97. Siervos de Jesús y María

"Debemos estar siempre dispuestos a creer que lo que nos parece blanco es en realidad negro, si la Jerarquía de la Iglesia así lo decide" ; "La renuncia a voluntad pro­pia vale más que resucitar a los muertos." (San Ignacio de Loyola)

Los Siervos de Jesús y María, son un Instituto Religioso de Derecho Pontificio fundado por el P. Andreas Hönisch (ex-jesuita) en 1988. El Instituto, de índole espiritual ignaciana, tiene por objetivo “la mayor gloria de Dios”. En este sentido, la congregación, como comunidad de religiosos misioneros de la Nueva Evangelización, entrega la vida enteramente al servicio de la proclamación del Evangelio. Formados en la espiritualidad de los Ejercicios de San Ignacio, portan la bandera de Cristo en el mundo con el fin de reconducir la juventud a la Iglesia. Profesan los Consejos Evangélicos, remarcando el de la obediencia con la especial fidelidad al Romano Pontífice.

Siguiendo el estilo jesuítico, la comunidad ha renunciado a la oración comunitaria del Oficio de las Horas, para favorecer la flexibilidad en el apostolado. Entre sus ejercicios de piedad cotidianos destacan la hora de meditación personal, la Adoración Eucarística, el rezo del Santo Rosario y la consagración diaria a los Santísimos Corazones de Jesús y María. En cuanto al rito, tienen facultades para usar tanto la Forma Ordinaria como la Extraordinaria del Rito Romano. Su apostolado consiste en la pastoral parroquial, ofreciendo Ejercicios Espirituales, organizando grupos de formación religiosa, ejerciendo de directores espirituales, impartiendo catequesis, etc. Un apostolado fundamental es el de la juventud, sobre todo a partir del movimiento scout.

El Instituto cuenta con más de medio centenar de religiosos, presentes en Alemania, Austria, Francia, Bélgica, Albania, Rumanía, Ucrania y Kazajistán.

96. Instituto del Buen Pastor

El Instituto del Buen Pastor es una Sociedad de Vida Apostólica de Derecho Pontificio, fundado en 2006 por un grupo de cinco sacerdotes y un diácono, que pertenecían a la cismática Sociedad Sacerdotal de San Pío X. Aunque el Instituto es clerical, también acoge en su seno a Hermanos coadjutores.

La Santa Sede ha reconocido al Instituto el uso exclusivo de la Forma Extraordinaria del Rito Romano para la Santa Misa y todos los Sacramentos. Los sacerdotes se dedican a servir en el ministerio parroquial (con misión canónica del Ordinario), en la dirección espiritual y la formación doctrinal. Especialmente se afanan en, a semejanza del Buen Pastor, buscar a las ovejas perdidas del Rebaño de Cristo para retornarlas al seno de la Iglesia Madre.

El Instituto está presente en Francia, Italia (casa de estudios en Roma), Polonia, Chile y Colombia (web). Cuenta con un Seminario Internacional (web) para la formación de sus candidatos, bajo la advocación de San Vicente de Paúl, restaurador de la vida sacerdotal de Francia en el s. XVII.

95. Misioneras de Jesús Verbo y Víctima

Mons. Federico Kaiser
Fundador

Las Misioneras de Jesús Verbo y Víctima, son un Instituto Religioso de Derecho Pontificio fundado por Mons. Federico Kaiser, en 1961, en la Prelatura Apostólica de Caravelí (Perú). Cuando en 1957 Mons. Kaiser llegó a la región andina de Caravedí, se encontró con una jurisdicción de 30.000 Km2, sin ninguna religiosa y con sólo diez sacerdotes. Por ello fundó este Instituto: para la preparación del camino al sacerdote.

“Deseamos aliviar el abandono de nuestros fieles y mitigar su hambre de Dios, ofreciéndoles atención religiosa lo mejor que podamos. Bien sabemos que no podemos sustituir al sacerdote, pero le preparamos el camino”.

El carisma apostólico del Instituto consiste en trabajar en los lugares más alejados, abandonados y pobres, que carecen de sacerdotes residentes. Las religiosas realizan labores de enseñanza de la doctrina católica, forman catequistas, llevan los libros parroquiales, imparten religión en las escuelas, etc. Tienen facultades diaconales para administrar el bautismo, celebrar servicios religiosos (paraliturgias), administrar la Sagrada Comunión, asistir a los matrimonios, atender a los enfermos y moribundos, y realizar funerales y entierros. Este apostolado va dirigido y orientado a que por lo menos cuatro veces al año, un sacerdote pueda visitar las comunidades donde trabajan las Misioneras.

“No estamos solas, Él va con nosotras”.

En cada casa religiosa viven seis o siete Misioneras formando una comunidad fraterna, y procurando con sus vidas dar razón y respuesta de la excelencia de la vida consagrada, don de Dios. La misión la realizan durante todo el año y siempre a partir de una vida contemplativa y comunitaria, según el espíritu de su Padre Fundador: “Vivan siempre juntas y alegres”. Durante días, dada la complejidad de las comunicaciones en aquellos parajes remotos, viven fuera de casa, y tras regresar se dedican a la oración litúrgica y personal, de donde sacan nuevas fuerzas para el regreso a la misión. Ofrecen sus vidas en oblación por todos los pueblos que no tienen la presencia de un sacerdote, vida que si es preciso es ofrecida en el martirio de la fidelidad por las vocaciones sacerdotales.

El Instituto cuenta con más de 500 religiosas, presentes en Perú, Uruguay, Argentina, Bolivia, Chile y Paraguay.


Misioneras de Jesús Verbo y Víctima
***
- Casa General: Albaricoque 289. Lima 12- Perú (Tel. 00 51 1 4363193)
- En Argentina: Casilla de correo 626. 5600 San Rafael, Mendoza. Argentina (Tel. 02627 434801)

94. Hijos de la Madre de Dios



Ad Iesum per Mariam

La Espiritualidad Trinitaria de los Hijos e Hijas de la Madre de Dios, es una Asociación Privada de Laicos de Derecho Diocesano, aprobada en 2008 por el Cardenal Pedro Rubiano Sáenz, Arzobispo de Bogotá. La Asociación tiene como fin que sus integrantes "sean cristianos auténticos y comprometidos"; es decir, que sean una presencia de vida, de fe, de amor y de esperanza adherida inalterablemente a la autoridad de la Iglesia y a su Magisterio. Su carisma es "vivir el esfuerzo constante, creciente y persistente, para propagar la adhesión y el amor a Jesucristo, a imitación de la Santísima Virgen, con la palabra y con el ejemplo en la Iglesia y en el mundo". En su seno han surgido dos Institutos de Vida Consagrada:

* Asociación Inmaculada Concepción: Fundada por los PP. Gerado Agredo España, Jorge Alberto Hernández Vega, Néstor Raúl López Ocoró y Fernando Orejuela Osorio en 1991, en Colombia. En 1997 fue ordenado el primer sacerdote, el P. Fernando Orejuela Osorio, actual Padre General. El Instituto tiene por carisma "aceptar, vivir y proclamar el Señorío de Jesucristo en la Iglesia y en el mundo, a imitación de la Santísima Virgen María". Su empeño apostólico consiste en llevar a los hombres al encuentro con Jesucristo Vivo, a través de los diversos métodos y medios de la Nueva Evangelización, y sirviendo ante todo a la Iglesia particular, como comunidad para las diócesis.


Sede General: Calle 14 No. 4 - 39. Bogotá- Colombia. (Telf. 3422618)
E-mails: padrefer_2000@yahoo.com

* Hijas de la Madre de Dios: Fundadas por la Madre María Isabel Bernal Cárdenas, Edilma Acebedo Roldán y María Inés Bedoya en 1993, en Colombia. Su carisma consiste en "recibir, vivir y dar a Jesucristo a imitacion de la Santisima Virgen María en la Iglesia y en el Mundo”.

Actualmente, están presentes en Ecuador, Panamá, Costa Rica, República Dominicana, México, Estados Unidos, Canadá, España, Italia, Francia, Suecia y China. * Para más información ver el primer comentario.
*

93. Instituto San Felipe Neri

El Instituto San Felipe Neri es una Sociedad de Vida Apostólica de Derecho Pontificio fundada en 2003, en Berlín. Sus miembros siguen la espiritualidad y la peculiar forma que San Felipe imprimió al Oratorio. El Instituto trabaja contra el evidente declive de la fe a través de actividades pastorales como la dirección espiritual, la celebración de la Santa Misa (según la Forma Extraordinaria del Rito Romano), la confesión y otras prácticas pastorales. Trabajan en varias parroquias, todas ellas en Alemania.

92. Fraternidad Monástica San José



La Fraternidad Monástica San José constituye la rama de vida consagrada de la Familia de San José, fundada en 1990 por el P. Joseph-Marie Verlinde en la Diócesis de Montpellier (Francia). Está compuesta por monjes y monjas que viven la radicalidad de su compromiso bautismal por la profesión de los Consejos Evangélicos de pobreza, castidad y obediencia. Observan la Regla de San Benito, en el espíritu de la Sagrada Familia, conjugada con una moderada proyección apostólica consistente en la instrucción catequética, el acompañamiento de jóvenes, la formación de novios cristianos, la organización de peregrinaciones, la propagación del culto josefino, etc.



Particular de su carisma es la vivencia del abandono confiado en la Providencia Divina, tal cual la vivió San José, dándole gracias a Dios en todas las circunstancias y sintiéndose así verdaderamente libres hijos de Dios. El estilo de vida en los monasterios josefinos debe estar caracterizado por la simplicidad a imitación de la vida de la Sagrada Familia de Nazaret. Así mismo, tienen en cuenta que la verdadera santidad se alcanza en la vida diaria y en los quehaceres cotidianos, tal como hizo San José en su humilde oficio de carpintero. El Oficio Divino, la Lectio Divina y la Adoración Eucarística, jalonan la vida de los monjes y monjas, nutriendo sus almas para luego poder dar a los demás lo que han recibido en el trato íntimo con el Señor. La Fraternidad está presente en Francia con tres monasterios. Se encuentra en vías de ser afiliada a la Orden Cisterciense de la Estricta Observancia.


* Fraternidad Monástica San José (web)


* Web de la construcción de su monasterio en Puimisson (web)

91. Hermanas Misioneras de Santa Teresita

"Procuramos seguir sus huellas asimilando su doctrina de la Infancia Espiritual, y hacer de sus enseñanzas alimento del espíritu".

Las Hermanas Misioneras de Santa Teresita son un Instituto Religioso de Derecho Pontificio fundado por el Excelentísimo Señor Obispo Miguel Ángel Builes Gómez, en 1929 (Diócesis de Santa Rosa de Osos). Tienen por Santa Patrona a Santa Teresa del Niño Jesús y su actividad apostólica está encaminada al campo misionero: entre los que todavía no conocen a Jesucristo (Misión Ad Gentes); entre los que, aunque bautizados, perdieron el sentido de la fe (Nueva Evangelización), y entre los que desean comprometerse con el Evangelio (Misión Pastoral). Su objetivo consiste en la Gloria de Dios mediante un esfuerzo constante por la propia perfección, en total fidelidad al compromiso religioso y por una generosa cooperación en el apostolado misionero de la Santa Iglesia.

Misioneras en Egipto
*
Popularmente conocidas como Misioneras Teresitas, las religiosas están presentes en Colombia, Chile, Bolivia, Perú, Panamá, Venezuela, Costa Rica, Guatemala, México, Italia, Egipto, Costa de Marfil y Kenia.

"Nacimos para seguir a JESUCRISTO, anunciándolo, entre quienes aún no le conocen, especialmente entre los pobres y entre aquellos a quienes difícilmente llegaría la presencia de otros evangelizadores".

90. Canónigos Regulares de San Juan Cancio

Los Canónigos Regulares de San Juan Cancio (o de Kety) son una Asociación Pública de Fieles fundada en 1998 por el P. Frank Phillips, en la Archidiócesis de Chicago. La comunidad tiene por misión restaurar el sentido de lo sagrado en el contexto del ministerio parroquial. Quieren ayudar a los fieles católicos a redescubrir el sentido profundo de lo sagrado a través de las liturgias solemnes, las devociones tradicionales, el arte sacro, la música sacra, así como por medio de una correcta instrucción catequética. Esta misión se resume en su lema congregacional: Instaurare Sacra.

Los Canónigos tienen la facultad de celebrar la Sagrada Liturgia según la Forma Extraordinaria del Rito Romano, y también según la Forma Ordinaria del Novus Ordo. Viven en comunidad conforme a la Regla de San Agustín aspirando a la santificación personal, lo que repercutirá en la fructuosidad del apostolado. Actualmente administran varias parroquias en la Archidiócesis de Chicago con notable éxito de convocatoria y compromiso entre los fieles. Otro de sus apostolados es la web Sancta Missa.

89. Ermitaños



"Vi todas las redes del enemigo desplegadas sobre la tierra y pregunté gimiendo: ¿Quién puede pasar a través de estas trampas? Entonces escuché una voz responderme: la humildad". (S. Antonio Abad)

Los eremitas o ermitaños, también llamados anacoretas, surgieron en Egipto y en otros lugares de la cuenca mediterránea a partir del siglo III. Ermitaños célebres de los primeros tiempos fueron San Pablo y San Antonio Abad. Especial importancia tuvieron los Padres del Desierto, pues dejaron una rica herencia espiritual, recogida en los Apotegmas o Dichos de los Padres.

Los eremitas dejaron el mundo para buscar a Dios en la oración, la soledad, la penitencia y la pobreza. A partir de la vida eremítica se desarrolló posteriormente el monacato, y los ermitaños fueron integrándose en los distintos cenobios, donde cabía la posibilidad de retirarse, una vez comprobado el espíritu (como exige San Benito), a ermitas cercanas a los monasterios.


«La Iglesia reconoce la vida eremítica o anacorética, en la cual los fieles, con un apartamiento más estricto del mundo, el silencio de la soledad, la oración asidua y la penitencia, dedican su vida a la alabanza de Dios y salvación del mundo. Un ermitaño es reconocido por el derecho como entregado a Dios dentro de la vida consagrada, si profesa públicamente los tres consejos evangélicos, corroborados mediante voto u otro vínculo sagrado, en manos del obispo diocesano, y sigue su forma propia de vida bajo la dirección de este». (CIC 603)

Durante los siglos X-XIII, se dio un florecer de la vida eremítica, tendencia que siempre ha estado presente en la Iglesia aunque con diversa intensidad. Podemos establecer cuatro grandes tipos de eremitismo:

a) Eremitismo monástico: En algunos monasterios, bien sea de Benedictinos o Cistercienses, después de haberse el monje ejercitado en la vida comunitaria, se tiene la posibilidad de entregarse a la vida eremítica en soledad y oración sin dejar de estar sometido a la obediencia del Abad y a la estabilidad del lugar en que profesó.

b) Eremitismo independiente: Son aquellos eremitas que no están vinculados a ninguna institución monástica, ni profesan Regla alguna. Es actual el fenómeno del eremitismo urbano. Éstos están sujetos a la jurisdicción del Obispo correspondiente.

c) Reclusos: Es la forma de eremitismo más severa. El eremita vive recluido en su celda de la que no sale jamás, incluso llegando a emparedarse en ella. En estas celdas tenían una pequeña ventana por donde seguían los Oficios Litúrgicos y recibían el escaso alimento.

d) Órdenes de impronta eremítica: Se trata de aquellos Institutos Religiosos que conjugan la vida cenobítica y la eremítica, ya sea dentro de la estabilidad de un monasterio, o en un convento destinado a tal fin (en algunas Órdenes Mendicantes). En este tipo de comunidades, los monjes o frailes se reúnen para el Oficio Divino en la iglesia, la Santa Misa, el Capítulo Conventual, las recreaciones normativas y en algunos casos las comidas. Cuando no se está en comunidad, el monje o fraile permanece en su celda, dedicado a la oración o a la formación intelectual, o en dependencias entregado al trabajo manual. Veamos algunas de estas Órdenes:


Antiguos Ermitaños de San Pablo

- Orden de San Pablo y San Antonio Abad: La tradición coloca su origen en el Obispo Osio de Córdoba, que tras el Concilio de Nicea (325) se habría traído monjes ermitaños orientales a la Península Ibérica. Esta Orden fundó varios eremitorios en España, y aunque siempre fueron relativamente pocos, nunca faltaron las vocaciones. Tras el Concilio de Trento (1545) en que se suprimió la vida eremítica, los ermitaños tuvieron que acceder a incluir en sus vidas ciertos actos comunitarios si no querían ser suprimidos. Hasta los años 40 del s. XX, la vida eremítica se desarrolló con tranquilidad y estabilidad. Sin embargo, comenzaron a escasear las vocaciones y hubo divisiones en la Orden. Unos cuantos la abandonaron para dar inicio al Instituto de los Fossores de la Misericordia para el cuidado de los cementerios.

Los que quedaron veían disminuir sus efectivos, así que decidieron fusionarse con una Orden vinculada al eremitismo: los Carmelitas Descalzos que seguían este género de vida en sus Santos Desiertos. Se integraron en el Carmelo Descalzo en 1957 con la aprobación de la Santa Sede.


Comunidad Camaldulense de Ntra. Sra. de Herrera (España)

- Camaldulenses: Fundados por San Romualdo en 1012 en Italia, y reformados en 1520 por el Beato Pablo Giustiniani. Lo característico de su carisma es que tratan de conjugar la vida cenobítica benedictina con la eremítica, dando la preferencia a esta última. Cada religioso ocupa una celda, saliendo de ella para el Oficio Divino, que se celebra en la iglesia, las horas de trabajo matutinas, y para las recreaciones comunitarias. El tiempo restante lo pasan en sus celdas, ocupados en la meditación de la Palabra de Dios y en la contemplación de las realidades divinas. Existen una Congregación Camaldulense (ver aquí) (160 monjes) afiliada a la Orden de San Benito, y otra independiente llamada de los Ermitaños Camaldulenses de Monte Corona (ver aquí), con 136 monjes. Ésta última, tiene en España un monasterio o yermo.


- Orden de la Cartuja: Iniciada con el ejemplo de vida de San Bruno en el 1100. Es una institución monástica enteramente consagrada a la contemplación, ajena a todo ministerio exterior. No es la Cartuja un Instituto de vida puramente solitaria, sino una mezcla de soledad y vida común. Así lo estableció el Fundador. Por eso ni la soledad ni el silencio son absolutos. Se hallan mitigados por un paseo semanal fuera de Casa, y una o dos recreaciones semanales. Orden de la Cartuja (web).


- Orden de San Jerónimo: Su origen radica en varios grupos de eremitas españoles e italianos que deseaban imitar la vida de San Jerónimo en comunidad. El Papa Gregorio XI los aprueba en 1373, dándoles como norma de vida la Regla de San Agustín y permitiéndoles llamarse frailes o Ermitaños de San Jerónimo. De tendencia puramente contemplativa, en soledad y silencio, en asidua oración y animosa penitencia, los monjes conjugan la vida solitaria con la dimensión comunitaria. Orden de San Jerónimo (web).


- Carmelitas Descalzos: Los Santos Desiertos carmelitanos son prolongación viva del espíritu de oración, fraternidad y observancia de los Santos Teresa de Jesús y Juan de la Cruz. Son lugares apartados donde el silencio, la austeridad, la paz y la oración son las columnas de un estilo de vida que se mueve entre lo monacal y lo eremítico. Los frailes reparten la jornada entre el Oficio Divino y la oración comunitaria y personal, y los trabajos manuales..

- Otros: Otras Órdenes y Congregaciones también tuvieron y algunas mantienen en la actualidad casas de especial recolección y eremitorios, como la Orden de Hermanos Menores (OFM, OFMConv, OFMCap). Nuevos Institutos que han acogido esta dimensión eremítica son los Hermanos y Hermanas de Belén, de la Asunción de la Virgen y de San Bruno, o los Ermitaños Eucarísticos del Padre Celestial.

En España tenemos una Congregación Eremítica de Derecho Diocesano que lleva el nombre en honor de aquella extinta de la que hablamos: Congregación de Ermitaños de San Pablo y San Antonio. Actualmente queda un eremitorio en Valldemossa.


Ermitaños de Valldemossa

- Ermita de la Santísima Trinidad
07170 Valldemossa, Mallorca
España
Tel. 971 612 112


También están los Hermanos Ermitaños de la Virgen del Carmen que desean vivir el primitivo ideal carmelitano de aquellos Santos Padres que se establecieron en el Monte Carmelo para vivir en oración bajo el signo de María Santísima.

Monasterio de Santa María de los Arenales y San José
14740 Hornachuelos, Córdoba
España
Tel. 957 640 535

En cuanto a eremitismo diocesano en España, existen varios ermitaños en el país; entre ellos el Hno. Daniel Martí, con el que podéis contactar en la siguiente dirección:

- Ermita Calvario Alto
Xátiva, Valencia
España
Aptdo. 235
46080 Valencia
Email: danielmarti.mocholi@yahoo.es 

88. Instituto Inmaculado Corazón de María y San Miguel Arcángel

"Dios quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón" (Nra. Señora en Fátima)

El Instituto Inmaculado Corazón de María y San Miguel Arcángel es un Instituto Religioso de Derecho Diocesano fundado por Monseñor Francisco Apoliano y la Madre Virginia Alves de Lima en 1976. En 2008 ha pasado a la jurisdicción de Monseñor Fernando Arêas Rifan, Administrador Apostólico de la Administración Apostólica San Juan María Vianney (Brasil).

El carisma consiste en vivir y propagar la devoción al Inmaculado Corazón de Nuestra Madre, según el mensaje de las Apariciones de Fátima. Notas de su espiritualidad son la oración, la reparación, la inmolación y la consagración mariana. Las religiosas observan una vida regular marcada por el Oficio Divino, la Santa Misa (según la Forma Extraordinaria del Rito Romano) y las prácticas de piedad tradicionales. Apostólicamente trabajan en actividades pastorales (catequesis) en parroquias y colegios, colaborando en la administración y atención de Seminarios Diocesanos y en diversas obras de caridad. Actualmente el Instituto cuenta con 35 Hermanas, presentes en Brasil.

87. Monjas Siervas de Santa María

"Santa María: presencia inspiradora en la formación de la Sierva de María. A Ella miran las Siervas, como en un espejo, para aprender de Ella lo esencial de la experiencia evangélica y el servicio: Mujer de la escucha, Mujer humilde, Mujer del dolor, Mujer del Magníficat, Mujer de la esperanza, Mujer índice de Cristo, Camino y Mujer del Espíritu".

Surgidas en el s. XIII, las monjas Siervas de Santa María (Servitas) viven la dimensión contemplativa caracterizada por una forma propia de clausura, fieles a su vocación de servicio, buscando acoger el significado de la Virgen María para el mundo contemporáneo. Su servicio está marcado por un sincero sentimiento de solidaridad con la comunidad eclesial y la sociedad. Conscientes de que la creación está todavía en el dolor y en la tensión, para alcanzar una más intensa comunión de amor, quieren estar como la Madre del Señor a los pies de las infinitas cruces, para llevar alivio y consolación. En España:

- Monasterio de Nuestra Señora de los Dolores (Archidiócesis de Madrid)
- Monasterio de Nuestra Señora al Pie de la Cruz (Mislata, Archidiócesis de Valencia)
- Monasterio de Santa Ana (Sagunto, Archidiócesis de Valencia)
***
Priora Federal de España: Monasterio Santa Ana. Plaza del Pi, 246500 Sagunto. Valencia- España.

86. Esclavas de Cristo Rey

“Consumirme y agotarme en todo mi ser por la Gloria de Dios y la salvación de las almas”.

Las Esclavas de Cristo Rey son un Instituto Religioso de Derecho Pontificio, fundado por el R.P. Pedro Legaria Armendáriz en 1928, en Tudela (España). El Padre Pedro sintió íntimamente cuán necesarios y fecundos eran los Ejercicios Espirituales hechos en un lugar retirado y según el auténtico método ignaciano, para la salvación de las almas y para restaurar el bienestar cristiano en la familia humana. Con este objetivo, fundó una congregación de mujeres cuyo fin principal sería la organización de los Ejercicios Ignacianos: un camino de encuentro con Dios y con uno mismo a través de la oración, el silencio, el discernimiento y la contemplación.

"No olvidéis el fin de vuestra vocación: Haceros santas y ganar almas para Dios por los Ejercicios de San Ignacio". (P. Pedro)

Junto con María, las Esclavas ofrecen la vida a la obra de la Redención, viviendo la fidelidad cotidiana al Plan del Padre y entregadas al Evangelio con alegría y sencillez de corazón. Pronuncian con ella su "FIAT", a la voluntad del Señor y al servicio de los hombres, al silencio de la contemplación, a la fecundidad de la Cruz y a la alegría de la fraternidad. Como apostolado secundario, las religiosas trabajan en misiones, obras sociales, colegios y residencias. Están presentes en España, Italia, Colombia, Venezuela, México, Panamá y Argentina.

"Unas de la cosas en la que ha de sobresalir la Congregación ha de ser el tener un espíritu de Caridad muy grande. Ha de haber tal unión y cariño que estén siempre deseando servirse unas a otras". (P. Pedro)

85. Hermanas Capuchinas de Nazaret

“La Eucaristía es el corazón palpitante de nuestros conventos, donde las esposas están unidas con su Divino Esposo, mientras sus oraciones continuamente arden en el altar de sus corazones. En ese momento, la esposa se hace una con su Esposo Jesucristo”. (Const.)

Las Hermanas Capuchinas de Nazaret son un Instituto Religioso en formación ligado a los Franciscanos de la Primitiva Observancia. Se trata de una comunidad apostólica y contemplativa que sigue los pasos de San Francisco de Asís. Como el Poverello, profesan una gran devoción a Nuestra Santísima Madre la Virgen y una completa lealtad al Romano Pontífice y el Magisterio de la Iglesia.

Las Hermanas llevan un hábito simple pero digno de las almas consagradas. Consiste en una túnica marrón, cíngulo, velo negro y sandalias. El estilo de vida franciscano que siguen es el inspirado en la reforma capuchina del s. XVI, con una dimensión eremítica y de contemplación más desarrolladas. En cuanto a la vida de piedad, siguen la tradición de la Iglesia: recitación del Oficio Divino, Santa Misa, Rosario, Adoración Eucarística, devociones particulares… Trabajan apostólicamente en misiones parroquiales, catequesis, acompañamiento de jóvenes y obras de caridad. Están presentes en los EEUU.

Siervo de Dios Pío XII

"Abandonarse en las manos misericordiosas de Dios: fue ésta la actitud que cultivò constantemente este mi venerado Predecesor, último de los Papas nacidos en Roma..."

En el 50 aniversario del fallecimiento de Pío XII. Benedicto XVI, Basílica de San Pedro:
***
"La Palabra de Dios se hace luz en su camino, un camino en el cual el Papa Pacelli tuvo que consolar a los desplazados y perseguidos, tuvo que enjugar las lágrimas de dolor y el llanto de las innumerables víctimas de la guerra. Solamente Cristo es la verdadera esperanza del hombre; sólo confiando en Él el corazón humano puede abrirse al amor que vence al odio. Esta conciencia acompañó a Pío XII en su ministerio de Sucesor de Pedro, ministerio iniciado cuando se espesaban sobre Europa y sobre el resto del mundo las nubes amenzadoras de un nuevo conflicto mundial, que él trató de evitar de todos los modos: "Imminente es el peligro, pero todavía hay tiempo. Nada se pierde con la paz. Todo puede serlo con la guerra", había gritado en su radiomensaje del 24 de agosto de 1939".

"Queridos hermanos y hermanas mientras rezamos para que prosiga felizmente la causa de beatificación del Siervo de Dios Pío XII, es bello recordar, que la santidad fue su ideal, un ideal que no dejó de proponer a todos. Por ello dió impulso a las causas de beatificación y canonización de personas pertenecientes a pueblos diversos, representantes de todos los estados de vida, funciones y profesiones, reservando amplio espacio a las mujeres. A María, la Mujer de la Salvación, él la mostró a la humanidad como signo de segura esperanza proclamando el dogma de la Asunción durante el Año Santo de 1950. En este nuestro mundo que, como entonces, está agobiado de preocupaciones y angustiado por su futuro; en este mundo, donde, más que entonces, el alejamiento de muchos de la verdad y de la virtud sugiere escenarios privados de esperanza, Pio XII nos invita a volver la mirada hacia Maria Asumpta en la Gloria Celeste. Nos invita a invocarla confiados, para que nos haga apreciar siempre más el valor de la vida en la tierra y nos ayude a volver la mirada hacia la verdadera meta a la que todos estamos destinados: aquella Vida Eterna que, como asegura Jesús, posee ya quien escucha y sigue su Palabra. Amen!"

Oración a San Pío X por la beatificación del
Siervo de Dios Pío XII

Oh San Pío X, que fuiste el fuego ardiente que inflamó en renovada caridad a la Iglesia, te pedimos que ejerzas tu valimiento ante Jesucristo, de quien fuiste ejemplar Vicario en esta tierra, a favor de la causa de tu sucesor Pío XII. Él, como tú, fue un gran defensor de nuestra fe y, siguiendo tus pasos, no dudó en desenmascarar y denunciar los errores de su tiempo, esos mismos que tú condenaste, pero que bajo nuevos ropajes pretendían contaminar de nuevo la Doctrina Católica. A ejemplo tuyo, celoso de la mayor Gloria de Dios, promovió el verdadero Culto, restaurando la Sagrada Liturgia de la Iglesia, Obra del Cristo Místico, y previniendo contra las desviaciones de celos, algunos bienintencionados pero los más temerarios y falsos. Emulando tu amor por las almas, que hizo de ti el Papa de la Eucaristía, quiso acercarles aún más el Pan de los Ángeles sin merma de la dignidad de tan alto Sacramento. Fue un heraldo de la paz verdadera, la que es obra de la justicia, y se desvivió por preservarla lo mismo que tú, que ofreciste a Dios tu vida por ella. Y, cuando hombres impíos, desoyendo su llamado acuciante (como otrora hicieran con el tuyo), desataron la furia bélica sobre el mundo, no ahorró esfuerzos ni medios para socorrer a las atribuladas víctimas de la persecución y de la ruina moral y material.
*
Pío XII fue un ferviente defensor de la civilización cristiana y de la ciudad católica, esas mismas que declaraste que no estaban por inventar ni por construir en las nubes, sino que han existido y existen. Él, al igual que tú, procuró fundamentar en ellas la sociedad humana, instaurándolo todo en Cristo y extendiendo así el Reinado de Su Sagrado Corazón, cuyas riquezas quiso singularmente comunicar a todos los fieles. A ambos os unió la misma devoción a la Santísima Virgen María y os fue dado celebrar cada uno en su momento la Gloria de su Inmaculada Concepción, definida por vuestro bienaventurado predecesor el Beato Pío IX. A ti, pues, recurrimos hoy para que, así como franqueaste al joven Eugenio Pacelli el camino que lo llevaría a la Sede de Pedro, así también allanes el que conduzca al Pastor Angélico Pío XII, que tuvo la dicha de beatificarte y canonizarte, a la Gloria de los Altares para poder tener pronto el consuelo y el gozo de honrarle e invocarle como a un nuevo intercesor ante Dios. Amén.