7. Hermanos de San Juan, Comunidad San Juan



"La Comunidad San Juan quiere ser una comunidad de hijos del Padre y de amigos de Jesús, reunida por el Espíritu Santo, para vivir una vida plenamente evangélica en el seguimiento de Cristo y en comunión íntima con Él: vida de adoración y de contemplación cerca de María." (Regla de Vida)

Los Hermanos de San Juan son un Instituto Religioso de Derecho Diocesano dependiente del obispo de Autun (Francia). Nacen el 8 de diciembre, día de la Inmaculada, de 1975 en Lérins, tras un retiro predicado por el P. Marie Dominique Philippe, Dominico. Un grupo de estudiantes de la Universidad de Friburgo comienza a vivir una vida "regular" con la asistencia espiritual de su profesor, el P. Marie Dominique. Éste les busca un Instituto Religioso donde integrarse, pero los jóvenes no quieren disgregarse. En 1978 la Abadía Cisterciense de Lérins obtiene el permiso de la Santa Sede para acogerlos ad experimentum. Allí se empapan del espíritu contemplativo que los caracteriza. Es entonces cuando el P. Marie Dominique escribe la Regla (inspirada en el Capítulo 17 de San Juan) y las Constituciones. En 1982 eran ya ¡80 Hermanos! Dado el gran número de religiosos deciden trasladarse y se establecen en dos antiguos seminarios franceses, uno en Saint Jodard y otro en Rimont, equidistantes los dos de Paray-le-Monial.


P. Marie Dominique, O.P

Los Hermanos de San Juan viven los Consejos Evangélicos de castidad, pobreza y obediencia arraigados en las tres alianzas presentes en el Evangelio Joánico: la Alianza con Jesús en la Eucaristía manifestada en el culto litúrgico (realizan una liturgia marcadamente monástica), la Alianza con la Madre del Señor y la Alianza con el Sucesor de Pedro, el Papa.


"Fuera de los tiempos de encuentro fraterno previstos, y de las exigencias de la vida apostólica, los Hermanos respetarán el silencio exterior como la señal más grande de amor fraterno." (Regla de Vida)

Los Hermanos profesan un gran amor por el estudio de la filosofía y la teología. Tienen especial cuidado de la formación intelectual de sus miembros según la doctrina de los Santos Padres y de Santo Tomás de Aquino. Su objetivo consiste en atender a los grandes problemas que se presentan al hombre actual, dentro de una sociedad alejada de Dios y relativista en lo moral. Ponen toda su inteligencia al servicio del Amor: "Presentar el patrimonio de la fe a los hombres de nuestro tiempo... de una manera comprensible y persuasiva" (Evangelii Nuntiandi, 3), es el objetivo de su misión apostólica.


Los Hermanos saben que la finalidad de su consagración es ante todo una vida de unión con Cristo, en el silencio, la adoración y la sed de contemplación. No obstante, también están llamados al apostolado, diverso según los dones propios de casa Hermano. Su presencia apostólica se realiza en pequeños prioratos, de aproximadamente seis miembros, donde dan testimonio de caridad fraterna, entregados a la contemplación y el apostolado. A pedido de los obispos, los Hermanos fundan sus prioratos apostólicos con diversas misiones: casas de retiro, escuelas de oración, capellanías en centros educativos, religiosos y hospitalarios, parroquias, enseñanza, obras de caridad, misiones ad gentes... y todo aquello que sea necesario para servir a la Iglesia Universal en sus necesidades.


"En los lugares de desierto, que serán guardados celosamente por la Comunidad como su perla escondida, cada Hermano podrá descubrir el lazo secreto que une su corazón con los Corazones de Jesús y de María, para poder vivir de este lazo aún más." (Regla de Vida)

También tienen casas especiales de recolección denominadas "desiertos", donde llevan una vida contemplativa y escondida. Además, todos los lunes son día de desierto en los prioratos apostólicos, y se dedican a la vida de oración y adoración silenciosa.


Hermanas Contemplativas de San Juan

Junto a los Hermanos surgen las Hermanas Contemplativas en 1982, que “escondidas en Dios” por María y en Ella, son el corazón de la familia San Juan y las guardianas del fervor contemplativo. Finalmente, tenemos a las Hermanas Apostólicas de San Juan, asociadas a la vida apostólica de sus Hermanos o con actividades propias al servicio de la Iglesia: "Consagrarse a Dios, al servicio de la Iglesia, llevar una vida común para ejercer plenamente la caridad fraterna, enrrovigarse más y más en el misterio de la Eucaristía, el misterio de María y el de Pedro en la persona del Santo Padre y de los obispos" (Constituciones 25).


Hermanas Apostólicas de San Juan

En 2006, los Hermanos eran 531 con 365 profesos perpetuos (221 sacerdotes), y el resto en formación (en noviciados y centros de estudio). La edad media en la Congregación es de 37 años. Las Hermanas Apostólicas son 464 y las Contemplativas 316. Se encuentran repartidos por Europa (Francia, Austria, Bélgica, Lituania, Holanda, Rumania, Italia y Suiza), América (Canadá, EEUU, México, Cuba y Brasil), Asia (Corea del Sur, Filipinas, India y Taiwan) y África (Camerún, Costa de Marfil, Guinea, Senegal y Togo).

3 comentarios:

Luis dijo...

Un estilo de vida muy interesante! Animo y Dios los Bendiga!

Mauro de Almeida dijo...

Belo glog!!! En comunión de oraciones...

Nostro blog de spiritualidad: 'Sabiduria del Desierto' http://sabedoriadodeserto.blogspot.com

Juan Lima dijo...

Qué bueno! por fin encuentro buena información sobre estas comunidades. Tuve la oportunidad de conocerlos en Roma y al no poder hablar Italiano, lo único que le pregunté fue "¿de qué comunidad son?". Luego, cuando volví a la Argentina, me puse a ver su estilo de vida, su carisma, etc... ¡muy bueno por cierto!. ¡Qué riquezas las de nuestra Iglesia!