31. Monjes Jerónimos, Orden de San Jerónimo



“De esta manera, por la profesión de los Consejos Evangélicos y vacando sólo a Dios, con la ofrenda de nuestro ser y de nuestra vida, elevamos nuestras voces al Padre en un continuo himno de adoración, de alabanza y de acción de gracias, encomendamos las grandes intenciones de la Iglesia, "aplacamos la ira de Dios contra los pecados del mundo" y ayudamos a que se dilate el Pueblo de Dios con misteriosa fecundidad apostólica, cooperando espiritualmente para que la edificación de la ciudad terrena se funde siempre en el Señor y se ordene a Él, no sea que trabajen en vano quienes la edifican.” (Constituciones nº 5)

La Orden de San Jerónimo fue aprobada por el Romano Pontífice Gregorio XI en 1373 con la bula Salvatoris humani generis. Su origen radica en varios grupos de ermitaños españoles e italianos que deseaban imitar la vida de San Jerónimo en comunidad. Entre ellos, destacan Fray Pedro Fernández Pecha y Fray Fernando Yáñez de Figueroa. El Papa los aprueba dándoles como norma de vida la Regla de San Agustín y permitiéndoles llamarse frailes o ermitaños de San Jerónimo. En 1414, Benedicto XIII los erige en Orden exenta.


Por su vida observante, austeridad y espíritu de penitencia, fueron altamente favorecidos por la Monarquía Española, especialmente la Dinastía de los Austrias. Tuvieron los monasterios más grandes y hermosos de España, como el de Santa María de Guadalupe en Cáceres, Nuestra Señora de Fredesval en Burgos, San Miguel de los Reyes en Valencia y, sobre todo, el Real Monasterio de San Lorenzo del Escorial en Madrid, Panteón Real. Con las leyes liberales, anticatólicas y desamortizadoras de 1835, los Jerónimos fueron desposeídos de sus 48 monasterios y sus mil monjes fueron exclaustrados. No habían salido de la península Ibérica (en Portugal corrieron la misma suerte) y esto supuso su sentencia de muerte.


Fray Manuel de la Sagrada Familia,
restaurador y Mártir

Las Jerónimas (ver aquí) subsistieron a duras penas y se recuperaron con el tiempo. Cercano al cumplimiento de los 100 años prescriptivos que establecía el Derecho Canónico para la extinción de una Orden religiosa, el P. Manuel de la Sagrada Familia (Sanz Domínguez) recibe la inspiración divina de restaurar la que fuera gloria de la vida monástica española. En 1925 comienza la restauración, con la bendición de Pío XI, en el Monasterio de Santa María del Parral en Segovia. En 1936, durante la Guerra Civil, fue apresado y martirizado por los republicanos ateos en Paracuellos del Jarama. Su sangre derramada por Cristo trajo para la recién restaurada Orden las bendiciones del Cielo.


Fray Andrés (dcha.), Prior del Parral

La Orden de San Jerónimo es una institución monástica, de carácter puramente contemplativo, “que en soledad y silencio, en asidua oración y animosa penitencia, pretende llevar a sus monjes a la unión con Dios, consciente, por otro lado, de que cuanto más intensa sea esta unión por su propia donación en la vida monástica, tanto más espléndida se hace la vida de la Iglesia y más vigorosamente se fecunda su apostolado”. Así pues, la jornada del monje Jerónimo se desarrolla entorno a la vida litúrgica y de oración, ya que “la principal y mayor parte de la vida ordenó esta Religión para el coro y alabanzas divinas: ocupación de ángeles”, y las tareas intelectuales y de trabajo. En el curso del día, santificando todas las horas, los monjes Jerónimos celebran con cantos y con gran belleza y solemnidad la Liturgia de las Horas. Con esto, el monje Jerónimo cumple su misión de tributar todo honor y gloria a Cristo y, por medio de él, al Eterno Padre.


“En esto pretende el monje parecerse principalmente a San Jerónimo: emplearse de día y de noche en las continuas alabanzas de Dios, cantar los salmos y celebrar con singular devoción los oficios divinos”.

La caridad pastoral impone a la comunidad monástica una fraterna acogida a todo el que quiera compartir seriamente su vida, siempre que queden garantizados dentro del monasterio la soledad, el silencio y el orden. Los Jerónimos han renunciado a la gloria de los altares, de la misma manera que la Orden de la Cartuja de San Bruno.


Tras el cierre definitivo del Monasterio de San Jerónimo de Yuste en 2010 (ocupado ahora por monjes Paulinos desde 2011) los Jerónimos están presentes en un sólo monasterio: Santa María del Parral en Segovia.


Santa María del Parral, Segovia

22 comentarios:

Seráficos dijo...

Todos los comentarios en el blog sobre diversas noticias a cerca de los Jerónimos han sido trasladados a esta entrada.

Anónimo dijo...

28/1/11: Está muy bien hablar de crisis externa, pero también interna. Y, aunque la externa sea crudelísima, no menos tiene que serlo la interna. ¿Por qué las monjas sí se han mantenido con un número, más o menos respetable, y los monjes han ido cerrando? ¿Alguien sabe algo? Los monjes están regados con la sangre de un mártir, Fray Manuel de la Sagrada Familia... invoquemos esa intercesión.

Anónimo dijo...

29/1/11: Estos monjes Jerónimos, según mi criterio, son unos hombres santos. Ahora hay pocos, pero la gracia de Dios les regalará muchas vocaciones.

Anónimo dijo...

29/1/11: En mi humilde opinión, los monjes Jerónimos no supieron guardar el espíritu propio de la Orden Jerónima y cedieron ante la mundanización de la vida religiosa después del Concilio Vaticano II. Es por eso que hoy en día poquísimos muchachos se sienten atraídos a un estilo de vida que no les llama a una vida de sacrificio y abnegación. La juventud quiere y busca entrega a un ideal sagrado y al mismo tiempo ser fiel al llamado de Dios.

Anónimo dijo...

29/1/11: A mí me duele muchísimo el cierre de todos estos monasterios y casas religiosas... no se qué pensar, porque a veces veo en este mismo blog, comunidades que van surgiendo y a la vez estas comunidades que se van cerrando y acabando. Pero estoy seguro que de esta crisis el Señor sacará algo bueno para su iglesia.

Atte. Cristian O.

Anónimo dijo...

1/2/11: APRECIADOS HERMANOS: YO PIENSO QUE EL PROBLEMA TIENE SU RAIZ EN LA FALTA DE VOCACIONES TANTO PARA ESTA ORDEN COMO PARA OTRAS. ELLOS HAN SIDO FIELES A SU CARISMA, NO SE HAN RELAJADO. PERO SEGÚN TENGO ENTENDIDO, EL PRIOR TIENE QUE HACER DE PRIOR, MAESTRO DE POSTULANTES, DE NOVICIOS Y CASI TODO EL TRABAJO RECAE SOBRE ÈL. OTRO PROBLEMA ES LA NEGATIVA MUCHAS VECES DE LA COMUNIDAD DE ACEPTAR AL CANDIDATO AL NOVICIADO O A PRONUNCIAR LOS VOTOS. ES UNA COMUNIDAD MUY MAYOR EN EDAD. TAMBIÈN HAY QUE DESTACAR QUE TODOS SON FIELES HIJOS DE SAN JERÓNIMO Y FIELES TOTALMENTE AL CARISMA.

Anónimo dijo...

2/2/11: Estimado hermano, ¿y por qué esa respuesta negativa a la admisión de los candidatos? Aunque sean mayores, precisamente en los jóvenes puede estar su salvación. Antes del Vaticano II, si un Superior se imponía, podía dar el hábito a un individuo a pesar de haber votado la Comunidad en negativo. También habría que ver el tema de las cercanías y lejanías con la Madre Cristina de la Cruz (Fray Antonio de Lugo sí sintonizó).

Anónimo dijo...

10/3/11: La Orden de San Jerónimo en su rama masculina muere. Los responsables son quienes, tras el Concilio, relegaron a Fray Antonio de Lugo y comenzaron a demoler su obra, apartándose del Magisterio de la Iglesia y de la tradición monástica jerónima. Al apartarse de la espiritualidad de la Orden, los jóvenes se alejaron de sus monasterios y fueron cerrando desde los años 70 los monasterios de Javea, Santiponce, Yuste...

Hna. Eustaquia

Anónimo dijo...

15/11/11: Esta Orden Religiosa tiene su problema fundamentado en la falta de vocaciones. El Padre Prior hace de Prior, Maestro de Novicios, de Postulantes, y cuanto trabajo exista en casa, debido a la edad de los monjes y también a que los que forman el Capitulo nunca están conformes con nada. El Prior muchas veces se ve de manos atadas ante su comunidad y trata de hacer lo máximo posible por buscar buenas vocaciones, pero una vez dentro los candidatos, hay monjes que muy sutilmente (posiblemente por su edad) les ignoran. Y cuando reciben un candidato que no sea español, la indiferencia de algunos monjes ante estos pobres chicos que llegan llenos de ilusión, su deseo de seguir adelante decae, pues se ven un poco apartados por los mayores.

El Padre Prior trabaja al máximo. Pero una sola persona no puede hacer todo e intentar tener contentos a todos. El Prior, es una excelente persona, que trata en lo posible para que el carisma se viva, por parte de la comunidad y de los candidatos, pero solo no puede obrar milagros.

Paz y Bien.

Anónimo dijo...

El Señor en su gran bondad seguró bendecirá a esta congregación con santas vocaciones. Es un orden muy bonita para vivir la oración y la contemplación en comunidad. Pido todos los días al Beato Fray Manuel de la Sagrada Familia para que aumente la comunidad con vocaciones y para que los jóvenes oigan esa llamada. Miguel A.

Anónimo dijo...

El Señor bendiga a estos santos hombres

Anónimo dijo...

BUEN DIA
DESEARIA SABER COMO ES EL PROCESO CON ESTA COMUNIDAD TENGO 28 AÑOS DE EDAD ,ME ENCUENTRO EN 2 AÑO DE TEOLOGIA,PERTENECIENTE A UNA COMUNIDAD EN COLOMBIA,PERO SIENTO QUE MI IDEAL VA Y TIENDE MAS HACIA A LA VIDA CONTEMPLATIVA ME GUSTARIA TENER INFORMACION SOBRE EL PROCESO.
GRACIAS
MI CORREO ES MAOZ48@HOTMAIL.COM

Francisco dijo...

En un periódico del año 2004, leo lo siguiente:

“Los monjes Jerónimos se han convertido en la primera orden masculina de vida contemplativa que se ha instalado en Teruel, en concreto en el convento de San Valentín de Báguena, donde durante 400 años han permanecido las Clarisas. Los tres monjes Jerónimos, Fray Javier Álvarez (45 años), Fray Ricardo Antequera (29) y Fray Jaime Luis Pedriza (26), atenderán una hospedería mixta monástica, harán repostería y pintarán iconos de estilo bizantino para poder mantenerse. Los dos monjes más jóvenes realizarán la profesión solemne en el primer semestre del año que viene. Antes, estos tres monjes estaban en el monasterio de Santa María del Parral (Segovia)”.

Unos tres meses después aparece la siguiente noticia en el mismo periódico:

“Los tres monjes de la Orden de San Jerónimo que residían en la localidad turolense de Báguena abandonaron ayer el convento de San Valentín. Estos tres monjes residían en este convento desde hacía tres meses. La Orden ha pedido a los tres monjes que abandonen el convento, a pesar de la oposición de los vecinos del pueblo a que se vayan de la localidad, ya que, según el alcalde, "estaban muy integrados con la gente de la localidad”. El edificio será asumido formalmente por el Obispado de Teruel y Albarracín y quedará cerrado”.
____________

La noticia es de 2004. ¿Alguien sabe algo de esto? La juventud de los monjes Jerónimos que dice la noticia es llamativa, ya que en el Parral de Segovia no hay nadie de esas edades, lo que hace suponer que estos tres monjes jóvenes dejaron la Orden cuando les mandaron por obediencia volver a el Parral. ¿Pero cómo es que tuvieron permiso para estar en Báguena con un proyecto de fundación de nuevo monasterio, y a los tres meses se les requiere que regresen? ¿Por qué estos tres jóvenes se fueron del Parral a Báguena cuando en el Parral se necesitaban monjes debido a la edad avanzada de la comunidad del Parral? No sé, todo esto me parece extraño… y me sugiere que estos tres, que ya no son monjes Jerónimos, querían una vida monástica diferente a la del Parral, quizá con un nuevo impulso y nuevas ideas para revitalizar la Orden que se extingue… lo que deja claro es que vocaciones a la Orden las hay, pero parece que terminan aplastándolas con la política de gobierno de la casa central del Parral, ahora la única casa jerónima masculina que queda. ¿Alguien sabe de qué iba todo esto?

Anónimo dijo...

Recemos mucho para que el Señor los bendiga con santas vocaciones para que puedan seguir alabándolo día y noche. Yo rezo al beato Fray Manuel de la Sagrada Familia para que interceda ante Dios por las Ordenes que tienen tan pocos miembros. Ojalá los jóvenes sientan la llamada a dejarlo todo por encontrar la felicidad en el amor de Dios. Miguel Ángel

Anónimo dijo...

Leo aqui https://www.facebook.com/pages/Fray-Antonio-de-Lugo-y-los-Monjes-Jer%C3%B3nimos/570596269662555?ref=hl
que ha fallecido un monje jerónimo, Fray Julián de Madrid. Ahora deben quedar muy pocos.

Anónimo dijo...

Lo que ocurrió con la fundación del pueblo de Teruel fue lo siguiente:

El que era prior hasta ese momento y los juniores, solicitan y reciben todos los permisos para una fundación nueva.

Al Parral había llegado un sacerdote secular, que como no ascendía según le hubiera gustado en sus pretensiones, se mete a monje a ver si lo hacen pronto prior. Le dan la profesión solemne saltándose los tiempos establecidos, pero ay!
se encuentra que hay uno, más joven que él…. uffff, nombrado y apreciado por aquella comunidad, mayores en su inmensa mayoría. Se dedica a hacerles la vida imposible, al prior, y a los jóvenes que le seguían. Se cuenta que llegaron a las manos…. presuntamente, claro.

Decidieron fundar en otro sitio y para ello solicitaron y se les dieron todos los permisos, de la comunidad y del general (el obispo de Segovia) para ir, y del ordinario del nuevo sitio, claro. Les ayudan, les dejan dinero, les compran una furgoneta. Y a los tres meses, cuando solicitan el permiso para la profesión solemne de los juniores, permiso que necesitaban porque la nueva comunidad aún no tenía constituido capítulo y debían solicitarlo al Parral, se la deniegan, echándolos de la Orden, sin más opción.

El único que podía volver era el prior, porque estaba en su derecho y para echarlo había que hacer un proceso canónico pero evidentemente ante esta tropelía no consintió. El nuevo al poco se nombró prior de los monasterios que quedaban, Yuste y El Parral, provocando incluso la salida de monjes de allí de más de treinta años de vida religiosa y muy queridos por la Orden, como Fray Francisco y Fray José Manuel. Y después achacándolo a no sé que dificultades sobre las visitas turísticas para la vida monástica, (al poco llegaron un monjes polacos que se ve que no les afecta tanto), cierra Yuste. Y ya sólo quedar apagar la vela. Pero aquí hay responsables, que si no se les piden cuentas en la tierra será en el cielo.

Anónimo dijo...

Ahora quedan 10 monjes jerónimos en el Parral: Fray Andrés (Prior), Fray José, Fray Pablo (demencia senil), Fray Ignacio (bastante disminuido), Fray Carlos, Fray Julián, Fray José, Fray Antonio… Todos éstos de más de 70 años. Fray Mauro y Fray Alfonso son los únicos que bajan de esa edad.

Tonilo Cano dijo...

¿Como està la cosa ahora?

Anónimo dijo...

solicite información pues existe en mi el deseo por consagrar mi vida a Dios atreves de este estilo de vida y solo por ser mexicano se me ignoro, contestaron mi mensaje diciendo que los que ingresaban de otros lugares no perseveraban, Dios los perdone por esto.

Gildardo dijo...

La comunidad ha de saver que el anterior prior del Parral intento una fundación o al menos traer vocaciones de México. Yo ese año fui a España buscando la vida monastica, ya que aquí en mi pais no me admitian por la edad, tenia los cuarenta años, pero el prior del Parral me dio la esperanza de una prueba, así que como pude consegui dinero y fui durante un mes a Segobia a realizar una prueba, y se me dio esperanzas de poder ingresar, pero se me comunico que habia la idea de la fundación en México, así que regrese a casa, y espere, al poco tiempo llego el prior del Parral, las monjas jeronimas de la ciudad de Puebla y de otros lados del país le habian conseguido mas o menos una decena de jovenes mexicanos más claro yo mismo, con los que realizo una experiencia y regreso a España muy contento,despues náda, no supimos mas de él, hasta que las madre jeronimas nos dijeron de su destitución y salida de la Orden Jeronima. Yo les escribi pero ni siquiera me contestaron, y así termino mi sueño de ser monje jeronimo.

Josue dijo...

Dios tiene un plan para esta comunidad, no me queda duda y su plan es que no desaparezca sino que esta comunidad continúe para siempre. Sr. gol dardo, le animó a continuar en oración. Yo voy a iniciarla por esta comunidad, tal vez nosotros seamos instrumentos de ese plan de Dios. Saludos
Josue.

Anónimo dijo...

que es de fray francisco de andres, fue prior en el parral segovia, luego prior en yuste, cuando regresaron a el parral se salio
fue una lastima.
tambien un hermano de san juan de dios con otros estaba de prior en el parral y salio para hacer una fundacion, no dio resultado y al volver al parral paso igual, que es lo que pasa, este que fue hermano de san juan de dios creo anda por mejico.
son pocos unos 9 en 2016, de ellos mauro de 40 y poco y alfonso de unos 68
el prior actual 73 creo y el resto mas de 80 y alguno de 90.
mi recuerdo al difunto fray pablo el aleman, una buenisima persona.