Oremos por Nuestro Santísimo Padre Benedicto XVI

***

Ante las numerosas críticas (internas y externas), todas ellas calumnias con la intención de perjudicar a la Santa Iglesia de Dios y obstaculizar su misión evangelizadora, a las disposiciones de Nuestro Padre Benedicto XVI, Vicario de Cristo y Pastor Universal, debemos orar para expresar el amor, el apoyo y la fidelidad de los católicos verdaderos a Nuestro Padre el Papa.

Presentamos la traducción de una nota editorial del blog Rorate Coeli, que el blog la Buhardilla de Jerónimo ha traducido al castellano:

“¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, que parecen sepulcros blanqueados: hermosos por fuera, pero por dentro llenos de huesos de muertos y de podredumbre! Así también son ustedes: por fuera parecen justos delante de los hombres, pero por dentro están llenos de hipocresía y de iniquidad.

¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, que construyen los sepulcros de los profetas y adornan las tumbas de los justos, diciendo: “Si hubiéramos vivido en el tiempo de nuestros padres, no nos hubiéramos unido a ellos para derramar la sangre de los profetas”! De esa manera atestiguan contra ustedes mismos que son hijos de los que mataron a los profetas

¡Serpientes, raza de víboras! ¿Cómo podrán escapar a la condenación de la Gehena? Por eso, yo voy a enviarles profetas, sabios y escribas; ustedes matarán y crucificarán a unos, azotarán a otros en las sinagogas, y los perseguirán de ciudad en ciudad”. (Mateo 23, 27-34)

¡Avergüéncese, “católicos liberales”, fariseos de la “nueva primavera”! Ustedes, que proclaman tolerar a todos y respetar la diversidad pero desprecian a aquellos cuyo único deseo es conservar la pureza de lo que siempre ha sido enseñado y las oraciones que se ofrecen desde siempre porque su presencia en la Iglesia desde el origen está en contraste con la nueva “casa” que ustedes intentan construir.

¡Avergüéncese, “progresistas”, escribas oficiales del “espíritu del Concilio”! Ustedes edifican monumentos a “Juan, el Papa bueno”, pero rechazan todo lo que él ha sostenido en el ámbito de la doctrina tradicional y de la belleza de la Liturgia. Rinden homenaje a Pablo VI, pero han hecho todo lo posible para ignorar el documento más importante de su magisterio, la “Humanae Vitae”, desacreditándolo a los ojos del mundo. Ustedes han difamado a Juan Pablo II cada día de su pontificado, pero ahora lo elogian ya que han encontrado un nuevo chivo expiatorio, Benedicto XVI, un hombre que, como última tarea sobre la tierra, ha aceptado la pesada carga del Pescador, buscando conducir a la unidad a la grey que Dios le ha confiado.

Ustedes crucifican a Pedro en la plaza pública, entregándolo a los enemigos de la Iglesia de Cristo. Lo odian por su esfuerzo de rehabilitar lo que la Iglesia siempre ha creído y el modo en que la Iglesia siempre ha rezado. Lo persiguen porque ha quitado la infamante marca de la “excomunión”, que antes despreciaban pero ahora consideran como cosa buena.

¡Hipócritas! Ustedes se complacen con los abortistas y con los políticos que promueven la cultura de la muerte, pero tergiversan el legítimo gesto de misericordia de Pedro haciéndolo pasar por un acto de inconsciente debilidad. Serpientes liberales, víboras pseudo-conservadoras, ustedes “atestiguan contra ustedes mismos” a causa de la incesante persecución que realizan a Pedro. Pero Pedro seguirá trabajando por la unidad en la caridad, la caridad en la Verdad.

Los que aman al Vicario de Cristo continuarán rezando cada día para que él “no huya ante los lobos” y pueda perseverar en la misión que se propuso llevar a término. ¿Y ustedes? “A ustedes la casa les quedará vacía".

¡VIVA EL PAPA BENEDICTO XVI!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Maravilloso!!!!!

Angelus dijo...

¡Que viva!

Saliendo un poco del tema, es impresión mia o la pintura del principio muestra a Benedicto más alto... ¡lo que no le quita lo hermoso valga decirlo!