Religiosas de la enseñanza y crisis vocacional

Dominus et Magister

"La cultura secularizada ha penetrado en la mente y en el corazón de no pocos consagrados, que la entienden como una forma de acceso a la modernidad y una modalidad de acercamiento al mundo contemporáneo. La consecuencia es que, juntamente con un indudable impulso generoso, capaz de testimonio y de entrega total, la vida consagrada experimenta hoy la insidia de la mediocridad, del aburguesamiento y de la mentalidad consumista." (Benedicto XVI, 22 de mayo de 2006)

Hermana Educadora de Cristo Rey
+
"El hábito religioso, como signo que es de la consagración, sea sencillo y modesto, pobre a la par que decente, que se adapte también a las exigencias de la salud y a las circunstancias de tiempo y lugar y se acomode a las necesidades del ministerio. El hábito, tanto de hombres como de mujeres, que no se ajuste a estas normas, debe ser modificado." (Perfectae Caritatis, nº 17)

Cuando en una congregación religiosa penetra la relajación, la falta de fervor, la inobservancia de las santas costumbres, la sentencia es clara: muerte. Así nos lo confirma la experiencia. Cuando esto sucede, suelen aparecer las figuras de los reformadores afanados en devolver la santa observancia y la fidelidad al instituto en cuestión. La Historia de la Iglesia nos lo confirma. Otra manera por la que Dios actúa es el mover a la fundación de nuevos institutos religiosos. Esto es lo que parece está sucediendo en la actualidad. Ante la infidelidad y desorden que reina en muchos de los institutos, el Señor confía el testimonio de la auténtica vida consagrada a nuevas fundaciones, llenas de vigor, de entusiasmo y de fe.


Maestra Dominica del Santísimo Rosario

Entre las religiosas, las que más padecen la crisis vocacional son las dedicadas a la enseñanza. Tras el Concilio Vaticano II, las congregaciones se entregaron a la tarea de retornar a los orígenes fundacionales. Unas supieron hacerlo conforme a la mente de la Iglesia, otras pensaron por sí mismas y sufren hoy las consecuencias de su desobediencia o de su ingenua ilusión. Como era "novedad" en aquel entonces, hablamos de finales de los sesenta y principios de los setenta, los cambios empezaron primero en su dimensión externa. Se despojaron así, de la noche a la mañana, del santo hábito religioso que establecieran los fundadores. Cierto es que el Concilio había pedido en la Perfectae Caritatis la renovación y adecuación, que no eliminación, de los hábitos. Obedientes, muchas diseñaron uno más sencillo y cómodo para el ministerio, otras terminaron por abandonarlos y actualmente se presentan de seglares. Esto contradice la normativa del Derecho Canónico, y las constantes indicaciones sobre el asunto de los Papas Juan Pablo II y Benedicto XVI, por no hablar de las instrucciones de la Sagrada Congregación para la Vida Religiosa y las declaraciones de su Prefecto, el Cardenal Rodé. La conciencia de lo que la Iglesia ordena en esta materia es clara y no cabe excusarse en la ignorancia.

Muchas religiosas se entregan hoy a las novedades teológicas, y de entre las de enseñanza, las hay más precupadas por la obtención del certificado de calidad para los colegios, que por la educación católica. No quieren que se las califique de Esposas de Cristo sino compañeras de Jesús. En su feminismo religioso, lo primero sería un machismo intolerable. Este tipo de religiosas educadoras se han empeñado en formar “personas humanas” al margen de la religión cristiana o con valores muy generales y perfectamente compartidos por ateos u otras religiones: paz, tolerancia, amor, sinceridad, etc. No digo que esto esté mal. Les echo en cara que esa tarea queda incompleta sino se imparte, primero con el testimonio visible de vida, y luego con la instrucción adecuada, la Verdad Revelada en Jesucristo.

Hijas de Santa María del Corazón de Jesús

Y qué decir de lo propiamente relacionado con la vida religiosa. Algunas comunidades ya no tienen ni la Santa Misa en común, invitándose a las religiosas a que acudan por su cuenta a las diferentes parroquias de la ciudad. Sus liturgias en las capillas de los colegios no son conformes a la ley de la Iglesia: no siguen las rúbricas del Ritual Romano para la Santa Misa, se innovan plegarias, oraciones, se inventan ritos, se leen lecturas no canónicas en la celebración de la Palabra, etc. Las confesiones son comunitarias con absolución general, lo que de nuevo contradice las indicaciones de la Sagrada Congregación para los Sacramentos. No hay ya confesión individual. Todo esto, merma el sentido de lo sagrado en los colegiales. De ahí, entre otras cosas, la débil respuesta positiva de los alumnos a las cuestiones religiosas. Muchas comunidades de estas congregaciones de enseñanza, apenas tienen ejercicios piadosos en común. Cohabitan bajo el mismo techo pero no llevan una vida propiamente de fraternidad. Ya no hay reglamento, observancia, ni disciplina interna. Es verdad que están comprometidas con causas nobles con las personas que más sufren en nuestra sociedad, pero esa no es su misión primordial. Hay otros posibles marcos donde realizar esas tareas. Una congregación de vida consagrada no es una ONG, ni un instituto secular. Las religiosas no son activistas sociales.

No llaman ya a las puertas de sus noviciados. No hay relevo generacional de las religiosas, y los colegios van quedando en manos de los seglares. La crisis vocacional la achacan a los sociedad secularizada pero... ¿no se dan cuenta que su manera de proceder ha contribuido a dicha secularización? Si se fijaran en aquellas congregaciones que sí tienen vocaciones, otro gallo cantaría. Y es que las jóvenes quieren tener bien delimitado perfectamente su identidad como religiosas. Religiosas entregadas al servicio de Dios y de la Iglesia en la educación de la juventud, bajo la guía del Santo Padre y conforme a la tradición de sus Institutos. Fuera de esto, todo es tontería, pérdida de tiempo.

Hijas de María Nuestra Señora

3 comentarios:

Thomas Riccoh dijo...

Esta muy interesante, sin embargo no habla claramente de lo que son las vocaciones religiosas ni como estas se clasifican o definen.A pesar de estar bastante completo, aun le falta informacion. Es de maxima importancia su colaboración hacia mentes jovenes como la de su servidor en cuanto a como elegir sus vocaciones.
Atentamente,
------Thomas D. Riccoh------

Anónimo dijo...

Seráficos, para mí Usted es clarísimo y este blog es completo y excelente.

Ana Cristina Gomez Jimenez dijo...

Menuda falsedad se esta contando aqui, yo he convivido con ellas en uno de sus internados de España y se levantan para laudes luego angelus misa diaria a la que nos animan a todos los internos a ir y participar . Nos conciencian desde el ejemplo con una confesion a Dios mediante un sacerdote semanalmente, por las tardes rezan visperas y todo sin dejar de hacer la comida limpiar cuidar de todos los niños mil tareas que comparten por supuesto el Santo Rosario y el examen de conciencia todas las noches con las completas y el maximo silencio hasta la mañana siguiente con los laudes. A quien le parezca poca tarea que lo diga, no puedo dejar que mientan asi de las Hermanas . Para mi son Santitas!!