24. Canónigos Regulares de la Madre de Dios



"Ciertamente, en la vida común de los hermanos que se da en los monasterios, hay excelsos varones, hombres santos. Por eso viven cotidianamente entregados a los cánticos, a la oración, a las alabanzas de Dios, a la lectura, trabajan con sus manos, se bastan a sí mismos, no piden nada avaramente..." (San Agustín)

Los Canónigos Regulares de la Madre de Dios son un Instituto Religioso de Derecho Pontificio adscrito a la Pontificia Comisión Ecclesia Dei. Siguen el Rito Romano en su Forma Extraordinaria. Fueron fundados hace cuarenta años por el Padre Wladimir Marie como un movimiento de renovación del espíritu canonical. La comunidad fue erigida en 1997 en Abadía de Derecho Pontificio, dependiente de la Santa Sede. Están presentes en las Diócesis de Carcassonne, donde se trasladaron a la venerable Abadía de Lagrasse, y Gap, donde tienen un priorato. Rondan la cincuentena de miembros.


Padre Abad con dos novicios

Los Canónigos son de vida semi- contemplativo con observancias monásticas. Aceptan vocaciones para sacerdotes y hermanos. La comunidad está gobernada por un Abad y la vida conventual se ordena bajo la Regla de San Agustín. Su espiritualidad es agustiniana y siguen también como maestro de vida a Carlos de Foucauld.


La vida del Canónigo Regular gira en torno a la vida litúrgica y la contemplación primeramente, y el apostolado y los estudios teológicos están en segundo lugar. La jornada comienza con la Liturgia de las Horas que se va repartiendo por el día (Lecturas, Laudes, Tercia, Sexta, Nona, Vísperas y Completas). También la oración personal, la adoración eucarística, el capítulo comunitario, se alternan con las horas de trabajo manual, intelectual y los momentos de recreación. Todo el apostolado realizado fuera de sus muros, se hace en comunión con la Iglesia diocesana y su obispo. El apostolado consiste en la dirección espiritual de las almas, el sacramento de la reconciliación, programación de retiros, peregrinaciones, etc., sobre todo con vistas a paliar la indigencia de espiritualidad y vida interior.


Junto a los Canónigos están las Canonesas Regulares de la Madre de Dios que comparten con ellos las gracias espirituales y los apostolados.


Abadía de Santa María de Lagrasse


No hay comentarios: