6. Servidores de Jesús y María

"Yo hice dimisión de mi pobre voluntad en las manos de la Virgen Santa. María es el verdadero modelo de las almas religiosas. Ella es la dispensadora de todas las gracias." (Padre Lamy)
*
Los Servidores de Jesús y María son una congregación religiosa de derecho diocesano aprobada en la diócesis francesa de Beauvais en 1948. Sin embargo, sus orígenes se remontan a unos cuantos años atrás. Un sacerdote francés, el Padre Juan Eduardo Lamy, había tenido la inspiración de la Santísima Virgen en 1909 de fundar una congregación religiosa dedicada al culto litúrgico y el apostolado. En 1930 consigue reunir un grupo de jóvenes que resultan ser indisciplinados y poco serios para el proyecto que Dios le pedía. El proyecto de la congregación quedó destruido y el Padre Lamy recibía el abrazo del Padre Eterno el 1 de diciembre de 1931. Durante diez años el proyecto fundacional quedará sepultado. En 1941 Charles Emmenecker reúne otro grupo de jóvenes con la intención de volver a intentar la fundación. Se instalan ese año en la antigua abadía cisterciense de Ourscamp, actual Curia Generalicia. Tras serias dificultades (la congregación quedó reducida a cinco miembros en 1961), en 1971 comienza el reflote con la llegada de nuevos candidatos que sin duda buscaban un instituto tradicional ante el desorden postconciliar. A partir de 1988 la pequeña congregación asiste a una ligera expansión con la fundación de Argentina y Alsacia, hasta nuestros días.

Servidores de Jesús y María

Servidoras de Jesús y María

La espiritualidad del pequeño instituto hunde sus raíces en dos grandes Santos franceses, San Bernardo de Claraval y San Francisco de Sales. Del Santo cisterciense recogen el amor por la sencillez y la humildad (San Bernardo quería volver a lo esencial de la Regla de San Benito sin dejarse dispersar por todo lo que podía deleitar a la sensibilidad y alejarlo de Dios. Por esto preconiza sobriedad y silencio), la preocupación por la unanimidad de los corazones en la voluntad común del sentir de la comunidad (no a la voluntad propia) y el amor por la Santísima Virgen. Como maestro espiritual toman a San Francisco de Sales del que aprenden a abandonarse a la voluntad de Dios tal cual está comunicada en la Santa Escritura, la enseñanza de la Iglesia y las inspiraciones del Espíritu Santo. En la vida cotidiana, las circunstancias y las necesidades son también los canales ordinarios por los cuales Dios santifica a los Servidores.

Los Servidores, como el siervo de Yahvé que ofrece su sufrimiento por los pecadores, se entregan en oblación por la salvación del mundo en una vida semi- escondida. El Evangelio presenta dos Proto- Servidores de Jesús y María: San José y San Juan, el primero en una vida escondida, y el segundo en una vida apostólica. Los Servidores quieren aunar ambos ejemplos: orar en la intimidad con Cristo para darlo luego al mundo. Las actividades apostólicas que realizan son diversas: predicaciones y dirección espiritual, capellanería, campamentos y juegos educativos, peregrinaciones y grupos de oración, círculo de estudio, retiros, misiones, tercera orden, etc...

Pero ante todo el Servidor está llamado a rendir culto digno a la Majestad de Dios en virtud de la naturaleza conventual de su vocación: Oficio Divino completo en el coro, Santa Misa, Rosario, Lectio Divina, etc., marcan los tiempos de la jornada diaria. Y esencial a la conventualidad es la vida fraterna en comunidad, primer testimonio que los Servidores quieren llevar al mundo: testimoniar a Cristo, viviendo en comunidad fraternal a ejemplo de la primera comunidad apostólica que “tenía un solo corazón y una sola alma” (Ac 4, 32). De aquí surge también la caridad que se expresa en el perdón y la corrección fraterna, en la ayuda mutua y en la cooperación en las tareas apostólicas.

Actualmente los Servidores de Jesús y María son 35 religiosos, con una edad media de 45 años, repartidos en tres casas en Francia y Argentina. En 1995 nació la rama femenina, las Servidoras de Jesús y María.


4 comentarios:

Cristián dijo...

Cómo contactarse con estos hermanos? me llaman la atención.

Rami dijo...

A los Servidores los podés llamar al 0343-4975107. Personalmente me han ayudado muchísimo y si bien ya no los frecuento, queda siempre ese cariño latente.
Te sugiero que hables con el hermano Mariano, que es el hospedero.
Tienen un gran corazón y las puertas están abiertas para que vayas, descanses y hagas un encuentro personal con Dios. Ánimo, Ramiro

Victor Manuel dijo...

hola hermano diskulpa komo podria comunicarme con ellos.. desde mexico?
gracias por responderme lo mas pronto posible

kede con Dios

Seráficos dijo...

http://www.serviteurs.org/

En su web tienen modo de contacto