37. Benedictinos, Orden de San Benito



"Nada absolutamente antepongan a Cristo,
el cual nos lleve a todos juntamente a la Vida Eterna."
(Regla de San Benito c.72, 11-12)

En el año 540, San Benito de Nursia redactó una Regla de vida para el cenobio por él fundado en Montecasino (Italia). El estilo de vida monástico por él iniciado será paradigmático del monacato occidental: una comunidad de monjes con todo en común, entregados a la oración litúrgica, afanados en el trabajo manual e intelectual y gobernados por el Abad que hace las veces de Cristo en el monasterio. Los votos de estabilidad, obediencia y conversión de costumbres los vinculaban al monasterio, la Escuela de Cristo. Lo mismo para la vida de las monjas que iniciara su hermana Santa Escolástica.


 “Quienquiera, pues, que te apresuras hacia la Patria Celestial, practica, con la ayuda de Cristo, esta mínima Regla de iniciación que hemos delineado, y entonces, por fin, llegarás, con la protección de Dios, a las cumbres de doctrina y virtudes que arriba dijimos. Amén.
(Epílogo de la Santa Regla)

Las Reformas


Cistercienses

A partir del s. VI, los Benedictinos se fueron expandiendo por toda Europa, asumiendo un crucial papel evangelizador y civilizador en el Viejo Continente. No obstante, la riqueza de los monasterios y otras situaciones (como la intromisión de los señores feudales en los asuntos del monasterio) fueron apagando el primitivo fervor. Comenzó un periplo de reformas, como la de Cluny (910), y se fundaron monasterios de marcado carácter eremítico y de pobreza evangélica, como la Camáldula (1012). No obstante, el papel reformador preponderante lo tuvo el Císter, fundado por San Roberto y sus compañeros en 1098, y afianzado por San Bernardo de Claraval (1090-1153). Sus deseos de perfección y fidelidad, que con el tiempo cayeron de nuevo en el olvido, serán retomados en 1664 por el Abad de Rancé del Monasterio de La Trapa (Francia), que impulsará un retorno a la Regla de San Benito en espíritu de penitencia, oración y trabajo manual. Nace así la Orden Cisterciense de la Estricta Observancia (Trapenses).


La desamortizada Abadía de San Benito
el Real de Valladolid

Mientras tanto, los Benedictinos o monjes negros continuaron su desarrollo, aunque con menos dinamismo. En España fue gloriosa la reforma de la Congregación de San Benito el Real de Valladolid en el s. XV, a cuyos monasterios grandiosos y de gran esplendor, se sumaban unas comunidades fervorosas y piadosas, en las que se cultivaron las ciencias teológicas, científicas, artísticas y otras disciplinas, junto a una gran obra de servicio espiritual y material al Pueblo de Dios. Dicha Congregación gozó del privilegio de la clausura papal, con doble reja y torno incluidos. La Desamortización de Mendizábal de 1835 acabó con todo y con todos, y la Congregación no se volvió a restaurar. La restauración benedictina en España, a partir de la segunda mitad del s. XIX, es obra de monjes extranjeros de las Congregaciones de Subiaco y Solesmes.

La Confederación Benedictina

En 1893, León XIII ordena a las diversas Provincias, abadías y monasterios independientes que observan la Regla de San Benito, confederarse con un Abad Primado al frente, elegido como signo visible de unidad entre todos los abades de la Orden y representante de la misma ante la Santa Sede. El mismo Papa restaura el Colegio de San Anselmo en Roma, que había sido fundado por Inocencio XI en 1687. Este monasterio será desde entonces sede del Abad Primado y casa de estudios superiores para la Confederación Benedictina.


Abadía Primacial de San Anselmo en Roma

Por lo dicho, a día de hoy, la Orden de San Benito constituye una Confederación de Congregaciones Benedictinas que partiendo del carisma común del ora et labora, presentan peculiaridades, bien por tratarse de reformas que remarcan una parte del carisma benedictino (Congregaciones de Calmaldulenses, Valleumbrosianos, Silvestrinos, Olivetanos), de monasterios vinculados a una determinada Casa Madre y Constituciones propias (Congregaciones de Solesmes, Subiaco, Montecasino…), o por otras cuestiones como el apostolado (Congregación de Santa Otilia) o la proximidad geográfica (Congregación del Cono Sur). Las Congregaciones Benedictinas son 21 de monjes y 61 de monjas. En total existen 335 monasterios masculinos (270 abadías, 15 prioratos independientes y 50 casas independientes) con cerca de 8.000 monjes. Los monasterios femeninos son 840, con cerca de 16.000 monjas. Algunas casas no están afiliadas a ninguna Congregación por diversos motivos.

* Confederación Benedictina (web)

Algunas de las Congregaciones son:

Congregación Camaldulense


"¡Felices aquellos antiguos eremitas que elegían por morada lugares solitarios como éste! ¡Con qué tranquilidad podían servir a Dios, apartados por completo del mundo!"
(San Romualdo)


Benedictinos Camaldulenses

Los Camaldulenses fueron fundados por San Romualdo en 1012, en Italia, y reformados en 1520 por el Beato Pablo Giustiniani. Lo característico de su carisma es que tratan de conjugar la vida cenobítica benedictina con la eremítica, dando preferencia a esta última. Cada monje ocupa una celda, saliendo de ella para el Oficio Divino, que se celebra en la iglesia, las horas de trabajo matutinas, y para las recreaciones comunitarias. El tiempo restante lo pasan en sus celdas, ocupados en la meditación de la Palabra de Dios y en la contemplación de las realidades divinas.


Camaldulenses de Monte Corona españoles (1960)

Existe una Congregación Camaldulense (web) con 160 monjes afiliada a la Orden de San Benito, y otra independiente llamada de los Ermitaños Camaldulenses de Monte Corona, con 136 monjes. Ésta última tiene en España un monasterio o yermo:

- Yermo Camaldulense de "Ntra. Sra. de Herrera"
Aptdo. 406
C.P. 09200 Miranda de Ebro- Burgos.

Congregación de Valleumbrosa

Reforma emprendida por San Juan Gualberto (†1073), que fundó un monasterio en el Valle de Umbrosa (Italia).


Congregación Silvestrina


Reforma iniciada por San Silvestre (1177-1267).


Congregación Olivetana


Reforma iniciada por el Beato Bernardo Tolomei (1272-1348) en el Monte Oliveto.


Congregación de Santa Otilia


Comunidad de la Archiabadía de Santa Otilia

La Congregación de Santa Otilia fue fundada por Dom Andreas Amrheim (1844-1927), el cual, después de estudiar el papel del monacato benedictino en la evangelización de Europa durante la Edad Media, concibió el proyecto de renovar dicha dimensión misionera para la evangelización de África. Para tal empresa, se estableció primero en un antiguo monasterio benedictino llamado Reinchenbach, en las proximidades de Ratisbona (Alemania). El 29 de junio de 1884, el Papa León XIII aprueba formalmente el establecimiento de la Congregación Benedictina misionera. En el otoño de 1886 Dom Andreas Amrheim trasladó su casa misionera a la antigua propiedad de Emming, entre Munich y Augsburgo, la hasta hoy conocida como Archiabadía de Santa Otilia. Los Benedictinos de Santa Otilia, o Benedictinos Misioneros, están presentes en varios países del mundo (entre ellos España, Cuba, Colombia y Venezuela), conjugando la observancia monástica con diversas actividades misioneras y apostólicas.



La Archiabadía de Santa Otilia ha fundado en España un Priorato, el Monasterio de San Salvador del Monte Irago en la provincia de León, cuya misión consiste en atender espiritualmente y acoger desde la hospitalidad monástica a los peregrinos del Camino de Santiago. También llevan las parroquias del entorno.



Congregación de Subiaco


Benedictinos de El Paular

La Congregación de Subiaco debe su origen al Abad Pier Francesco Casaretto. El 23 de enero de 1843, Dom Pier Francesco fundó un monasterio en Pegli (Génova) con el objetivo de retornar a una vida comunitaria más perfecta. En 1850, el Beato Pío IX le encomendó el Monasterio de Santa Escolástica en Subiaco. En 1851 se erige la Provincia de Subiaco dentro de la Congregación Casinense. En 1880 la Santa Sede erige la Congregación Sublacense o de Subiaco que actualmente se encuentra dividida en 10 Provincias. Existe un pluralismo en la observancia de cada monasterio. Algunos tienen un cierto apostolado externo (parroquias, escuelas…).



Benedictinos de Valvanera

- Provincia de España de la Congregación de Subiaco:

* Priorato de Ntra. Sra. de Estíbaliz (Alava)
* Abadía de Lazcano (Guipúzcoa)

Congregación de Solesmes


Comunidad del Monasterio de Santo Domingo de Silos

La Congregación de Solesmes tiene su origen en la restauración benedictina llevada a cabo por Dom Próspero Guéranger (1805-1875). Ordenado sacerdote diocesano en 1827, tiene noticias en 1831 del inminente derribo del antiguo Priorato benedictino de Solesmes. Se le ocurre entonces la idea de adquirirlo para reemprender en él la vida benedictina, que con detenimiento había estudiado en la Universidad de París. El 11 de julio de 1833 alquila el Priorato y se instala allí con tres compañeros. Todo es humilde y miserable: edificios deteriorados, una pequeña comunidad sin dinero, sin brillo para atraer vocaciones y sin ninguna experiencia de vida monástica. Esta empresa se mostraba una locura a los ojos del mundo y de algunos eclesiásticos.


Dom Próspero Guéranger 

Dom Próspero no copia mecánicamente el pasado. Se inspira en las tradiciones monásticas más sanas, buscando ante todo el verdadero espíritu de San Benito. En 1837, tras cuatro años de prueba, se dirige a Roma a solicitar la aprobación de su Comunidad. La Santa Sede no sólo reconoce como auténticamente benedictina la Comunidad de Solesmes, sino que la convierte en Abadía Madre de la nueva Congregación que se irá expandiendo. La Congregación de Solesmes destaca por su celo contemplativo y el cuidado de la Liturgia y promoción del canto gregoriano.



Escolanía de la Abadía de Santa Cruz del Valle

- Monasterios en España de la Congregación de Solesmes:

* Abadía de San Salvador de Leyre en Yesa (Navarra)


Comunidad del Monasterio de la Stma. Trinidad (Gran Canaria)

En la Diócesis de Canarias (España) existe un monasterio benedictino de Derecho Diocesano, tutelado por el Monasterio de Santo Domingo de Silos (Burgos). Fue fundado en 1976 por el P. Santiago Ricardo Díaz, cura diocesano hasta entonces.

* Monasterio de la Santísima Trinidad (web)
Cuesta de la Grama, 79
35300 Santa Brígida
Gran Canaria- España
Tel.: 928 641 141

_____________________________________________________

La Forma Extraordinaria del Rito Romano
en la Orden de San Benito


“Si cuando queremos sugerir algo a hombres poderosos, no osamos hacerlo sino con humildad y reverencia, con cuánta mayor razón se ha de suplicar al Señor Dios de todas las cosas con toda humildad y pura devoción.” (Santa Regla, c. 20)

Son varios los monasterios benedictinos masculinos que usan la Forma Extraordinaria del Rito Romano y conservan la disciplina monástica tradicional.


Abadía de Fontgombault

Destaca la Abadía de Nuestra Señora de Fontgombault restaurada en 1948 y perteneciente a la Congregación de Solesmes. Se trata de la comunidad más numerosa de Solesmes, con más de un centenar de monjes, que ha posibilitado la fundación de otros nuevos monasterios que también usan la Forma Extraordinaria y pertenecen a Solesmes:

* Abadía de Fontgombault (Francia)
* Abadía de Randol (Francia)
* Abadía de Triors (Francia)
* Priorato de Gaussan (Francia)
* Abadía de Clear Creek (EEUU)


Abadía de Barroux
 
Otro gran monasterio benedictino que sigue la Forma Extraordinaria es el de Santa Magdalena de Barroux. Fue fundado por Dom Gérard Calvet en 1978. El 25 de septiembre de 2008 la Abadía se integra en la Confederación Benedictina. La Abadía ha fundado un Priorato y una Abadía de monjas Benedictinas:


* Abadía de Santa Magdalena de Barroux (Francia)
* Priorato de Santa María de la Garde (Francia)


* Abadía de la Anunciación de Barroux (Monjas Benedictinas)


Benedictinos de San José de Clairval

Otro monasterio francés que sigue la Forma Extraordinaria es la Abadía de San José de Clairval, abadía autónoma de Derecho Diocesano afiliada a la Confederación Benedictina.

* Abadía San José de Clairval (web)

Y en la Diócesis de Frejus-Toulon (Francia) se ha fundado un nuevo monasterio:

* Monasterio de San Benito (web)


Benedictinos de Norcia

En Italia existe el Monasterio de San Benito, que se encuentra en Nursia, localidad natal del Santo Fundador. La comunidad está formada por jóvenes monjes deseosos de vivir la fidelidad a la Regla Benedictina y el espíritu monástico tradicional. El P. Cassian, que fue presidente del Pontificio Instituto Litúrgico, junto a otros jóvenes americanos inició su andadura monástica en 1998 en un piso alquilado en Roma. En el año 2000, a petición del Arzobispo de Spoleto-Norcia, se establecieron en la Basílica de San Benito en Nursia. Actualmente, se encuentran restaurando un antiguo convento capuchino a las afueras de Nursia, lugar que estará destinado al reposo y la contemplación, mientras que el monasterio de la ciudad seguirá encargándose de atender el culto de la Basílica.


* Monasterio de San Benito (Nursia)

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Saludos desde Costa Rica.

Es simplemente maravilloso ver estos portales web.
Es una bendición tener este abanico de oportunidades dentro de Nuestra Iglesia. Seguir a Jesús casi nunca es fácil.... hay cruz, hay dolor, hay resurección....

Ánimo!!!

+Andrés

Anónimo dijo...

Que bonitas y solemnes estas fotos publicadas aquí. Que pena que en Puerto Rico ( Isla del Caribe) el abad y los monjes de la unica abadia en la Isla hayan abandonado el uso del hábito totalmente.

Dahrendorf dijo...

Además del nuevo monasterio fundado en la diócesis de mons. Rey, existe otro en Villatalla (Italia) creado por dos monjes de Le Barroux que han formado los Benedictinos de la Inmaculada, aunque hace un tiempo que no tengo noticias de ellos.
También leí de la reconciliación con Roma de dos monjes benedictinos sedevacantistas que están en el Monasterio de Cristo Rey, en Cullman, Estados Unidos.

Mark of the Vineyard dijo...

Conoce a los beneditinos del monasterio de Nuestra Señora del Cenáculo, en Tulsa, EEUU? Son adoradores eucaristicos y tienen un blog, Vultus Christi.

Anónimo dijo...

Los monjes de Puerto Rico dependen de la Abadía de Samos (que hace años que no elige un abad como Dios manda y tienen prior)y tienen allí un colegio. No me extraña que no lleven el hábito. En Samos hay muy buena intención pero unas carencias en la formación y discernimiento de candidatos nefastas. Dios los ilumine porque de buenas intenciones no vive un monasterio. Más formación y seriedad.

Anónimo dijo...

Pax Christi:
Soy un joven que ha hecho una experiencia con los monjes benedictinos de la Abadía de Le Barroux. He quedado muy impresionado de la sencillez, pobreza y fraternidad vivida en este monasterio. Nunca lo hubiera conocido si existiera un monasterio con la liturgia tradicional (rito extraordinario) en España, he coincidido con algunos españoles que han ido hasta allí solo por la Misa. No saber francés o no haber vivido en Francia es una dificultad añadida a una vocación difícil aunque maravillosa. ¿No podría fundarse un monasterio como este en España? Sería si Dios lo permite un bien para los fieles que pudiesen asistir y para las personas que deseasen entregar su vida a solo Dios como dice San Rafael Arnáiz.
Por este motivo les escribo, les explico la situación: S. E. Don Mario Iceta, obispo de Bilbao (Euskal Herria, España) desea que en su diócesis haya un monasterio contemplativo masculino, existe uno, con pocos monjes muy mayores y sin perspectivas de recibir vocaciones. Hay un terreno en monte Unbe a 12 km de Bilbao que pertenece a la diócesis, con una generosa donación para que se construya algo con un motivo religioso. Es un lugar privilegiado para la contemplación, solo falta una condición para que los monjes de Le Barroux vengan a España: vocaciones. Al menos cinco o seis personas para que tomen la decisión de venir. ¿No hay en toda España e Hispanoamérica cinco personas que deseen hacer la experiencia de la tradición en un monasterio?
Los interesados pueden escribir a:
vocacionextraordinaria@gmail.com
Para pedir a los monjes que vengan a España: (noviciat@barroux.org -contact@barroux.org)
Para pedir al obispo de Bilbao que se construya el monasterio: gotzainidaz@bizkeliza.org

Anónimo dijo...

Me gustaria pedirle a Divinas vocaciones religiosas si pueden dar a conocer esta realidad de Le Barroux, y la posibilidad de que vengan a España, gracias

Anónimo dijo...

El monte Umbe sería un espacio natural excelente para la vida contemplativa benedictina ( oración,trabajo y tierra).

Se podría pensar en uno femenino a semejanza?

Anónimo dijo...

Soy debota de San Benito Abad y de San Miguel Arcangel. Amo a Dios y todo lo que hago en las buenas acciones lo hago en su nombre. Mientras mas fe tengamos y creamos en Dios contrarrestaremos al mal.
Desde Argentina
Astrid

Carmen Aita dijo...

SOY debota de San Benito,estoy pasando por una situacion grave y duficil de mi vida,y quisiera saber Si hay dentro de esta congregacion,posibilidad de poder vivir en mefitacion,permitiendome una estadia en algun lugar,a cambio de Realizar alguna tareas
s.
desde Madrid.Espana.
Carmen