vidente Marija Pavlovic, quien requirió una nueva comunidad religiosa para la acogida del amor de Dios y de los hermanos en Cristo, la expiación de los pecados y la intercesión por la paz en la Iglesia y en el mundo.
***
Junto a los tres clásicos votos religiosos, profesan un cuarto voto de intercesión continua por la paz. El Santísimo Sacramento es adorado noche y día en turnos por los Hermanos y Hermanas. La vida del Oasis de la Paz está caracterizada por la oración, el silencio, el recogimiento, el trabajo, el ayuno y la alegría. Visten hábito azul, con correa a la cintura y Corona de la Virgen, y capa blanca. Esporádicamente realizan misiones populares. Están presentes en Italia, Bosnia (Medjugorje), Camerún y Brasil.
...
E-mails:

3 comentarios:

Hnos. Operarios de la Palabra dijo...

Hola, un saludo desde Toluca, México mi nombre Alfredo Arciga Padilla, tengo 26 años, desde pequeño he sentido una inquietud por este tipo de vida, solo que no he tenido la oportunidad de conocer o de entablar algún tipo de relación con una persona que me pueda orientar acerca de la Vida religiosa no se si por este medio yo pueda conocer a alguien que me pueda guiar para tomar una decisión o puedan darme un consejo, estoy seguro que quiero ser religioso y creo que es este el primer recurso que tengo para intentarlo. Alguien se preguntara por que no he acudido con el padre de mi comunidad y es verdad, pero por lo menos en mi caso no es muy factible puesto que es muy difícil tener una conversación con el nunca se le puede ver mas que en misa, aveces me dan coraje cosas que suceden dentro de la iglesia espero no ser inoportuno, pero no veo muy congruente el que pidan por las vocaciones, cuando ellos mismos no apoyan esas vocaciones, en realidad no conozco mucho acerca de los requisitos ni nada de esto para entrar a un seminario ( voy a un punto hablando económicamente) apenas visite la Catedral de mi Ciudad y me encontré con un cartel en donde se invitaba a un Preseminario todo muy padre, solo que por asistir cobraban $600.00 pesos, lo entiendo, que gastan en toda la organización del mismo, podría yo pagarlos por que gracias a Dios en este momento tengo trabajo pero, ¿quien no tiene para pagar no puede asistir? y lo pregunto por que entonces seria lógico que si yo entrara al seminario dejaría de trabajar y como podría yo cubrir mis gastos. Espero no haber hecho comentarios tontos o fuera de lugar pero son cosas que necesito saber gracias por el espacio.

Maria dijo...

Hola Alfredo, he leído tu entrada de casualidad como se suele decir... y me he sentido algo identificada. Soy estudiante, pero a la vez trabajo para poderme pagar los estudios.
Creí sentir la llamada del Señor a la vida religiosa al servicio de los jóvenes. Estuve durante un año acompañada por una hermana de una congregación que espero entiendas no diga su nombre, donde también creía que era ahí donde sentía que debía servir, y hablé con una de las superioras y decidimos que este curso pasado realizara algo similar a los que pones como preseminario. No había precio estipulado como en ese caso, pero me sentí en ocasiones un poco (bastante) ahogada económicamente y cada vez dedicaba más tiempo a realizar labores en la comunidad o trabajando fuera para compensar los gastos, por lo que poco a poco mis horas de oración fueron disminuyendo y en los pocos ratos que dedicaba al Señor, caía dormida fruto del cansancio. Mi "vocación" fue debilitándose, le privaba de alimento y poco a poco me empecé a plantear si de verdad estaba llamada a eso.
Al final, en junio, hablé con la hermana que me acompañaba esta vez para decirle que no quería continuar y por lo que me dijo me dio a entender que todo lo de este curso se trataba de un servicio que ofrece la congregación. ¿Es así? Me dolio tanto esa frase, porque me dio a entender que simplemente era una "clienta que quería pasar unos meses pensando en ser monja" y no una joven que necesitaba saber si ese era su camino al que Dios realmente le llamaba. También me dio a entender que lo que se consideraba como "una ayuda (€) para la comunidad" en realidad era el pago de un servicio, como otros que ofrecen.
Me fui con mucho dolor, y todavía hoy intento buscar una explicación a esa conducta.
Opino lo mismo que tu respecto a que se piden por las vocaciones pero yo creo que haberlas hay, pero no se cuidan del todo.
Reconozco mi ego, mi orgullo. Que debería haber luchado más por mi vocación, pero ¿cómo? ¿cómo si simplemente eres una "tarea a hacer"?.
Ya está hecho.
Pido al Señor por las comunidades religiosas para que se adapten a las y los jóvenes que tienen inquietudes, que ahora los tiempos que corren van muy deprisa, que a la juventud de hoy les mueven cosas diferentes a los de hace 3 años y no quiero ni contar hace 50 años. Adaptación y para ello muuucha paciencia para las o los más mayores de las casas y a los miembros más jóvenes de las comunidades más espacio porque ellos pueden servir de enlace.
Llevar la raíz de la fundación de la congregación a la actualidad y SIEMPRE mirar al evangelio...(por que no se puede servir a Dios y al Dinero..).
Y los postulantes,pido para que el Señor les de paciencia, fuerza y valentía para luchar por su vocación.
Espero no haber ofendido a nadie con mi comentario y si es así lo siento mucho,pues mi intención no es más que contar mi experiencia.
Y a ti Alfredo, si de verdad sientes que el Señor te llama no hay cosa mejor que las cosas claras y el chocolate espeso. Con el sacerdote o maestro con el que te pongas en contacto hablar con toda la franqueza del mundo y dejarlo todo muy sentado desde el primer día y sobretodo a lo largo de tu camino ser transparente.Un abrazo.

María Aguja dijo...

Hola, ¡Qué tal!
Me llamo María y con frecuencia he entrado a este blog, ya que encuentro interesante la manera en que con diferentes filosofías se vive el testimonio del amor de nuestro Señor Jesucristo. Tengo una duda, no sé si pueda ser resuelta por ustedes. Hace unos días me llamaron la atención tres religiosas, por la manera en que estaban conviviendo y su hábito. Las congregaciones aquí son numerosas y no sé si pueda encontrarlas aquí. Su hábito es de color celeste fuerte, al igual que su velo, con una pequeña línea blanca en la parte frontal. Tienen una especie de capa media, que les llega al antebrazo, la cual tiene un estampado grande de una cruz de borde blanco con colores por dentro.
¿Ustedes conocen la congregación?