83. Franciscanos de la Inmaculada



Los Padres Fundadores

Los Franciscanos de la Inmaculada son un Instituto Religioso de Derecho Pontificio, fundado por los PP. Stefano Manelli y Gabriele M. Pelettieri en 1970, en Frigento (Italia). Ambos eran Franciscanos Conventuales, pero abandonaron su Orden en busca de una vida de mayor observancia bajo el Manto de la Inmaculada. Para ello se inspiraron en el apóstol de la Inmaculada y mártir de la caridad, San Maximiliano Kolbe. Los Hermanos observan la Regla Bulada de San Francisco en unidad con el denominado “Camino mariano de vida franciscana”, que reformula en clave mariana la vida franciscana genuina de oración, pobreza, penitencia, fraternidad, caridad y apostolado.


Junto a los tres clásicos Consejos Evangélicos de castidad, pobreza y obediencia, los Hermanos profesan un cuarto voto de consagración exclusiva a la Inmaculada. Santa María de los Ángeles es la matriz mariana del franciscanismo, y este cuarto voto reporta a los orígenes puros de la vida mariana franciscana.


Tras la promulgación en 2007 de Summorum Pontificum de Benedicto XVI, los Franciscanos de la Inmaculada han optado por la Forma Extraordinaria del Rito Romano en todas sus celebraciones comunitarias internas. En el apostolado externo celebran según la Forma Ordinaria, aunque realizan un apostolado para la difusión de la Forma Extraordinaria (con sentido común y prudencia según los lugares y las “personas”).


“El amor no descansa nunca, sino que se propaga como el fuego que todo lo quema. Y todos nosotros, los hombres, debemos tender a ser abrasados por este fuego de amor, y que abrase a todas las almas que existen y existirán en el mundo. Éste es el ideal hacia el cual debemos tender”. (San Maximiliano Kolbe)

Junto a los tradicionales apostolados de la predicación, la reconciliación sacramental, la dirección espiritual, etc., los frailes se dedican a anunciar el Evangelio a través de las nuevas tecnologías, en consonancia con el espíritu innovador de San Maximiliano. Actualmente, los Hermanos son cerca de trescientos, repartidos en “Casas Marianas” de Italia, Austria, Francia, Reino Unido, Portugal, Argentina, Brasil, Filipinas, Australia, India, Benin, Nigeria y Kazajistán.


* Franciscanos de la Inmaculada (web oficial)
* Franciscanos de la Inmaculada, Argentina (web)

. Email: francescani.immacolata@gmail.com

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Los "Franciscanos de la Inmaculada" han fundado en Argentina. Contacto:

Parroquia Nuestra Señora de la Guardia
Avenida Avelino Díaz 1020, Bº Sarmiento Villa Celina – Diócesis de San Justo
Tel. (54) 011-4442-5820

Anónimo dijo...

Los "Franciscanos de la Inmaculada" han fundado también en Portugal, en la diócesis de Fátima. Contacto:

Rua São José nº 14, Cova da Iria
CP-2495-434 Fátima
Tel:916 797 315
E-mail: frati.fatima@sapo.pt

Anónimo dijo...

No tenía noticia de su estupenda fundación. Esperamos que pueda ser posible tenerles en España y renovar la vida en María en nuestra antigua tierra de Santa María

Anónimo dijo...

Paz y Bien.

¿Cuándo piensan llegar a México a fortalecer la presencia franciscana y la devoción a María Inmaculada? Dios les bendiga.

Anónimo dijo...

EXELENTE NOTICIA,DE HERMANOS QUE TRATAN DE LLEVAR UNA VIDA FRANCISCANA,AQUI EN ARGENTINA,NO SABIA LO DE LA FUNDACION EN ARGENTINA.MUCHAS GRACIAS POR LA INFORMACION AL QUE PROVEE ESTA NOTICIA.

Anónimo dijo...

¿Alguien tiene un e-mail para contactar con los frailes en Argentina?
El mío es: capuchinho_182@hotmail.com
Gracias.

Anónimo dijo...

Hola hermanos soy seminarista diocesano. De la Diócesis de Iguazu provincia de Misiones Argentina. Me llamó Alejandro,me interesa mucho su vida. Quiero contacto con ustedes. En que parte de Argentina estan?? Muchas gracias

Rafa Gongora dijo...

Paz y bien, soy guatemalteco, cursando el aspirantado OFM, y me encanta pero ahora veo Ewtn y veo su programa, me encantó, como puedo tener más información.

Anónimo dijo...

Hola soy de El Salvador tierra de Monseñor Romero de las americas. Lo que es de MARIA siempre da fruto y fruto en abundancia. Son priviligiados al pertenecer a esa orden. Gracias por hacer tanto bien al mundo.